Mites Economics que no funcionen

Publicat a Elpublico.es el 7 de gener 2012

Myron Scholes y Robert C. Merton obtuvieron en 1997 el Premio Nobel de Economía por elaborar un nuevo método para determinar el valor de los productos financieros derivados: la base científica que aseguraba el éxito millonario de los hedge funds (fondos especulativos de alto riesgo). Descubierta la piedra filosofal, ellos mismos se pusieron manos a la obra a través de Long Term Capital Management. Los resultados fueron ciertamente espectaculares, pero no en el sentido previsto: en 1998, el fondo perdió 4.600 millones de dólares y tuvo que ser rescatado por el Gobierno. En 2000, estaba cerrado.

Las opiniones, en economía, aparecen a menudo disfrazadas de verdad, sobre todo si cuentan detrás con un potente altavoz mediático, académico o empresarial, pero la realidad es bastante más compleja. Tanto, que acabamos de entrar en 2012 y el sistema público de pensiones sigue lejísimos de quebrar en España, pese a que desde mediados de la década de 1990 estudios muy solventes –patrocinados a menudos por entidades financieras– auguraban la quiebra segura e inminente, ya con el cambio de milenio.

Muchos de los planteamientos económicos que se han convertido en hegemónicos “no se sostienen ni en sus propios términos”, afirma Miren Etxezarreta, catedrática emérita de la Universitat Autònoma de Barcelona. En su opinión, se trata en realidad de “mitos” que pueden ser “válidos dentro de su propio paradigma concreto”.

2011 ha sido un año devastador para algunos de los “mitos” económicos más extendidos que, sin embargo, siguen gozando en 2012 de muy buena salud. Público ha seleccionado 11:

1 Que suba la Bolsa siempre es bueno
La tendencia a equiparar el comportamiento de la Bolsa con la economía real suele llevar a una ecuación simple: si sube la Bolsa, es bueno para todos. Pero no es necesariamente así y, en 2011, ha vuelto a quedar claro: algunos de los programas de reducción de costes empresariales más agresivos del año, centrados sobre todo en despidos masivos, fueron aplaudidos por alzas inmediatas en el parqué.

Uno de los más duros fue el presentado en agosto por el gigante financiero HSBC: el mismo día en que divulgó una mejora del 3% en los beneficios semestrales, anunció 25.000 despidos, el 10% de la plantilla mundial. Ese día, las acciones subieron el 3,4%.

Hay muchos otros ejemplos, como Cisco: tras caer el 24% en Bolsa desde que empezó 2011, la mera filtración de un plan de 10.000 despidos le hizo repuntar de golpe el 3%. En España, los expertos coinciden: el paro puede incluso empeorar en 2012, pero la bolsa subirá entre un 6% y un 10%.

Existen incluso evidencias de que la correlación entre Bolsa y paro podría ser inversa, según explica Alejandro Inurrieta, del Instituto de Estudios Bursátiles, quien, sin embargo, considera que, en realidad, con el boom de la ingeniería especulativa over the counter, “la Bolsa ya no es termómetro de nada”. En 2011, el único país donde la bolsa creció de verdad fue, paradójicamente, Venezuela: el 79%. La ortodoxia nunca subraya un dato así.

2 Si se abarata el despido, las empresas contratan
España es el país con más paro de toda la UE y la patronal y todos los centros de estudios ortodoxos señalan siempre la misma causa: el supuesto alto coste del despido. Y ello pese a que España es también el país donde más se despide. El principio lo asumió el Gobierno socialista, con riesgo de haraquiri: aprobó en 2010 una reforma laboral para abaratar el despido que le costó una huelga general.

Con el nuevo marco, la indemnización por despido improcedente bajó de 45 días a 33. Pero, sobre todo, ampliaba las “causas objetivas” para poder despedir con sólo 20 días de indemnización y además se introducía la posibilidad de una compensación con dinero público del 40%. “La gran singularidad de España es que el despido ya es en la práctica libre y con una indemnización para el empresario que fácilmente puede ser, en la práctica, de sólo 12 días”, recalca Albert Recio, economista de la Universitat de Barcelona.

El Gobierno del PSOE esperaba recoger en 2011 los frutos de su reforma, pero la hipótesis no tuvo base empírica. Al contrario: desde que se aprobó, se han perdido otros 404.000 puestos de trabajo. Pero 2012 empieza como siempre: con una enorme presión, azuzada por el Gobierno del PP en forma de ultimátum, en favor de una reforma laboral “urgente” que abarate el despido.

3 Los recortes calman a los mercados

Cuando, en mayo de 2010, los máximos responsables de la Unión Europea (UE) viraron hacia recortes drásticos y coordinados, lo explicó por la necesidad de calmar a los mercados. En cambio, se inició la espiral contraria: la gran mayoría de países que ha destacado en recortes ha empeorado su rating, las primas de riesgo se han disparado y los mercados parecen más inquietos que nunca, pese a la sucesión de los ajustes destinados teóricamente a calmarlos.

En España, Zapatero y Rajoy pactaron en verano elevar a rango constitucional la disciplina extrema y, en noviembre, en plena campaña electoral, la prima de riesgo escaló hasta el umbral que los expertos consideran próximo el rescate.

Los economistas keynesianos y críticos son unánimes: los recortes drásticos simultáneos golpean el crecimiento y, por tanto, multiplican la desconfianza. “Los mercados están lanzando mensajes claros, pero los políticos sacan conclusiones erróneas”, advirtió el prestigioso inversor y premio Pulitzer Liaquat Ahamed, quien cree que la calma no regresará sin un horizonte de crecimiento.

Incluso el Fondo Monetario Internacional (FMI), tradicional guardián de la ortodoxia, lo tiene claro. Su economista jefe, Olivier Blanchard, acaba de hacer balance de las enseñanzas de 2011.

Entre ellas: “Los inversores financieros son esquizofrénicos sobre la consolidación fiscal y el crecimiento. Reaccionan positivamente ante las noticias de consolidación fiscal, pero luego reaccionan negativamente cuando el ajuste lleva hacia un menor crecimiento, lo que sucede a menudo”. Su conclusión: los ajustes deben ser “como una maratón, no como un sprint”.

4 Para un país, nada es peor que no pagar
Todos los economistas consideran que, para un país, la opción de no pagar las deudas es muy mala. Pero la unanimidad se ha empezado a resquebrajar: algunos economistas –de la escuela crítica, pero avanzando ya entre los pos-keynesianos– consideran que el default es malo, sí, pero no necesariamente lo peor.

