De la llibertat i privacitat a Internet. Entrevista a John Perry Barlow

El pais del 6 de novembre de 2011 publica

“Es un momento crítico. Hay que reconocer que la historia de Internet todavía es breve, pero ha hecho posibles movimientos revolucionarios, como los que han surgido últimamente, sin líderes ni ideología. Esto nunca habría sido posible sin Internet. Las grandes corporaciones quieren reducir el debate al tema de la propiedad intelectual, pero lo que está en juego es la libertad de expresión”. Lo afirma John Perry Barlow, personaje clarividente y discreto, cofundador de la Electronic Frontier Foundation (EFF) y autor de la Declaración de independencia del ciberespacio, que cumple 15 años con la misma vigencia de entonces. Barlow ha estado en Barcelona para participar en el tercer Foro Internacional de Cultura Libre.

Su trayectoria empezó en los años dorados del rock como letrista de Grateful Dead, “probablemente el primer grupo de la historia que compartió sus creaciones y realizó campañas de mercadotecnia viral”, apunta Barlow, recordando el movimiento de los deadheads, sus seguidores, que pusieron en marcha redes de intercambios analógicas y caseras y también las primeras comunidades virtuales, organizadas sobre BBS, los tablones de anuncios digitales precursores de las redes sociales actuales.

En 1996, Barlow hizo pública su célebre Declaración de independencia del ciberespacio. “Gobiernos del mundo industrial… En nombre del futuro, os pido que nos dejéis en paz… No ejercéis ninguna soberanía sobre el lugar donde nos reunimos. No hemos elegido ningún gobierno, ni pretendemos tenerlo”, escribía entonces. Ahora confiesa, “La escribí enfadado y un poco borracho, porque quería que los países reconocieran lo que estaba sucediendo. Sigo convencido de que no sabrían cómo reconquistar la soberanía sobre Internet”, afirma Barlow.

Seis años antes, en 1990, había participado en la fundación la EFF, de la que es director. Una de las grandes batallas de la EFF es la privacidad de los datos. “Yo vivo en un pueblo pequeño donde todos saben todo de todos, así que no me preocupa mucho la privacidad. Me parece un concepto sobrevalorado, pero entiendo que para muchas personas es imprescindible. Además es inconcebible que se comercie con los datos personales”, indica.

A los usuarios que quieren proteger su privacidad de los grandes fagocitadores de datos, la EFF aconseja Tor, una red que oculta toda información sensible del ordenador del usuario, “protegiendo el anonimato y evitando posibles censuras”. “Los protocolos seguros lo son solo en parte. El opuesto de cada verdad es otra verdad. Internet es un excelente instrumento social y otorga una enorme libertad, pero es también un instrumento de control y aislamiento, que te pone en una condición de esclavitud”.

“El punto crucial es la falta de libertad. Cada vez que desde los Gobiernos cierran algo limitan las posibilidades y reducen las habilidades del futuro. Sin embargo también los políticos y las corporaciones dependen de Internet y si van a recortar sus potencialidades, estarán autolimitándose. Es hora de cambiar la forma de pensar: la información no es ni tuya ni mía, es de todos”, concluye con rotundidad.

Anuncis

Entrevista al president Lukashenko

Soviétskaya Rossía / Traducido del ruso por Josafat S. Comín

Extracto de la conferencia de prensa del presidente bielorruso a los medios de comunicación de diversas regiones rusas.

En este ya habitual recorrido por Bielorrusia para la prensa, nos embarcamos en esta ocasión 86 periodistas de 40 regiones de Rusia. Esta vez nos centramos en las regiones de Gómel y Minsk. Durante cuatro días pudimos visitar las empresas “Gomelmash” y la “BMZ” (Fábrica metalúrgica de Bielorrusia), estuvimos en el sovjoz “Sozh”, en la quesería “Polesskie syry”, y en una unidad militar del ministerio de defensa. También tuvimos ocasión de conocer los centros culturales e instalaciones deportivas de Joyniki y Zhlobin. La región de Gómel fue la más afectada por la catástrofe de Chernóbil de toda la Unión Soviética, por lo que resultó especialmente interesante y aleccionadora la visita a la reserva natural de Polesski, donde se llevan a cabo investigaciones permanentemente sobre las consecuencias de la catástrofe.

