Arxiu d'etiquetes: eeuu

Breu resum dels fet militar d’EEUU des de el final de la 2na guerra Mundial Fins Avui

El día de la memoria no es realmente un día para rogar por las tropas estadounidenses muertas en combate, sino más bien un día reservado por el Congreso para rogar por la paz. La resolución conjunta del Congreso de 1950 que lo instituía decía: “exhorta al presidente a emitir una proclamación que designe el 30 de mayo, día de la memoria, como día de la paz a escala nacional” (64 Stat.158).

La paz es hoy en día un reto poco menos que imposible para los Estados Unidos. Los EEUU son de lejos el país más militarizado y más agresivo del mundo. A menos que reduzcan sensiblemente el énfasis en la acción militar global, habrá muchas, muchas más familias agraviadas en futuros días de la memoria.

Los EEUU gastan más de 600.000 millones de dólares cada año en nuestro ejército, más que el resto del mundo junto. China, nuestro competidor más próximo, gasta en torno a un 10% de lo que gastamos nosotros. Los EEUU venden también más armas a otros países que cualquier otra nación del mundo.

Los EEUU tienen en torno a 700 bases militares en 130 países alrededor del mundo y otras 6000 en los EEUU y nuestros territorios, según Chalmers Johnson en su excelente libro Nemesis: The Last Days of the American Republic (2007). El Departamento de Defensa informa de un personal militar activo de cerca de 1,4 millones actualmente. Más de un cuarto de millón está en otros países que van desde Iraq y Afganistán hasta Europa, norte de África, sur de Asia y el resto del hemisferio occidental. El Departamento de Defensa también ocupa a más de 700.000 personas en empleos civiles.

Los EEUU han utilizado sus fuerzas armadas en el extranjero más de 230 veces, según los investigadores del Centro Histórico del Departamento de la Marina. Sus publicaciones recogen más de 60 acciones militares fuera de los EEUU desde la Segunda Guerra Mundial.

Mientras que el objeto de la mayoría de actividades del día de la memoria serán los muertos del ejército estadounidenses, no se hace ningún esfuerzo por identificar o recordar a los militares o civiles de otros países que han muerto en las mismas acciones. Así, el gobierno de los EEUU informa de 432 militares estadounidenses muertos en Afganistán y zonas adyacentes, pero se ha negado a revelar las bajas civiles. “Nosotros no hacemos recuentos de cadáveres”, dijo el general Tommy Franks.

La mayoría de gente tiene noticia de los 116.000 soldados estadounidenses muertos en la Primera Guerra Mundial. Pero ¿cuántos saben en los EEUU que más de ocho millones de soldados de otros países y acaso también otros ocho millones de civiles murieron durante la Segunda Guerra Mundial?

Durante la Segunda Guerra Mundial murieron cerca de 408.000 soldados estadounidenses. Al menos otros 20 millones de soldados y civiles murieron en todo el mundo.

El estadounidense no es sólo el mayor y más caro ejército del planeta sino también el más activo. Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, los EEUU han utilizado sus fuerzas armadas en los siguientes países:

Grecia (1947-1949): más de 500 asesores de las fuerzas armadas estadounidenses fueron enviados para administrar centenares de millones de dólares durante la guerra civil.

Turquía (1947-1949): fueron enviados más de 400 asesores de las fuerzas armadas estadounidenses.

Corea (1950-1953): en la guerra de Corea y otros conflictos globales murieron 54.246 miembros al servicio de los EEUU.

Vietnam (1957-1975): murieron más de 58.219 estadounidenses.

Líbano (1958-1984): marines de la Sexta Flota anfibia y tropas del ejército de los EEUU aterrizaron en Beirut durante su guerra civil. Tomaron parte más de 3000 militares estadounidenses. 268 murieron víctimas de bombas.

Haití (1959): tropas estadounidenses, marines y la Marina entraron en Haití en apoyo del dictador militar François “Papa Doc” Duvalier contra los rebeldes.

Cuba (1962): fuerzas navales y de la Marina bloquearon la isla.

Panamá (1964): tropas estadounidenses estacionadas ahí desde 1903 utilizaron fuego real y gases lacrimógenos para limpiar la zona del canal estadounidense.