“Hay algo peor que no pagar: lo que vemos en Grecia”, sostiene Eric Touissaint, economista del CADTM, centro belga especializado en deuda, quien añade: “El ajuste tiene un impacto social terrible, pero se implementa igualmente para no perjudicar a los bancos, incluso sabiendo que la deuda es tan elevada que no se podrá pagar”.

2011 ha sido un año importante para la erosión del mito, incluso para la escuela económica convencional, que ha aceptado una quita de la deuda griega –y, por tanto, un impago parcial en la eurozona– de hasta el 50%. Pero dos experiencias han ganado muchos enteros como contra-ejemplos, pese a sus singularidades: Argentina e Islandia.

Ahora se cumplen diez años de la espectacular suspensión de pagos argentina. La caída fue estruendosa –y centenares de miles de personas perdieron de un plumazo todos sus ahorros–, pero la economía mejoró muy pronto y, desde 2002, todos los ejercicios, salvo dos, han registrado crecimientos por encima del 8%, “el crecimiento económico más rápido en el hemisferio occidental durante los últimos nueve años y unas de las tasas de crecimiento más altas del mundo”, según un informe reciente del poskeynesiano CEPR, con sede en Washington.

Más cerca, en Islandia, sucedió algo parecido, aunque a menor escala: los islandeses han rechazado ya en dos ocasiones en referéndum –la última, el pasado abril– pagar los 5.000 millones de dólares que Reino Unido y Dinamarca avanzaron a sus ciudadanos atrapados en la quiebra de un banco islandés. Técnicamente, se trata de una deuda de Islandia que sus ciudadanos se niegan a pagar.

Pese a ello, Islandia creció el 2,5% en 2011 –la eurozona sólo el 1,6%– y la tasa de paro se ha reducido 1,5 puntos desde el referéndum de abril en que supuestamente el país se condenó por negarse a pagar.

5 Es imposible que el euro tenga marcha atrás
No parecía un mito, sino una realidad incluso para sus críticos: la supuesta solidez del euro hacía imposible imaginar que algún país pudiera dejarlo. Y mucho menos que existiera riesgo de colapso. Pero, de pronto, justo cuando se cumple el 10º aniversario de su nacimiento, la hipótesis de naufragio de la moneda única ha empezado a considerarse como una posibilidad, incluso entre los que creen que nunca sucederá.

En septiembre, dos grandes bancos de inversión (el suizo UBS y el japonés Nomura) sorprendieron con estudios sobre los efectos que tendría para Grecia abandonar el euro.

Fue el pistoletazo de salida para la demolición del mito, al menos en el plano teórico: algunos bancos centrales han comenzado a calcular los efectos que tendría recuperar las antiguas monedas y lo mismo han hecho varias multinacionales. También los centros académicos: uno de los papers más buscados ha sido el del economista francés Eric Dor Leaving the eurozone: a user’s guide.

Jean-Claude Trichet, durante ocho años al frente del Banco Central Europeo, siempre había considerado “absurda” la mera hipótesis. Pero en noviembre le reemplazó Mario Draghi, quien el 19 de diciembre fue portada del Financial Times advirtiendo él mismo de los efectos que tendría una ruptura del euro. “El presidente del BCE rompe un tabú”, subrayó la biblia de la City. Y eso que aún resonaban los ecos de la cumbre europea que supuestamente había salvado el euro.

6 La desigualdad propulsa la economía
Durante décadas fue un mantra de los economistas ortodoxos: la economía en su conjunto se beneficia de que los ricos ganen cada vez más, aunque aumente la desigualdad.

Pero, tras el crash, han aflorado los datos: varios economistas (David A. Moss, Robert Reich) han subrayado que los dos momentos de mayor desigualdad registrada en EEUU son 1928 y 2007, justo antes de los mayores batacazos económicos de la historia contemporánea. El paralelismo es máximo: en 1928, el 1% más rico sumaba el 23,9% de la riqueza estadounidense; en 2007, el 23,5%.

Reich ha escrito que, cuando las diferencias son tan agudas, se producen dos fenómenos simultáneos que acaban llevando a la crisis: el poder de compra de la clase media “sólo se mantiene mediante crédito, lo que genera una burbuja de deuda” y los más ricos no tienen capacidad de invertir todo en la economía productiva, sino que buscan mayores rentabilidades hacia fórmulas especulativas, que también engordan burbujas.

En 2011, se han divulgado dos importantes estudios que muestran hasta qué punto se disparó la desigualdad en Occidente. En Seguimos divididos. ¿Por qué la desigualdad sigue aumentando?, la OCDE demostró que la brecha entre ricos y pobres se encuentra en el nivel más alto en 30 años.

El Congreso de EEUU, por su parte, divulgó un macroestudio que revela que el 1% más rico ha visto aumentar su renta disponible tras impuestos el 275% en tres décadas, porcentaje que en la clase media se limitó al 40% y, entre el 5% más pobre, en apenas el 18%.

La preocupación por el aumento de la desigualdad se ha extendido al ámbito liberal: Martin Wolf, el economista de referencia del Financial Times, le dedicó una de sus últimas reflexiones de 2011: no sólo es “injusta”, sino también “ineficiente”, concluyó.

7 No es posible subir los impuestos a los ricos
Tras la II Guerra Mundial, el tipo máximo del impuesto sobre la renta en Reino Unido llegó a ser del 95% y, en 1979, aún se situaba en el 83%. Pero ganó Margaret Thatcher y Occidente inició un periodo de bajada sistemática de todos los impuestos progresivos con un argumento: si la tasa es elevada, los más adinerados encuentran la forma de no pagarla. Luego, la izquierda mayoritaria incluso lo teorizó en España: “Bajar los impuestos es de izquierdas”.

El mito ha durado tres décadas, pero en 2011 quedó claro que algo se puede hacer, aunque los vehículos utilizados por los muy ricos siguen quedando al margen. La gran mayoría de países de la UE –casi todos con gobiernos de derechas– ha vuelto a subir los tramos altos del IRPF y se han recuperado impuestos a las grandes fortunas (o al patrimonio).