El 7 de octubre en Minsk, en la biblioteca nacional tuvo lugar la conferencia de prensa del presidente Lukashenko. En el transcurso de cuatro horas respondió con sinceridad a las más diversas preguntas sobre la vida del país, sobre sus problemas internos y la política internacional.

Lo que pudimos oír de boca de los trabajadores y del presidente y lo que vimos con nuestros propios ojos, no tiene nada que ver con la imagen que presentan la televisión rusa y diversos medios escritos en Rusia. La denominada crisis económica bielorrusa tiene sus particularidades propias, completamente distintas de las realidades de la crisis rusa. Así por ejemplo, en el primer semestre de este año, el PIB bielorruso ha crecido un 11% en relación con el mismo periodo del año anterior, mientras que en Rusia el crecimiento ha sido de un 3,7%. Es decir, las fábricas y las empresas del sector agrícola trabajan a pleno rendimiento. Los aparadores de las tiendas están llenos. El nivel de vida de la población no ha descendido para nada, comparado con lo que vimos justo ahora hace un año. Sin embargo el país sufre una falta de divisas, por lo que los cursos de cambio “bailan”, y en consecuencia los precios. Confío en poder contar en la próxima edición, lo que realmente está sucediendo en la economía y en la política del país, y sobre las causas de lo que está ocurriendo.

Alexánder FRÓLOV.

El presidente mostró su deseo de que los periodistas compartieran sus impresiones con los lectores, radioyentes y televidentes rusos, para que Bielorrusia apareciese representada en el espacio mediático ruso, en diferentes tonos y no solo en negro. “Hay una enorme demanda de veracidad”. Durante la rueda de prensa Alexánder Lukashenko tocó todos los temas de actualidad; la situación económica en Bielorrusia, las perspectivas de privatización, las relaciones con Rusia, Occidente y China, la construcción de un Espacio económico unido…

Estas son algunas de las respuestas del presidente a preguntas de los periodistas.

Sobre la situación económica

Yo nunca he hablado de crisis. Crisis es cuando todo se hunde. Nosotros estamos atravesando determinadas dificultades con las divisas. No deja de ser paradójico…nuestro PIB en este periodo ha crecido aproximadamente un 10%. Es un muy buen crecimiento del PIB. Pero nosotros no comerciamos ni con petróleo, ni con gas. Nosotros comerciamos con todo lo que producimos con nuestras manos y nuestras cabezas. La base de Bielorrusia es la transformación la elaboración en todos los ámbitos… Principalmente en construcción de maquinaria y en la agricultura. Y esa es una producción que no es tan fácil comercializar.

Prácticamente hemos duplicado los niveles de la Unión Soviética. Y no ha sido nada fácil llegar a esos indicadores. Además tenemos una extraordinaria carencia de mano de obra. No tenemos suficiente mano de obra…

Sí, hemos tenido que devaluar la moneda nacional. Y en ese sentido nos han “ayudado” mucho, ciertos medios informativos rusos y algunos funcionarios que ya no están. Son los que crearon el “agiotaje” en torno a Bielorrusia. Y luego, como ya he tenido oportunidad de decir a su gobierno, hemos pagado un muy alto precio por la integración en el Espacio económico unido. Como ya saben, desde el 1 de julio, los aranceles aduaneros que gravan la importación de automóviles, para beneficio exclusivo de Rusia, han sido prohibitivos. Claro que antes del 1 de julio, nuestra población intentó meter en el país toda esa chatarra, de un modo desmedido. Esto condicionó la salida del país de 3 mil millones de dólares. Pero no es ese el principal motivo. En el último quinquenio, hemos visto como los precios de los hidrocarburos y materias primas provenientes de Rusia, se multiplicaban por cinco. Y Bielorrusia al igual que antes fuera el “taller de montaje” de la Unión Soviética, sigue siendo hoy en esencia, el taller de montaje de la Federación de Rusia.

Hemos tenido que apretarnos mucho el cinturón, pero no teníamos otra salida que garantizar el saldo positivo en el comercio exterior. En los últimos meses, ese saldo está siendo positivo. Por supuesto, no está siendo en absoluto tarea fácil, el poder, poco a poco, seguir viviendo con normalidad y mantener el nivel de producción y los tiempos de crecimiento propios de nuestro país.