República Dominicana (1965-1966): tropas estadounidenses aterrizaron durante la guerra civil y 23.000 quedaron estacionadas en su país eventualmente.

Camboya (1969-1975): aviones de los EEUU y de Vietnam del Sur lanzaron más de 539.000 toneladas de bombas sobre Camboya, el triple de las arrojadas sobre Japón durante la Segunda Guerra Mundial.

Laos (1964-1973): los EEUU lanzaron 580.000 bombas sobre el país ─más de dos millones─, el doble de las arrojadas sobre la Alemania nazi. Los EEUU lanzaron más de 80 millones de bombas de racimo sobre Laos, de las que entre el 10 y el 30% no explotaron, dejando entre 8 y 24 millones dispersas alrededor del país. Desde el final de la guerra dos o tres laosianos mueren cada mes por las bombas restantes, con más de 5700 muertos desde el final de los bombardeos.

Irán (1980): primera Operación en el desierto. 8 soldados estadounidenses murieron en acciones de rescate.

Libia (1981): aviones estadounidenses a bordo del portaaviones Nimitz derribaron dos aviones libios sobre el Golfo de Siria.

Granada (1983): invasión del ejército estadounidense y los marines, 19 estadounidenses muertos.

Líbano (1983): más de 1200 marines desplegados dentro del país durante la guerra civil. 241 miembros en servicio de los EEUU murieron víctimas de bombas.

El Salvador (1983-1991): más de 150 soldados participaron en la guerra civil como asesores militares.

Honduras (1983): tropas de más de 1000 personas y miembros de la Guardia Nacional se desplegaron en Honduras para ayudar a la lucha de la contra contra Nicaragua.

Libia (1986): ataques aéreos del ejército estadounidense golpearon a centenares de objetivos (campos de aviación, barracones y redes defensivas).

Bolivia (1986): tropas del ejército estadounidense ayudaron en incursiones antidroga contra los cultivadores de cocaína.

Irán (1987): Operación Nimble Archer. Barcos de guerra estadounidenses bombardearon dos plataformas petrolíferas iraníes durante la guerra entre Irán e Iraq.

Irán (1988): el barco de guerra estadounidense Vincennes derribó un avión de pasajeros iraní en el Golfo Pérsico, Airbus A300, y mató a las 290 personas que iban a bordo. Los EEUU dijeron que pensaban que era un avión militar iraní.

Libia (1989): aviones del ejército estadounidense derribaron dos aviones libios sobre el mediterráneo.

Panamá (1989-1990): la fuerza aérea y naval del ejército de los EEUU invadieron el país para arrestar al presidente Manuel Noriega imputándole cargos de droga. Naciones Unidas puso la cifra de civiles muertos en 500.

Filipinas (1989): aviones de los EEUU proporcionaron cobertura aérea a las tropas filipinas durante la guerra civil de ese país.

Guerra del Golfo (1991): intervinieron más de 500.000 miembros del ejército de los EEUU. Murieron más de 700.

Somalia (1992-1993): Operación Provide Relief, Operación restaurar la esperanza y Operación continuar la esperanza. Más de 1300 marines y fuerzas armadas especiales de los EEUU aterrizaron en 1992. Intervino una fuerza superior a 10.000. Murieron más de 40 soldados americanos.

Yugoslavia (1992-1996): la marina estadounidense participó en el bloqueo naval de Yugoslavia en las aguas del Adriático.

Bosnia (1993): Operación denegación de vuelos. Aviones estadounidenses patrullaron zonas prohibidas, barcos de la marina lanzaron misiles de crucero y atacaron a serbobosnios.

Haití (1994): Operación mantener la democracia. Los EEUU invadieron con una fuerza de 20.000 para restaurar al presidente.

Arabia Saudí (1995): un soldado americano muerto en Riad, fuera de las instalaciones de formación.

Arabia Saudí (1996): 19 miembros del personal al servicio de los EEUU murieron en una explosión en la base aérea saudí.

Sudán (1998): Operación alcance infinito. EEUU disparó misiles de crucero a una planta farmacéutica al pensar que era un centro terrorista.