La tendencia también ha llegado a España: el Gobierno socialista recuperó el Impuesto de Patrimonio justo antes de dejar el poder. Y el nuevo Ejecutivo del PP subirá hasta siete puntos de golpe el IRPF de los asalariados que superen los 300.000 euros brutos al año y hasta seis puntos las rentas de capital.

La paradoja es que el giro de 2011 lo imploraron sobre todo los propios ricos: En EEUU, Warren Buffet exigió que le subieran los impuestos, escandalizado de que sus empleados pagaran tasas superiores a la suya. Y en Europa, el multimillonario dueño de Publicis encabezó un manifiesto similar en Francia de millonarios exigiendo pagar más.

8 Los gurús siempre aciertan
2011 ha sido un año muy duro para algunos gurús cuya opinión solía elevarse a la categoría de verdad. El caso más emblemático es el de John Paulson, el inversor al que la crisis había colocado el aura de genio tras ganar en 2007 hasta 24.000 millones de dólares gracias al estallido de las hipotecas subprime.

En 2011, en cambio, sus dos fondos estrella perdían hasta el 30%. Y Man Group, el segundo hedge fund del mundo, sufría una salida neta de hasta 6.500 millones de fondos de clientes ante sus deficientes resultados.

También ha quedado tocada la reputación de Nouriel Roubini, convertido en economista estrella por haber previsto la crisis justo antes de que estallara. Roubini simboliza ahora el potencial conflicto de intereses de los gurús que supuestamente saben lo que hay que hacer mientras dirigen consultorías privadas. El Roubini académico ha insistido día sí y día también en el estallido de Grecia, mientras los analistas de su consultoría, RGE Market Strategy, recomendaban operaciones contra el país.

“Así que el profesor y el asesor forman una sociedad de gananciales; su mano académica aprieta para que suceda lo peor y su mano financiera recoge el beneficio cuando va sucediendo lo peor”, ha escrito de Roubini el periodista Xavier Vidal-Folch.

9 El que la hace, la paga
Desde que empezó la crisis, ha sido una constante ver cómo se pagaban bonus exorbitantes e indemnizaciones millonarias a algunos de los máximos responsables de la crisis, mientras Bernard Madoff se convertía en el único chivo expiatorio entre rejas.

Pero 2011 ha sido más rotundo si cabe, con símbolos muy poderosos. En EEUU, Paul Volcker, el asesor económico de Barack Obama más partidario de meter en cintura al sector financiero, se marchó a casa, al igual que el demócrata que libró la batalla en el Congreso, Barney Frank. En cambio, el presidente colocó al frente de su consejo económico a Gene Sperling, exasesor de Goldman Sachs, el banco más investigado por su papel en la crisis, y nombró jefe de Gabinete a William Daley, procedente de JP Morgan Chase, el banco que inventó los CDS, quizá el instrumento que más contribuyó a propagar el crash.

En Europa, la crisis se originó en buena medida en los artilugios financieros creados por Goldman Sachs para ayudar a ocultar la deuda griega y, justo de este mundo, emergieron en 2011 los supuestos salvadores: Mario Draghi, exvicepresidente de Goldman Sachs Internacional, ha asumido la presidencia del Banco Central Europeo; Mario Monti, exasesor del banco, es primer ministro de Italia sin elecciones; y Lukas Papadimos, el gobernador del Banco central griego cuando Grecia cocinaba sus cuentas, también dirige ahora el Ejecutivo heleno sin elecciones.

Con el 20-N, España se ha sumado a la tendencia: el nuevo ministro de Economía, Luis de Guindos, y su hombre en el Tesoro, Íñigo Fernández de Mesa, proceden de Lehman Brothers, el banco cuyo hundimiento se convirtió en el mejor símbolo de la crisis mundial y que, en España, coordinó la salida a Bolsa de las cuotas participativas de la Caja de Ahorros del Mediterráneo.

10 El futuro de las pensiones es privado
El peor año para el empleo ha generado en España un déficit de la Seguridad Social de 600 millones, equivalente a apenas el 0,4% del PIB. Y, pese a ello, la hucha de las pensiones permanecerá por encima de los 62.500 millones. En cambio, el patrimonio de las pensiones privadas en España ha perdido, a falta de contabilizar el último trimestre, 3.100 millones de euros (el 3,8% de su valor), con lo que el volumen de fondos privados cae al nivel de 2006.

Si las pensiones públicas están amenazadas con la crisis, las privadas aún más, según las cifras oficiales: tanto en Reino Unido como en EEUU, el agujero de las pensiones privadas –es decir, los recursos que faltan para poder satisfacer los compromisos contraídos—ha batido a final de 2011 sus respectivos récords.

En Reino Unido, según el informe del Banco de Inglaterra, el déficit global de los planes privados ascendía en noviembre a 266.000 millones de euros y afectaba a 5.390 de los 6.533 existentes. En EEUU, la consultora Mercer estima que el déficit de los planes de las empresas del índice S&P 1.500 suma 400.000 millones.

Los informes de la OCDE han puesto de manifiesto que, ante las crecientes dificultades financieras, los gestores invierten de forma creciente en los vehículos más especulativos para intentar aumentar la rentabilidad, con lo que ponen aún más en riesgo la bolsa de pensiones privada. Según The New York Times, el 50% de los ingresos de los fondos de capital riesgo (private equity) provienen ya de los fondos privados de pensiones, que entre 2000 y 2010 han pagado sólo en EEUU 17.000 millones de dólares en comisiones a los gestores de sus carteras.

11 Si se ayuda a los bancos, vuelve el crédito
Cada nueva medida de apoyo al sector financiero –rescate, inyecciones millonarias, avales con garantía estatal, etc.– se ha recubierto con la explicación de que son imprescindibles para que fluya el crédito y vuelva así la vida a la economía real.

Pero, tres años después de ayudas incesantes, el crédito está en niveles bajísimos. En España y en todo el mundo.

Una reciente investigación de Bloomberg ha demostrado que las ayudas públicas han sido muy superiores a las que se conocían, ya elevadísimas. Tras años de forcejeo judicial, la agencia ha logrado acceder a las tripas del programa de ayudas del Tesoro estadounidense en forma de créditos a muy bajo coste, del que se han beneficiado bancos de todo el mundo. El programa oficial de ayuda (TARP) supuso 700.000 millones de dólares, pero, entre 2008 y 2010, la factura real del rescate del sistema financiero mundial del programa de EEUU se elevó en realidad, según Bloomberg, a 7,7 billones de dólares, diez veces más que el conocido.