Así que esa es la paradoja: la economía crece con normalidad, hemos tenido unos ingresos de divisas como nunca, y sin embargo son insuficientes, debido a los motivos que he nombrado. Pienso que en el futuro podremos normalizar esta situación. Incluyendo el acuerdo de precios con Rusia. Estamos dialogando. Y por las informaciones que me llegan, esas negociaciones van en la buena dirección. Y Rusia está plenamente decidida y responsabilizada para garantizarnos las condiciones iguales prometidas en el momento de la creación del Espacio económico unido.

Es muy importante el que Bielorrusia siga creciendo económicamente, en su nueva etapa, fuera de la unión Soviética. Pero ese crecimiento económico, prácticamente no ha ido acompañado del crecimiento en el gasto de energía y combustibles. Y eso es fundamental. Es decir, seguimos comprando lo mismo que antes, pero estamos produciendo casi el doble.

Sobre la privatización

No soy yo el que ha inventado la diversificación. No puedes concentrar todos tus esfuerzos en una sola parte. Recordarán todas esas “guerras del petróleo” luego las dos “guerras el gas”, la “guerra de los lácteos”, la “guerra de los caramelos”. Todo puede pasar. Por eso hay que diversificarse. Es una regla de oro válida para todo el mundo. No se pueden poner huevos en una sola cesta. Debemos al menos contar con tres cestas.

Vemos las cosas de un modo realista. Pongamos el ejemplo de “Bielaruskalii”. Es una empresa muy potente, que aporta 3 mil millones de beneficios en divisas a las arcas del país. No estamos en contra de privatizarla. No le tenemos miedo a eso: Pero hemos dejado claro cual es el precio de “Bielaruskalii”: 30 mil millones de dólares.

En Rusia quieren hacerse con esta empresa: Es algo valioso, 3 mil millones al año. 10 años, 30 mil millones. Desde Rusia solo me vienen reproches y todo tipo de propuestas. No se imaginan todo lo que tengo que oír. Yo intento explicarles que aquí no se hacen las cosas así. Aquí nadie nos mete dinero en el bolsillo, y mucho menos a un presidente. He vivido de modo honrado todos estos años como presidente y no tengo ninguna intención ahora de quitarle ni arrebatarle nada al pueblo.

Por eso, si quieren comprar algo, acciones, activos y demás, vengan, aquí tenemos normas civilizadas. Ustedes están acostumbrados a hablar de “relaciones entre socios sobre las condiciones del mercado”, ¿no es así? Pues bien. Hoy, por ejemplo, “Bielaruskalii” la quieren comprar los chinos, los indios, que son nuestros principales mercados, dos compañías occidentales, que no quiero nombrar, Catar está interesado, los rusos y alguno más. La sacamos a concurso. El que mejores condiciones ofrezca, el que más pague, a fin de cuentas, será el que se hará con el paquete de acciones que queremos vender.

No es cierto que estemos frenando la entrada del capital ruso. Le damos la bienvenida. Y mejor aún ¿Por qué no poder convertir las refinerías en sociedades anónimas? El oleoducto viene de Rusia, son fábricas construidas para el tratamiento del petróleo de la marca rusa “Yurals”. ¿Es así o no? Es cierto, ya hemos aprendido a trabajar en “Santa Bárbara” en Venezuela, cuando ustedes nos “echaron el cerrojo” y tuvimos que salir a buscarnos la vida lejos de Rusia. Por suerte eso ya ha quedado atrás. Nosotros recibimos hoy petróleo de Rusia, lo refinamos, ¿por qué no habríamos de crear sociedades anónimas con el origen de ese petróleo, con Rusia? Sería lo correcto. Pero no podemos hacerlo en las condiciones en que nos lo proponen. Supongamos. “Gasprom” está interesado en la compra del 50% de “Bieltransgas”. Nuestra compañía está valorada en 5 mil millones de dólares…Si “Gasprom” está de acuerdo, nosotros también. Tuvimos conversaciones, estábamos listos para cerrar los acuerdos con la Federación de Rusia. Miller estuvo aquí y confirmó nuestro interés en el precio del gas, del tránsito etc. Bueno, yo les vendo la tubería, ¿Pero acaso ustedes no van a enviar por ella gas a Occidente? ¿Van a hacerlo por el “Nord Stream”? Por eso le dijimos a “Gasprom”: nosotros les vendemos esa tubería pero con la condición de que se le vaya a dar uso, de que no la van a cortar ni cerrar. Estos son también nuestros ingresos, es nuestra gente, cerca de 10 mil personas, los que trabajan allí. “Bieltransgas” es una compañía enorme y es lógico que deba preocuparme del normal funcionamiento de la compañía ¿no? Durante bastante tiempo Gasprom no estuvo de acuerdo. Entonces le dijimos que no íbamos a vender, les dijimos que queríamos que esta empresa se quedase en Bielorrusia y siguiese trabajando. Finalmente llegamos a un acuerdo. Llegó Millar y dijo: “estamos de acuerdo”.