Afganistán (1998): Operación alcance infinito. EEUU disparó 75 misiles de crucero en cuatro campos de entrenamiento.

Iraq (1998): Operación zorro del desierto. El ejército estadounidense bombardeó Iraq desde aviones striker y lanzó misiles de crucero después de las obstrucciones iraquíes a los inspectores de armas.

Yugoslavia (1999): EEUU participó durante meses en bombardeos aéreos y lanzó misiles de crucero en la guerra de Kosovo.

Yemen (2000): 17 marineros estadounidenses murieron a bordo de de un barco de la marina estadounidense que guiaba al destructor armado con misiles USS Cole atracado en Aden.


Macedonia (2001): el ejército estadounidense envió tropas durante la guerra civil.

Afganistán (desde 2001 hasta el presente): la Operación libertad duradera incluye Pakistán, Uzbekistán y Afganistán. 432 estadounidenses han muerto en esos países. Otros 64 han muerto en otros lugares de esta operación: bahía de Guantánamo, Djibouti, Eritrea, Etiopía, Jordania, Kenia, Kirguizistán, islas Filipinas, Seychelles, Sudán, Tayikistán, Turquía y Yemen. El ejército estadounidense no cuenta las muertes de los civiles no estadounidenses, pero se calcula que han muerto más de 8000 soldados afganos y más de 3500 civiles afganos.

Yemen (2002): un Predator Drone estadounidense atacó a Al Qaeda.

Filipinas (2002): EEUU envió más de 1800 soldados y fuerzas especiales en misión con el ejército local.

Colombia (2003-2004): EEUU envió 800 militares para apoyar al ejército colombiano en la guerra civil del país.

Iraq (desde 2003 hasta el presente): Operación libertad iraquí. 4082 militares estadounidenses muertos. ¿Civiles muertos? Investigadores de Johns Hopkins, utilizando la metodología más ortodoxa y conservadora en el muestreo, informaban en la revista The Lancet, después de una extensa revisión por pares, que calculan el total de civiles muertos a finales de 2006 después de la invasión en torno a 650.000.

Haití (2005): tropas estadounidenses aterrizaron en Haití después de obligar al presidente electo a abandonar.

Pakistán (2005): ataques aéreos estadounidenses contra sospechosos de Al Qaeda mataron mayoritariamente a civiles.

Somalia (2007): fuerzas aéreas estadounidenses atacaron a supuestos miembros de Al Qaeda y la marina estadounidense participa en el bloqueo contra los rebeldes islamistas.

Los EEUU tienen la fuerza militar más poderosa y cara del mundo. EEUU es también el mayor comerciante de armas. Y EEUU ha sido también el más agresivo en sus intervenciones a escala mundial. Si se supone que el día de la memoria en EEUU es para rogar por la paz, los EEUU tienen mucho que rogar (y cambiar).

Bill Quigley es abogado especialista en derechos humanos y profesor de derecho en la Loyola University de Nueva Orleáns.
Publicat a SinPermiso

Las ventajas de investigar en EE.UU. contadas por una oncóloga y un economista

Publicat a la vanguardia 08/05/2007
Cristina Nadal (oncóloga) y Jordi Galí (economista) se han formado en la facultad de Medicina de la UB y en Esade, respectivamente. Pero completaron su formación en Estados Unidos. Sendas becas de La Caixa les permitieron vivir una experiencia enriquecedora. Ambos consideran que el sistema universitario español, como el europeo, tiene mucho que aprender del norteamericano si queremos ser competitivos. Se preguntan si no sería conveniente mirarse en ese espejo para mejorar. Sus reflexiones son elocuentes.