Según la investigación de la agencia, la lluvia de liquidez no se dirigió al crédito de la economía, sino a reforzar artificialmente los balances de las firmas –y, por tanto, a volver a disparar los bonus de los ejecutivos—y a tareas de lobby para evitar una mayor regulación del sector.

En Europa, 2011 acabó con otra muestra de que estamos ante un mito: mientras a Grecia y a los países rescatados se les pide condiciones draconianas a cambio de ayuda, el Banco Central Europeo ofreció al sector financiero créditos ilimitados a sólo el 1%, con tres años de vencimiento y sin apenas requisitos, para ayudar teóricamente a que el crédito fluya hacia la economía real. La subasta repartió medio billón de euros a la banca europea, pero allí se quedó: los bancos depositaron más del 80% de lo conseguido en el propio BCE, por si llegaran a necesitarlo.

Recomenacions de llibres a per governants

El Pais publica aquest article el 30 de desmebre de 2011
Lease Antes de Governar

Lejanos ya los tiempos en que Baltasar Gracián consagraba El político a mayor gloria de Fernando el Católico y Maquiavelo dedicaba El príncipe al Duque de Urbino, los políticos actuales no parecen tener quien les escriba, más allá, eso sí, de plúmbeos informes, dudosos discursos y puede que hasta autobiografías complacientes. No falta sin embargo quien acceda a recomendarles lecturas para el buen gobierno. Clásicos para comprobar que la política es tan vieja como la misma polis. Economistas laureados para pensar la crisis lejos de las consignas aprendidas. Historiadores con consejos para no repetir los mismos errores del pasado.
– Isabel Burdiel, Premio Nacional de Historia. “Le recomendaría a un hipotético líder, y a la ciudadanía, que leyesen un libro extraordinariamente útil para entender la historia reciente y el presente: Algo va mal, de Tony Judt. Tampoco vendría mal leer las columnas periodísticas de dos Premios Nobel de Economía, que tienen entre otras ventajas su claridad expositiva: Paul Krugman y Joseph Stiglitz. Se puede estar o no de acuerdo, pero sus argumentos sobre la crisis actual, su génesis y las medidas a tomar merecen ser sopesados”.
– Darío Villanueva, secretario de la RAE. “Pienso en dos, aún a riesgo de que ya se hayan leído: Pensar Europa, de Edgar Morin, y Los cimientos de Europa, del que fuera mi maestro en la Universidad, Enrique Moreno Báez. Este es más raro: lo publicó Taurus en 1971 y lo reeditamos póstumamente en 1996, con algunos capítulos inéditos. Los dos libros se complementan. Bien está la Europa del euro y el mercado común, pero también la de la cultura, las ideas, las lenguas, la ciencia, el arte, las literaturas y las Universidades”.
– Julián Casanova, catedrático de Historia Contemporánea. “No es difícil recomendar libros a los políticos que no leen, que tienen a alguien que lee para ellos. Uno sería en inglés, para que el presidente fuera familiarizándose con un idioma que tendrá que utilizar. Fue compilado en 1997 por un conocido historiador, Mark Mazower, y se titulaThe policing of politics in the Twentieth Century. Es una buena guía para saber cómo políticos no tan lejanos tuvieron que abordar los conflictos, controlar las resistencias, convivir con dictaduras o democracias. Todo historia, pero muy actual. Quizás el segundo lo haya leído ya: La fiesta del chivo, de Vargas Llosa. Si no quiere volver a leerlo, uno más clásico, que nunca cansa: A sangre fría, de Truman Capote. Si ha leído los dos, pasaría el examen”.
– Francisco Rico, miembro de la RAE. “Obviamente, Maquiavelo, pero Discursos sobre Livio mejor que El príncipe; Gracián, pero Oráculo manual mejor que El político; yCervantes, pero mejor Pedro de Urdemalas que los consejos de don Quijote al gobernador Sancho Panza. Todos son espejos de conductas políticas”.
– Victoria Camps, catedrática de Ética. “Algo va mal, de Tony Judt, un diagnóstico de la errónea forma de vivir de nuestro tiempo; y La société des égaux, de Pierre Rosanvallon, certera explicación de los factores que han engendrado las grandes desigualdades, y propuesta de una nueva filosofía de la igualdad. Si no sirve porque no hay traducción española, puede ser Sin fines de lucro. Por qué la democracia necesita de las humanidades, de Martha Nussbaum”.
– Reyes Mate, investigador del CSIC. “Discurso de la servidumbre voluntaria, de De la Boëtie, publicado en 1576. El autor medita sobre el enigma de la política: ¿por qué los de abajo se empeñan en someterse a los poderosos como si en ello estuviera su salvación? Pueden incluso rebelarse contra unos y a la vez esclavizarse a otros. La política es noble porque no se aprovecha de esa querencia por el pan y se esfuerza en seguir el camino de la libertad. Y luego el diálogo platónico Protágoras, versión política del mito de Prometeo. Este enseña el arte del fuego a los humanos para defenderse de las fieras. Como estos usan las armas para matarse entre ellos, los dioses mandan a Hermes con los dones del “sentido moral y la justicia” a fin de que el hombre aprenda “el uso político del poder”. Y el cuento de Dich Whittington, El traje nuevo del emperador, ya que el poder produce cargos con tendencia a la adulación que se afanan en tapar las miserias del superior con discursos tan impotentes como el traje del emperador. Mucho me temo que para el ciudadano adulto, como para el niño del cuento, el rey va desnudo”.
– Amelia Valcárcel, catedrática de Filosofía moral y política de la UNED.
“¿Lecturas para un político español? En París más de una vez me he encontrado a Dominique de Villepin comprando libros. En España jamás he visto a un político en una librería. Será que no voy a las buenas. Un gobernante no tiene más obligaciones lectoras que cualquier persona con cierta formación, pero a veces no se llega ni a eso. Parece que la lectura es perjudicial para la salud, pero a todo político español le vendría bien leerMater dolorosa. La idea de España en el siglo XIX, de José Álvarez Junco, para entender las raíces del país. O Isabel II. Una biografía, a cargo de Isabel Burdiel. Por mi oficio, tal vez debería recomendar a algún filósofo, pero no sé si tengo ánimo para pedirle a un gobernante que se atreva con la Fenomenología del espíritu, de Hegel.