Yo le dije: “entonces nosotros también estamos de acuerdo”. Y en cuanto estampemos las firmas en los contratos, el 50% de “Bieltrangas” es suyo, no hay problema”.

Sobre “Bielaruskalii” hay infinidad de rumores, que si hemos vendido, que si no. Nade ha vendido “Bielaruskalii”. Y si no aceptan el precio, no tenemos prisa. Es una empresa que ofrece una rentabilidad del 100% y que está funcionando bien. ¿Qué prisa tenemos? Necesitamos una determinada cantidad de dinero, para depositarlo en nuestras reservas. Venderemos el 25-30% de “Bielaruskalii”, pero nunca renunciaremos a su control.

Tenemos unas exigencias de protección social muy serias para todo aquel que aspire a privatizar. Nos critican por no haber permitido que se privatice nada del sector estatal y demás. Nunca nos hemos cerrado en banda. Pero las condiciones son las que son: igual que funciona esta empresa estatal, deberá seguir funcionando si la compran. Pero si lo que buscan es venir aquí, pagar sueldos de miseria a nuestros trabajadores y llevarse el beneficio fuera, entonces no necesitamos esa clase de inversores. Incluso si se trata de una empresa del sector de las nuevas tecnologías. No estaría trabajando para nosotros. Y echarán gente a la calle ¿y donde los pongo luego?

Por eso nosotros mismos nos encargamos de modernizar nuestra producción. Y si alguien está de acuerdo con esta política, será bien recibido.

Sobre la situación geopolítica del país

Ya saben lo que respondo cuando me toca oír que para los rusos Bielorrusia no es importante. Me van a perdonar que me exprese así, pero saben, yo creo que para Rusia, seguramente perder un trozo de la propia Rusia sería menos doloroso que perder Bielorrusia. Y no me estoy refiriendo solo desde el punto de vista estratégico, político-militar etc. Todo eso es comprensible. También importa el aspecto emocional: el ruso estaría perdiendo algo propio, así al menos lo percibo yo. Lo mismo nos ocurre a nosotros. Cuando comienzan a hablar en Occidente o en algún lugar de Rusia me dicen: Mira, Lukashenko está jugando con Occidente, traicionando los intereses de Rusia y tal. Cuantas veces he tenido que decir que nunca he estado jugando con ellos, ni con nadie. Porque el juego se puede terminar: a unos les dices una cosa, a los otros otra, y al final te acabas liando. Por eso hay que ir con la verdad, para no enredarte. Soy partidario de decir la verdad. O si no, mejor callarse.

En cualquier conversación que he tenido, con todas las personas con las que me he visto, antes y ahora, siempre digo: “No esperen que vaya a cooperar con ustedes, para perjudicar a Rusia”. En general eso no beneficiaría ni a Occidente, ni a Rusia. Queremos ser un eslabón fiable de unión entre Rusia y la Unión Europea. Es nuestro destino, toda la vida nos ha tocado desempeñar ese papel. Por eso debemos llevar a cabo la política que nos corresponde. Debemos ser buenos y allí y aquí, de lo contrario acabarían martirizándonos.