Mercè Beltran
Cuando Cristina Nadal llegó en el 2003 como becaria a su nuevo destino en el departamento de Biología y Genética del Cáncer del Memorial Sloan-Kettering de Nueva York, sobre su mesa tenía un ordenador que funcionaba, una cuenta de correo electrónico en marcha, un teléfono en condiciones y una relación de visitas médicas que debía atender. “Lo tenía todo. No tenía ninguna excusa para no trabajar. Sin embargo, aquí todo es más complicado. Las estructuras no te ayudan. Te pasas el día luchando contra los elementos”. Ese aquí al que se refiere Cristina es Barcelona, pero podría ser cualquier otra ciudad española, incluso europea. El currículum del economista Jordi Galí es impresionante. Llegó al Massachusetts Institut of Technology (MIT) en 1985 con una beca de dos años para cursar el doctorado y se quedó trece en Estados Unidos. Galí, formado en Esade, coincide con Nadal, formada en la Universitat de Barcelona, en que el sistema universitario español y europeo adolece de la calidad necesaria para poder competir con el de Estados Unidos. Ambos comparten algunas de las conclusiones a las que el profesor Pello Salaburu llega en su libro La universidad en la encrucijada: Europa y Estados Unidos, recogidas por La Vanguardia en su edición de ayer.

Me fui a investigar a Estados Unidos porque…

Cristina Nadal: “Fui a Nueva York porque estaba interesada en establecer un vínculo entre la medicina y la biología. Estudié en la Universitat de Barcelona y estaba de residente en el hospital Clínic. Me planteé marchar, y una de las personas que me respondieron fue el doctor Massagué. Me puse en marcha y obtuve la beca de La Caixa. Perfiles como el mío, puente entre medicina y biología, hay pocos. Esos lugares son muy competitivos y fue muy, muy duro, pero mereció la pena. Los norteamericanos dan mucha importancia a la investigación, trabajan duro y eso te motiva mucho. Además, saca lo mejor de ti. Para mí esos dos años fueron más que productivos”.

Jordi Galí: “Me formé en Esade y vi que lo que me interesaba era el estudio de la economía más que el de la empresa. Entonces era impensable hacer estudios de posgrado sobre este asunto aquí y en Europa; el único lugar era Estados Unidos. Conseguí la beca de La Caixa yme fui para allá. Allí el ritmo de trabajo es frenético, mucho más competitivo. El nivel de competencia es muy fuerte, pero lo es en un sentido saludable. No es una competencia para destruir, sino la que lleva a la gente a levantarse cada día con ganas de trabajar”. No tuvo problemas de adaptación, hasta el punto de que se fue por dos años y se quedó trece. Unos años en los que también dio clases en la Universidad de Columbia y en la Nueva York University.

No sé de nadie con talento que no haya recibido ayuda…

Jordi Galí: “La obtención de una beca era la única posibilidad que tenía para hacer estudios de posgrado en Estados Unidos, porque difícilmente te lo puedes financiar. La competencia entre las universidades norteamericanas para atraer a los mejores estudiantes es enorme. El prestigio y la percepción que se tiene de las universidades depende de los doctorados e investigadores que cada una consiga. No he conocido a nadie con talento que no haya obtenido ayuda para ir a Estados Unidos. Cuando acabas la beca, si vas bien, la misma universidad te financia con generosidad para que sigas.

Cristina Nadal: “Mi perfil es poco habitual, hay pocos médicos que se vayan a un laboratorio y hagan de puente con la biología. Mi experiencia es impagable. No me quedé más porque salieron oportunidades interesantes para regresar a Barcelona, pero cuando vuelves todo es mucho más complicado. La burocracia es enorme y tienes menos ayuda. Las estructuras no contribuyen a facilitar las cosas. Aquí luchas contra los elementos y por muy motivada que estés, llega un momento en que todo eso cansa mucho. Lo difícil es mantenerte motivado. Y lo digo yo, que me considero una privilegiada, pero aun así es como una carrera de obstáculos. Yo he tenido suerte. Siempre he estado muy motivada y en mi camino me he encontrado con gente que estaba tan estimulada como yo y eso me ha animado a seguir adelante”. Un testimonio que coincide con el de otros investigadores que lamentan la cantidad de tiempo que pierden en trámites burocráticos y en farragosas tareas administrativas.

En Estados Unidos tú eres tu perfil profesional…

Jordi Galí. “En Europa la creación de ciencia y de conocimiento nunca ha estado valorada (desde el menosprecio del que inventen ellos de Unamuno). Las cosas están comenzando a cambiar, se empieza a tomar conciencia de que el conocimiento y la investigación son importantes. Aun así, a veces te invade un sentimiento de impotencia. Las estructuras universitarias pesan demasiado y ningún político se atreve a hacer grandes cambios. El único ha sido Tony Blair. No hay que temer a la introducción de mecanismos de mercado en la universidad. La sociedad se motivaría más para asegurar que los productos que se tienen son de calidad”.