D’on venen els nostres cognoms.

El setmanari El Temps publica al 22 de desmbre aquesta noticia del treball de professor Guinot

 

Venim del segle XI

El professor Enric Guinot, de la Universitat de València, ens condueix amb destresa per la història dels nostres cognoms, per la manera com hem arribat a dir-nos com ens diem avui. Una mica abans i una mica després de la revolució antroponímica del segle XI.

Cognom és un terme pres, com tantes altres coses a la nostra vida, de la civilització romana. Per bé que la seva estructura antroponímica, amb els grans clans familiars, es va perdre juntament amb l’imperi, la terminologia (i un bell grapat de noms propis) va ressuscitar passats els segles. I del llatí cognomen tenim ara el terme que, segons el diccionari, ens defineix el “nom de família” amb què provem d’individualitzar-nos davant dels altres, i de situar-nos alhora, en aquest doble joc que ens configura, dins un grup, una nissaga que ens teixeixi les sempre necessàries xarxes de relacions.

Abans d’arribar, però, a aquest doble cognom que avui ens identifica (del pare i de la mare o a l’inrevés, que ara la tria de l’ordre ja és lliure), i des del qual els científics plantegen estudis innovadors, el nostre sistema antroponímic ha viscut un seguit de vicissituds que, tot seguit, i menats per Enric Guinot –catedràtic d’història medieval de la Universitat de València i autor del conegut estudi Els fundadors del regne de València (3i4)–, succintament resseguirem.
Venim de Roma? Venim de Roma en el fons, encara que el seu sistema de cognoms tingui poc a veure amb el nostre. Aleshores, a més del nom propi (posem-hi Titus), un ciutadà romà (no pas les dones, no pas els esclaus) tenia també el de la gens o clan familiar (posem-hi Cornelius) i encara un altre afegitó que d’entrada personalitzava (Africanus, per exemple, si és que havia destacat per alguna victòria en terres càlides) i que amb el temps també podia esdevenir un segon cognom. Tot això, però, es va desfer amb la caiguda de l’imperi. Al capdavall, tal com ens explica Guinot, “la societat antiga de base esclavista, com és la d’època romana, genera unes estructures familiars que creen formes peculiars d’antroponímia, lligades amb les relacions patrilineals, amb l’existència d’un patrimoni que s’hereta per via masculina, i dins d’estructures familiars extenses”. En canviar aquesta estructura social, en canvien també les expressions nominals.

Un sol nom. I la gent que vivia a les terres que havien d’acabar essent catalanes es va quedar sense cognoms. Amb un nom sol ja s’hi entenien, l’etiqueta responia bé a les necessitats i aquells segles de transició a la societat feudal, foscos quant a la informació que ens n’ha pervingut, van propiciar una gran simplificació en la identificació personal. Des de la tardoantiguitat a l’època altmedieval, ens relata Guinot, “en part influïts per l’arribada dels pobles germànics, amb la debilitació de l’estat, del poder públic, i una incipient protofeudalització, es produeix un seguit de canvis socials” que també tenen conseqüències onomàstiques: es trenca la idea de grup clànic romà i perviuen noms simples de tradició romana, al costat d’una gran bossa de noms germànics que s’estenen ràpidament.

D’aquests segles n’hi ha poca informació, però dels següents, a partir del VIII, ja se n’ha pogut fer un buidatge documental. Exhaustiu. Jordi Bolós i Josep Moran es van dedicar a aquesta anàlisi sistemàtica, i en va sorgir el Repertori d’antropònims catalans (IEC), on es mostra com, al segle VIII, ja és absolutament general el nom únic. Ja no hi ha cognoms. I com s’entenien, però, com s’hi aclarien i es diferenciaven? A còpia de diversitat: “Per a evitar la repetició, hi ha milers i milers de noms.” És l’era dels Vuisat, Wadall, Teudiscle, Koigo o Riquilda, un estol de noms que ara ens sonen ben poc o gens. Dels Borrell, Sunyer o Berenguer, que ja són més baixmedievals i que ens perviuen també com a cognoms.

La revolució antroponímica. És d’on venim nosaltres, resumeix el professor Guinot. D’on provenen els nostres noms i cognoms. Els experts l’anomenen “la revolució antroponímica” i va tenir lloc a Europa sobretot al segle XI i començament del XII, juntament amb la implantació general del feudalisme. A la base d’aquesta revolució hi ha, apunta Enric Guinot, el canvi en les relacions socials: durant l’alta edat mitjana apareixen senyors locals que exerceixen un poder privat sobre els seus veïns, i els converteixen en vassalls: “Mitjançant la violència, cacics, petits propietaris, gent de la noblesa, gent armada, utilitza la seua força per a implantar-se com a poder local.” La nova classe emergent converteix aquest seu poder en patrimoni que després vol traspassar en herència als descendents. Una de les formes simbòliques que empra és “afegir al seu nom únic un cognom, un afegit toponímic. D’on? De l’espai que converteixen en patrimoni”. Vet aquí en Guillem de Cerdanyola, posem per cas.

Per tant, continua l’historiador, “ja deixen a la següent generació el castell, els homes armats, les rendes que els paguen i també, per primera vegada, un cognom que va associat a aquest conjunt”. El fenomen és general a Europa. Als comtats catalans ja s’ha generalitzat a començament del segle XII. A partir d’aleshores, i durant tota la centúria, la moda s’estendrà, de manera progressiva, lenta i continuada, a la resta de capes socials. En aquest cas, però, les referències geogràfiques són, diguem-ne, més a la menuda. Tenen relació amb l’entorn immediat, amb el nom del mas, de plantes: és l’època en què compareixen a escena els Comes, Valls, Planes o Pi. “Els nostres cognoms”, destaca Enric Guinot, “vénen d’aquestes invencions dels segles XI i XII. No dic tots, perquè al llarg del temps se n’han continuat creant per diverses raons, però sí l’estoc majoritari”. De mica en mica, s’estenen les fonts d’on beuen els ideadors de cognoms. Ja no són tots cognoms toponímics, com era el cas general de la petita noblesa; ara s’amplien les possibilitats.