Sobre la responsabilidad

¿Saben en qué se diferencian los bielorrusos de otros? Es un pueblo instruido. Y el que haya surgido un problema, eso no significa que van a salir y decir: “Lukashenko es malo”. Eso es una estupidez. Me van a perdonar, se lo ruego, por la inmodestia, pero los bielorrusos deben aferrase a Lukashenko incluso en la más crítica de las situaciones, como uno que se está ahogando se aferra a una paja, porque Lukashenko nunca ha traicionado, ni va a traicionar. Nunca. Y no solo a los bielorrusos, tampoco a los rusos. Eso no me es propio. Si han surgido problemas, siempre los voy a explicar a la gente de un modo abierto y honrado y me van a comprender. ¿Saben por qué? Porque nadie puede lanzarme una piedra y decir: “ladrón, se hizo con el poder, para enriquecerse, lo tiene todo y nosotros nada”. Nunca. Es una frontera que no voy a cruzar. Y no voy a dar esa oportunidad a mis enemigos. Es algo que entiendo perfectamente.

Y si yo supiera que el 80% de los bielorrusos o más, odian a Lukashenko, recogería mis bártulos, los pondría sobre la mesa y diría: Gracias, hermanos bielorrusos” Me puedo ganar el pan en otro lado. Yo no me aferro a este sillón, como escriben a veces en Rusia, por el poder, por la riqueza o el dinero”. No. Soy el primer presidente del país. Y debo dejar el país de modo que el que venga después, sienta vergüenza de hacerlo peor. Ese es el país que debo dejar en herencia a los bielorrusos. Nuestra gente sabe eso.

Fuente: http://www.sovross.ru/modules.php?name=News&file=article&sid=589203

publicat a http://www.larepublica.es

Un proposta per la millora de l’educació a Espanya. Fer escoles d’elit com els CARs

Cesar Molinas (ántic catedrátic d’Instituto de Enseñanza Media) publica a El Pais del 14 de juny de 2011

En este artículo propongo la creación de un circuito público, exclusivo pero no excluyente, de centros de enseñanza secundaria de excelencia. En primer lugar, aclararé el sentido de alguna terminología que podría dar lugar a equívocos. En segundo lugar, me referiré al problema de las élites españolas y me preguntaré si el sistema educativo podría ayudar a resolverlo. En tercer lugar, pondré al deporte como ejemplo de lo que hay que hacer con la enseñanza. Por último, daré algunas ideas sobre el funcionamiento de los centros excelentes y estimaré cuánto podría costar este proyecto al erario público.

En lo que sigue utilizo los términos “libertad” en el sentido de Kant (Crítica de la razón práctica), “nobleza” en el sentido de Ortega (La rebelión de las masas) y “esfuerzo” en el sentido de Manrique (Coplas a la muerte de su padre). Como debería enseñarse en nuestro Bachillerato, los tres términos se refieren al mismo concepto moral básico y son, en este sentido, equivalentes. Kant nos enseñó que la libertad no surge de ejercer derechos, sino de asumir deberes. No hay libertad sin moral y la persona libre es la que, por consideraciones morales, se obliga. Quien se obliga es noble, dijo Ortega, invirtiendo la convención de que nobleza obliga. Y nobleza es esfuerzo, apostilló Manrique. Más terminología. Un centro educativo de excelencia es aquel que otorga un currículo de una sola línea: “me gradué en Harrow”; “soy Polytechnicien”. Información adicional sobre la persona, en estos casos, es siempre letra pequeña: los centros de excelencia se caracterizan por formar personas libres, nobles y esforzadas, valgan las redundancias. Educan y, para eso, enseñan.

El problema de España no son tanto las masas, embrutecidas en las últimas décadas por una lista interminable de derechos a la que no da sentido obligación alguna, como las élites. Desde hace siglos estas últimas han sido ortodoxas, conformistas, alicortas, satisfechas de sí mismas y reaccionarias. Ortega condensó en unas pocas líneas lo que a Menéndez y Pelayo le llevó 2.000 páginas: “Lo característico de España no es que la Inquisición quemase a los heterodoxos, sino que no hubiese ningún heterodoxo importante que quemar. Cuando por casualidad ha habido algún heterodoxo español importante, se iba fuera, como Servet, y era fuera donde lo quemaban”. El progreso, donde ha ocurrido, siempre ha sido impulsado por élites heterodoxas, inconformistas, ambiciosas, insatisfechas y progresistas. En España han faltado los visionarios que, plantando con firmeza sus pies en el futuro, tuviesen la energía suficiente para estirar de la sociedad. Lo llamativo del caso es que no se les ha echado de menos. “¡Que inventen ellos!”, espetó Unamuno. Así nos va.