Cristina Nadal. “La sensación de gratuidad de la universidad no es buena. En Estados Unidos la gente ahorra desde que los niños son pequeños para mandarlos a la universidad. Un estudiante de fuera del estado paga hasta tres veces más para estudiar en una institución pública del lugar. Allí (en EE. UU.) tú eres tu perfil profesional. Tu futuro estará determinado en función de la universidad de la que provengas. Aquí nos hace falta valorar y revalorizar lo que tenemos. Eso también pasa con la sanidad pública. Por el hecho de que no se tiene conciencia de lo que cuesta, no se valora a la gente que trabaja en la sanidad pública, y es gente muy buena, muy competente, extraordinaria”. Cristina pasa dos días a la semana – “pero intensos”- con pacientes, y otros dos está en el laboratorio de oncología médica y experimental del Idibaps, en el Clínic. También investiga en el Metlab (Laboratorio de metástasis) del Institut de Recerca Biomèdica del Parc Científic de Barcelona (Universitat de Barcelona).

En Catalunya se podría investigar con calidad…

Jordi Galí. “Han cambiado algunas cosas y vamos a mejor. Yo volví porque se pusieron en marcha, de la mano de Andreu Mas Colell, los programas de Centres de Recerca y el Icrea. Desde la universidad tradicional es muy difícil hacer una investigación que te permita competir con Estados Unidos. Desde Catalunya podríamos hacer una investigación de calidad”. Galí es director del Centre de Recerca en Economia Internacional (CREI) de la UPF y catedrático de la citada universidad.

Cristina Nadal.”La universidad no puede ser una organización que viva de las promesas del político de turno. La universidad y la investigación son algo muy serio”.

Hay que combatir el antiamericanismo…

Jordi Galí. “Además de la formación académica, la beca de La Caixa, tiene un efecto indirecto positivo porque ha permitido que muchos ciudadanos de Catalunya y de España hayan estado en contacto durante unos años con la sociedad estadounidense, a la que admiro especialmente. Esas personas tienen un papel importante para compensar ese antiamericanismo trasnochado que rechaza cualquier cosa que venga de EE. UU. Sería muy interesante hacer un estudio sobre la percepción que esas personas tienen de Estados Unidos y compararla con la que tiene el ciudadano medio de este país. Sólo la ignorancia explica el antiamericanismo. El contacto con EE. UU. puede contribuir a entender las cosas positivas de esa sociedad, aprender e importarlas”.

Cristina Nadal. “Cuando regresas te das cuenta de lo pequeño que era tu mundo. Ves que la gente es más homogénea de lo que creías y que eso de mirarnos tanto el ombligo es un tanto absurdo. La beca te enriquece personalmente. El antiamericanismo de este país es ridículo. Puedes discutir muchas cosas de EE. UU., la guerra de Iraq, a Bush… pero el país funciona y va bien, y tenemos mucho que aprender de el”.

Com es reparteixen els diners als EEUU

El equipo de Citigroup reproduce una devastadora tabla (compuesta a partir de datos de su propia investigación y del Survey of Consumer Finance), que perfila el regreso de una topografía de la desigualdad económica

Ingreso medio anual en EEUU (familias) 2004

10% más rico $302,100

siguiente 10% 106,000

siguiente 20% 69,100

siguiente 20% 43,400

40% más pobre 18,500

Això fans uns ingressos mig per familia de 70.710$ /any

De cada 100.000$ dels ingresos distribuits a 100 families queda:

– 427$ per cada una de les families del 1er grup
– 150$ per cada una de les families del 2on grup
– 97$ per cada una de les families del 3er grup
– 61$ per cada una de les families del 4rt grup
– 26.1$ per cada una de les families de l’ultim grup

Es necessiten 16.4 families de l’ultim grup per ingressar el que ho fa una fimilia del 1er grup