I ja és un no parar. Hi ha diverses formes de generar cognoms, que el medievalista ens enumera: “La més comuna és la via del malnom que, per tant, es pot referir a qüestions físiques. Hi entren també els malnoms lligats a microtopònims: per exemple, el mas de la codina (el sot fet al camp per tal de recollir l’aigua de la pluja), pot passar a ser el nom de Ramon de Codina. Amb el pas del segle XIII, la preposició es va perdent i algun seu descendent ja serà, potser, Guillem Codina.” Hi ha també els antropònims relacionats amb oficis (fuster, sabater, ferrer), que es van trobant en documents del segle XII i XIII per bé que, d’entrada, no es pugui dirimir si ja és cognom o simple descripció. El cas és que, tal com explicita Guinot, cada llengua va generant els propis cognoms. Des de processos més o menys similars, però amb resultats diversos, segons els paràmetres propis.

I amb peculiaritats històriques, també. Així, per exemple, si els antropònims procedents de topònims (i no és cap joc de paraules, això, sinó noms de persona que vénen de noms de lloc: antropotopònims) solen tenir, al Principat de Catalunya, emplaçaments propers, de la comarca o de l’entorn, la distància creix quan l’anàlisi se centra en el País Valencià o les Illes Balears, recorda Guinot: “Molta gent, en les migracions repobladores dels segles XII i XIII, encara que el seu pare ja s’haguera inventat un cognom, adopta, en establir-se, el de la localitat d’on prové. Per això és al País Valencià on trobes més cognoms toponímics catalans. O aragonesos, també.” Són els Benavent de Quatretonda, per exemple. Els Balaguer, Gironès, Tàrrega o etcètera.

Geografia. Hi ha, per tant, anota Enric Guinot, una “geografia dels cognoms”, que no és sempre exacta, però sí orientativa. I que ens mostra, per exemple, la tendència a fer cognoms directament del nom del pare, en el cas català (Bernat, per exemple), o a afegir-hi un sufix en el cas del castellà (Bernárdez, per tant, com a fill de Bernardo). “És una tradició castellano-navarro-aragonesa que també es detecta al sud de Catalunya. I, per tant, quan trobes un Pérez, Peris o Sànxez, pot ser d’origen navarrès o aragonès o de la zona oriental de Castella, però també n’hi ha una part que prové de Lleida o Tortosa, perquè ja hi ha hagut una migració anterior. Les coses mai no són tan senzilles”, explica Guinot amb un somriure.

No hi ha, continua l’especialista, una explicació clara per a aquesta tendència als cognoms antroponímics amb sufix, en el cas castellà: “Per moda, tradició o el que siga, és així. I, proporcionalment, a Castella es generen molts més cognoms d’aquest tipus, antroponímics, que no els que tenim en català de l’estil de Rius o Serra. El model de generació de cognoms és més simple, a Castella, i, en conseqüència, n’hi naixen molts de repetits, cosa que farà que, amb el pas dels segles, s’estenguen molt més que no els altres. Perquè al segle XII no n’inventaren tanta varietat.”

Les migracions, ja ha estat dit, són una font clara d’extensió de cognoms. En el nostre cas, cal tenir present tant els moviments fundacionals de població com les aportacions posteriors. Per als casos valencià i balear, Guinot és contundent: “Els nostres cognoms vénen dels repobladors, no pas dels musulmans.” I de les migracions posteriors, també, ara en parlarem. Però, d’entrada, dels repobladors.

Sobre aquesta base, sobre l’antroponímia creada als segles XI i XII i escampada al XIII, s’hi van anar afegint possibilitats: “Sempre hi ha migració, però també és veritat que hi ha moments d’acceleració. Podem esmentar l’arribada d’occitans, en època moderna. Parlem, en alguns pobles de la zona de Girona, d’un 40-60% d’immigrants. Això significa, és clar, un nou estoc antroponímic. De vegades no és diferent, perquè un Ferrer és igual en occità que en català, però unes altres vegades sí que aporten cognoms nous. Com ara el meu, Guinot, que arriba a Castelló el 1513.” Més migracions? Al segle XVIII, de francesos (de capes socials més altes, ara, que no pas els occitans), o de maltesos que arriben al País Valencià empesos per la pressió turca sobre l’illa (els Attard o els Mifsud, per exemple, tenen aquest origen). Fins que arribem a les “grans migracions del XX”: de començament de segle i dels anys 50-70, amb l’entrada de població de Múrcia, Castella, Aragó o Andalusia. “El més visible en l’antroponímia és que, estadísticament, ha convertit els Martínez, López o Sànchez en els cognoms més usuals a Catalunya i al País Valencià. Perquè el nombre d’immigrants va ser elevat però, sobretot, perquè tenien un estoc força breu de cognoms. Eren molt repetits”.

La Iglesia recibe al año 10.000 millones de las arcas públicas

Más de 10.000 millones de euros recibe la Iglesia Católica española del gobierno de Zapatero en conceptos varios, según Europa Laica. Una media de 200 euros por habitante, sea o no creyente. Estado, Comunidades Autónomas, Diputaciones y Ayuntamientos dedican recursos de sus presupuestos a la Iglesia.

Una de las partidas llega a través de la casilla de la Iglesia en la Declaración de la Renta. El año pasado se aportaron 250 millones de euros por esta via a la Iglesia. También en la casilla de fines sociales hay que sumarle 80 millones que la Iglesia recibe para proyectos de ONGs católicas. Según expertos en derecho eclesiástico, los actuales acuerdos Iglesia-Estado que consagran la financiación pública de la Iglesia, con un compromiso que jamás cumplió la Iglesia Católica española (el de trabajar por su autofinanciación) afirman que el conjunto de los acuerdos son inconstitucionales. La Iglesia Católica es la única religión con financiación pública. Judios, musulmanes y evangélicos se reparten apenas 6 millones de euros, a través de la fundación Pluralismo y Convivencia, mientras que la Iglesia Católica recibe más de 10.000.

La Constitución, después de 30 años de vigencia, establece que ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los privilegios económicos, jurídicos y políticos de los que disfruta la Iglesia en España hace que estemos en un estado confesional encubierto. Todavía sin la separación que reivindicaba Jesús de Nazareth (“Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”)

CIFRAS:
Asignación IRPF: 250 millones de euros

Otros fines: 80 millones de euros

Ahorro por impago de los impestos de IBI o Patrimonio: 1.000 millones

Profesores y conciertos en educación: 4.600 millones

El Estado paga 16.000 profesores de religión de los centros públicos y financia centros privados/concertados

Atención sanitaria (dispensarios, centros de transeúntes, centros de salud dirigidos por entidades religiosas): 3.200 millones

Funcionarios (religiosos que ejercen de capellanes en cárceles, cuarteles, Fuerzas Armadas): 25 millones de euros

Monumentos, conservación del Patrimonio histórico y artistico de la Iglesia: 500 millones de euros.