¿Puede el sistema educativo contribuir de manera decisiva a generar la nobleza de la que España carece? Es decir ¿puede el sistema educativo formar un número bastante de personas libres, insatisfechas consigo mismas y capaces de estirar de nuestra sociedad hacia el futuro? O sea ¿puede el sistema educativo enmendar el truncamiento moral de la pirámide social española? La verdad es que no estoy muy seguro, pero creo que vale la pena intentarlo.

La transformación del deporte español en las últimas décadas invita al optimismo. Los Centros de Alto Rendimiento (CAR) consiguieron poner a deportistas y atletas españoles en los podios a partir de las Olimpiadas de 1992, rompiendo con la mediocridad de las décadas anteriores. El vuelco que ha dado el deporte de élite español desde esa fecha ha sido tremendo: se han ganado medallas olímpicas, Grand Slams, Tours, copas de Europa y del Mundo… Y no solo esto. El énfasis puesto por los CAR y por centros como La Masía en la formación integral de la persona y en la educación en los valores del esfuerzo, la ambición y la humildad, ha propiciado que los deportistas de élite se hayan convertido en modelo y ejemplo para la sociedad española, especialmente para la juventud. Y hay más. La formación específica de las élites deportivas no ha resultado en un debilitamiento de la práctica del deporte en las categorías inferiores, sino todo lo contrario. La referencia de la élite ha propiciado una verdadera explosión participativa no solo en categorías competitivas juveniles e infantiles, sino también en el nivel popular y familiar. La construcción del vértice de la pirámide ha sido esencial para que en España se haga más deporte, no menos, y se haga mejor. En todos los niveles. Este es el modelo que debería adoptar nuestro sistema educativo.

La enseñanza en España ofrece un panorama desolador que recuerda al mundo del deporte anterior a 1992. En el Informe de Competitividad Global 2010-2011 elaborado por el Foro Económico Mundial para 139 países, la calidad de la enseñanza primaria española ocupa el lugar 93, la calidad de la enseñanza secundaria y profesional el lugar 107 y la calidad de la enseñanza de las matemáticas y las ciencias el lugar 114. Este desastre parece no preocupar a nadie en España, y menos que a nadie a las familias con hijos en edad escolar. Consideran que las escuelas de sus hijos son lo suficientemente buenas, siempre y cuando los hijos del vecino no vayan a una escuela mejor. No hay demanda social en nuestro país para mejorar el sistema educativo, esa es la cruda realidad: la escuela española es el reflejo de la sociedad española. Y viceversa.

La creación de un pequeño número de centros educativos de excelencia públicos en la enseñanza secundaria podría ser un factor decisivo para romper este círculo vicioso. Por tres razones. En primer lugar, porque supondría reproducir un sistema de formación de élites que funciona bien en los países avanzados de nuestro entorno. Sin élites nobles, heterodoxas e insatisfechas, España seguirá yendo en el vagón de cola del progreso. En segundo lugar, porque para aumentar la calidad media de las escuelas españolas es imprescindible aumentar la dispersión en torno a la media. Es la filosofía de los CAR. El vértice de la pirámide es lo único que puede orientar a un sistema educativo desnortado. Y ese vértice, en España, no existe: hay que construirlo. Y, en tercer lugar, porque la envidia -pecado favorito ancestral de los españoles- puede acabar siendo el fulcro sobre el que apalancar la demanda social de mejores escuelas. Si, a pesar de la envidia, consiguieran establecerse centros de excelencia -reto formidable este- la misma envidia se encargaría de presionar para que mejorase la calidad del conjunto del sistema.