Asociaciones de ámbito local, procesiones: 290 millones de euros.

Jornadas de la juventud: 60 millones de euros.

Nunca, desde la aprobación de la Constitución del 78, ha recibido la Iglesia Católica española más dinero que con el actual gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Los movimientos cristianos de base, Izquierda Unida y otros movimientos sociales reclaman para la próxima legislatura que se den pasos para que el estado sea laico de verdad y la iglesia católica se autofinancie.

Publicat a LaRepublica.es  nov 2011

De la llibertat i privacitat a Internet. Entrevista a John Perry Barlow

El pais del 6 de novembre de 2011 publica

“Es un momento crítico. Hay que reconocer que la historia de Internet todavía es breve, pero ha hecho posibles movimientos revolucionarios, como los que han surgido últimamente, sin líderes ni ideología. Esto nunca habría sido posible sin Internet. Las grandes corporaciones quieren reducir el debate al tema de la propiedad intelectual, pero lo que está en juego es la libertad de expresión”. Lo afirma John Perry Barlow, personaje clarividente y discreto, cofundador de la Electronic Frontier Foundation (EFF) y autor de la Declaración de independencia del ciberespacio, que cumple 15 años con la misma vigencia de entonces. Barlow ha estado en Barcelona para participar en el tercer Foro Internacional de Cultura Libre.

Su trayectoria empezó en los años dorados del rock como letrista de Grateful Dead, “probablemente el primer grupo de la historia que compartió sus creaciones y realizó campañas de mercadotecnia viral”, apunta Barlow, recordando el movimiento de los deadheads, sus seguidores, que pusieron en marcha redes de intercambios analógicas y caseras y también las primeras comunidades virtuales, organizadas sobre BBS, los tablones de anuncios digitales precursores de las redes sociales actuales.

En 1996, Barlow hizo pública su célebre Declaración de independencia del ciberespacio. “Gobiernos del mundo industrial… En nombre del futuro, os pido que nos dejéis en paz… No ejercéis ninguna soberanía sobre el lugar donde nos reunimos. No hemos elegido ningún gobierno, ni pretendemos tenerlo”, escribía entonces. Ahora confiesa, “La escribí enfadado y un poco borracho, porque quería que los países reconocieran lo que estaba sucediendo. Sigo convencido de que no sabrían cómo reconquistar la soberanía sobre Internet”, afirma Barlow.

Seis años antes, en 1990, había participado en la fundación la EFF, de la que es director. Una de las grandes batallas de la EFF es la privacidad de los datos. “Yo vivo en un pueblo pequeño donde todos saben todo de todos, así que no me preocupa mucho la privacidad. Me parece un concepto sobrevalorado, pero entiendo que para muchas personas es imprescindible. Además es inconcebible que se comercie con los datos personales”, indica.

A los usuarios que quieren proteger su privacidad de los grandes fagocitadores de datos, la EFF aconseja Tor, una red que oculta toda información sensible del ordenador del usuario, “protegiendo el anonimato y evitando posibles censuras”. “Los protocolos seguros lo son solo en parte. El opuesto de cada verdad es otra verdad. Internet es un excelente instrumento social y otorga una enorme libertad, pero es también un instrumento de control y aislamiento, que te pone en una condición de esclavitud”.

“El punto crucial es la falta de libertad. Cada vez que desde los Gobiernos cierran algo limitan las posibilidades y reducen las habilidades del futuro. Sin embargo también los políticos y las corporaciones dependen de Internet y si van a recortar sus potencialidades, estarán autolimitándose. Es hora de cambiar la forma de pensar: la información no es ni tuya ni mía, es de todos”, concluye con rotundidad.

Entrevista al president Lukashenko

Soviétskaya Rossía / Traducido del ruso por Josafat S. Comín

Extracto de la conferencia de prensa del presidente bielorruso a los medios de comunicación de diversas regiones rusas.

En este ya habitual recorrido por Bielorrusia para la prensa, nos embarcamos en esta ocasión 86 periodistas de 40 regiones de Rusia. Esta vez nos centramos en las regiones de Gómel y Minsk. Durante cuatro días pudimos visitar las empresas “Gomelmash” y la “BMZ” (Fábrica metalúrgica de Bielorrusia), estuvimos en el sovjoz “Sozh”, en la quesería “Polesskie syry”, y en una unidad militar del ministerio de defensa. También tuvimos ocasión de conocer los centros culturales e instalaciones deportivas de Joyniki y Zhlobin. La región de Gómel fue la más afectada por la catástrofe de Chernóbil de toda la Unión Soviética, por lo que resultó especialmente interesante y aleccionadora la visita a la reserva natural de Polesski, donde se llevan a cabo investigaciones permanentemente sobre las consecuencias de la catástrofe.

El 7 de octubre en Minsk, en la biblioteca nacional tuvo lugar la conferencia de prensa del presidente Lukashenko. En el transcurso de cuatro horas respondió con sinceridad a las más diversas preguntas sobre la vida del país, sobre sus problemas internos y la política internacional.

Lo que pudimos oír de boca de los trabajadores y del presidente y lo que vimos con nuestros propios ojos, no tiene nada que ver con la imagen que presentan la televisión rusa y diversos medios escritos en Rusia. La denominada crisis económica bielorrusa tiene sus particularidades propias, completamente distintas de las realidades de la crisis rusa. Así por ejemplo, en el primer semestre de este año, el PIB bielorruso ha crecido un 11% en relación con el mismo periodo del año anterior, mientras que en Rusia el crecimiento ha sido de un 3,7%. Es decir, las fábricas y las empresas del sector agrícola trabajan a pleno rendimiento. Los aparadores de las tiendas están llenos. El nivel de vida de la población no ha descendido para nada, comparado con lo que vimos justo ahora hace un año. Sin embargo el país sufre una falta de divisas, por lo que los cursos de cambio “bailan”, y en consecuencia los precios. Confío en poder contar en la próxima edición, lo que realmente está sucediendo en la economía y en la política del país, y sobre las causas de lo que está ocurriendo.

Alexánder FRÓLOV.