Los alumnos de los centros de excelencia deberían aprender, básicamente, a hacerse preguntas y a dudar de las respuestas que obtengan. La gestión de los centros debería ser profesional, al contrario de lo que ocurre ahora con las escuelas públicas, en donde es rotativa entre los profesores del centro, como si fueran comunidades de vecinos. Los directivos serían responsables de los resultados obtenidos y deberían tener una remuneración adecuada. Dado el escaso acervo español en este tipo de educación, sería muy conveniente contar con el apadrinamiento y el control de algún programa internacional de enseñanza secundaria de prestigio como, por ejemplo, la Organización del Bachillerato Internacional (OBI). Esto garantizaría no solo la inspiración y el control de calidad externo, necesarios ambos, sino también la formación continua del profesorado.

Los centros de excelencia deben ser exclusivos, en el sentido de que solo deben admitir a los mejores, pero no deben ser excluyentes, en el sentido de que nadie debe quedarse fuera por motivos económicos. Esto plantea el problema de cuántos recursos públicos serían necesarios para costear estos centros. El coste de un estudiante de Secundaria en un programa de la OBI ronda los 15.000 euros anuales. En España este coste es 6.000 euros, con lo que el coste adicional de la excelencia quedaría en 9.000 euros anuales por alumno. Un sistema de 20 centros con 250 alumnos cada uno repartidos en cinco cursos tendría permanentemente a 5.000 estudiantes en las aulas. El coste anual adicional del sistema sería de 45 millones de euros anuales. Esto equivale al coste de construir cuatro kilómetros de línea de ferrocarril de alta velocidad o a la mitad de lo que cuesta fichar a un Cristiano Ronaldo. ¿Cuáles son las prioridades de España? ¿Un tren que irá semivacío? ¿Ronaldo?

Pornografia Economica

Espanya és un país que nomès condemna un determinat tipus de robatori.
segons agencies del 15 de juny de 2001

El Pleno del Congreso de los Diputados ha rechazado con los votos de PSOE, PP, CiU y PNV una moción que planteaba una serie de iniciativas para “poner la economía al servicio de las personas”, en la que aboga por “actuar con la máxima contundencia” contra las 659 “grandes fortunas” titulares de cuentas bancarias en Suiza sin declarar, llevando ante la justicia todos los supuestos de presunto delito fiscal “sin excepciones” y haciendo público el listado de denunciados.

La diputada Nuria Buenaventura ha presentado esta propuesta dentro de un marco de lucha contra el fraude tributario y los paraísos fiscales, como un gravamen especial sobre movimientos de fondos con paraísos fiscales en la normativa del IRPF y del Impuesto sobre Sociedades.

Asimismo, ha apostado por recuperar el Impuesto sobre el Patrimonio para gravar a las grandes fortunas, así como fijar un tipo del 35% en el Impuesto de Sociedades para empresas que facturen más de 100 millones de euros. En la misma línea, exige equiparar la tributación entre rentas de trabajo y capital.

La diputada del PSOE Marta Gastón ha reprochado a Buenaventura que lleve al Pleno u “programa de máximos” que podría empeoraría incluso la situación de España, pues nuestro país no pude actuar “de forma aislada”.

La ’popular’ Ana Madrazo ha rechazado radicalmente la subida de impuestos que plantea Buenaventura que está en las “antípodas” del programa económico del PP para superar la crisis y pondría a las personas al servicio de la economía y no a la inversa.

El portavoz económico del PNV, Pedro Azpiazu, ha remarcado que la moción es “sugerente”, pero “excesivamente ambiciosa” porque pone “de vuelta y media” toda la política económica, por lo que ha propuesto a Buenaventura que lleve su contenido al próximo Debate del Estado de la Nación.

Por su parte, el representante de CiU, Josep Sánchez Llibre, ha calificado de “carta a los Reyes Magos” la iniciativa por no abordar la “problemática real de las familias españolas”, muchas de las cuales están en paro “y se van a quedar sin prestación”. “Con esto difícilmente vamos a motivar a los emprendedores para crear empleo, ha incidido.

10 Estrategies de Manipulació Mediatica. By Noam Chomsky

1. La estrategia de la distracción El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. ”Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

2. Crear problemas y después ofrecer soluciones. Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

3. La estrategia de la gradualidad. Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.

4. La estrategia de diferir. Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad. La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.

6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión. Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido critico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…

7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad. Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposible de alcanzar para las clases inferiores (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad. Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…

9. Reforzar la autoculpabilidad. Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se auto desvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, no hay revolución!

10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen. En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las élites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.