El presidente mostró su deseo de que los periodistas compartieran sus impresiones con los lectores, radioyentes y televidentes rusos, para que Bielorrusia apareciese representada en el espacio mediático ruso, en diferentes tonos y no solo en negro. “Hay una enorme demanda de veracidad”. Durante la rueda de prensa Alexánder Lukashenko tocó todos los temas de actualidad; la situación económica en Bielorrusia, las perspectivas de privatización, las relaciones con Rusia, Occidente y China, la construcción de un Espacio económico unido…

Estas son algunas de las respuestas del presidente a preguntas de los periodistas.

Sobre la situación económica

Yo nunca he hablado de crisis. Crisis es cuando todo se hunde. Nosotros estamos atravesando determinadas dificultades con las divisas. No deja de ser paradójico…nuestro PIB en este periodo ha crecido aproximadamente un 10%. Es un muy buen crecimiento del PIB. Pero nosotros no comerciamos ni con petróleo, ni con gas. Nosotros comerciamos con todo lo que producimos con nuestras manos y nuestras cabezas. La base de Bielorrusia es la transformación la elaboración en todos los ámbitos… Principalmente en construcción de maquinaria y en la agricultura. Y esa es una producción que no es tan fácil comercializar.

Prácticamente hemos duplicado los niveles de la Unión Soviética. Y no ha sido nada fácil llegar a esos indicadores. Además tenemos una extraordinaria carencia de mano de obra. No tenemos suficiente mano de obra…

Sí, hemos tenido que devaluar la moneda nacional. Y en ese sentido nos han “ayudado” mucho, ciertos medios informativos rusos y algunos funcionarios que ya no están. Son los que crearon el “agiotaje” en torno a Bielorrusia. Y luego, como ya he tenido oportunidad de decir a su gobierno, hemos pagado un muy alto precio por la integración en el Espacio económico unido. Como ya saben, desde el 1 de julio, los aranceles aduaneros que gravan la importación de automóviles, para beneficio exclusivo de Rusia, han sido prohibitivos. Claro que antes del 1 de julio, nuestra población intentó meter en el país toda esa chatarra, de un modo desmedido. Esto condicionó la salida del país de 3 mil millones de dólares. Pero no es ese el principal motivo. En el último quinquenio, hemos visto como los precios de los hidrocarburos y materias primas provenientes de Rusia, se multiplicaban por cinco. Y Bielorrusia al igual que antes fuera el “taller de montaje” de la Unión Soviética, sigue siendo hoy en esencia, el taller de montaje de la Federación de Rusia.

Hemos tenido que apretarnos mucho el cinturón, pero no teníamos otra salida que garantizar el saldo positivo en el comercio exterior. En los últimos meses, ese saldo está siendo positivo. Por supuesto, no está siendo en absoluto tarea fácil, el poder, poco a poco, seguir viviendo con normalidad y mantener el nivel de producción y los tiempos de crecimiento propios de nuestro país.

Así que esa es la paradoja: la economía crece con normalidad, hemos tenido unos ingresos de divisas como nunca, y sin embargo son insuficientes, debido a los motivos que he nombrado. Pienso que en el futuro podremos normalizar esta situación. Incluyendo el acuerdo de precios con Rusia. Estamos dialogando. Y por las informaciones que me llegan, esas negociaciones van en la buena dirección. Y Rusia está plenamente decidida y responsabilizada para garantizarnos las condiciones iguales prometidas en el momento de la creación del Espacio económico unido.

Es muy importante el que Bielorrusia siga creciendo económicamente, en su nueva etapa, fuera de la unión Soviética. Pero ese crecimiento económico, prácticamente no ha ido acompañado del crecimiento en el gasto de energía y combustibles. Y eso es fundamental. Es decir, seguimos comprando lo mismo que antes, pero estamos produciendo casi el doble.

Sobre la privatización

No soy yo el que ha inventado la diversificación. No puedes concentrar todos tus esfuerzos en una sola parte. Recordarán todas esas “guerras del petróleo” luego las dos “guerras el gas”, la “guerra de los lácteos”, la “guerra de los caramelos”. Todo puede pasar. Por eso hay que diversificarse. Es una regla de oro válida para todo el mundo. No se pueden poner huevos en una sola cesta. Debemos al menos contar con tres cestas.

Vemos las cosas de un modo realista. Pongamos el ejemplo de “Bielaruskalii”. Es una empresa muy potente, que aporta 3 mil millones de beneficios en divisas a las arcas del país. No estamos en contra de privatizarla. No le tenemos miedo a eso: Pero hemos dejado claro cual es el precio de “Bielaruskalii”: 30 mil millones de dólares.

En Rusia quieren hacerse con esta empresa: Es algo valioso, 3 mil millones al año. 10 años, 30 mil millones. Desde Rusia solo me vienen reproches y todo tipo de propuestas. No se imaginan todo lo que tengo que oír. Yo intento explicarles que aquí no se hacen las cosas así. Aquí nadie nos mete dinero en el bolsillo, y mucho menos a un presidente. He vivido de modo honrado todos estos años como presidente y no tengo ninguna intención ahora de quitarle ni arrebatarle nada al pueblo.

Por eso, si quieren comprar algo, acciones, activos y demás, vengan, aquí tenemos normas civilizadas. Ustedes están acostumbrados a hablar de “relaciones entre socios sobre las condiciones del mercado”, ¿no es así? Pues bien. Hoy, por ejemplo, “Bielaruskalii” la quieren comprar los chinos, los indios, que son nuestros principales mercados, dos compañías occidentales, que no quiero nombrar, Catar está interesado, los rusos y alguno más. La sacamos a concurso. El que mejores condiciones ofrezca, el que más pague, a fin de cuentas, será el que se hará con el paquete de acciones que queremos vender.

No es cierto que estemos frenando la entrada del capital ruso. Le damos la bienvenida. Y mejor aún ¿Por qué no poder convertir las refinerías en sociedades anónimas? El oleoducto viene de Rusia, son fábricas construidas para el tratamiento del petróleo de la marca rusa “Yurals”. ¿Es así o no? Es cierto, ya hemos aprendido a trabajar en “Santa Bárbara” en Venezuela, cuando ustedes nos “echaron el cerrojo” y tuvimos que salir a buscarnos la vida lejos de Rusia. Por suerte eso ya ha quedado atrás. Nosotros recibimos hoy petróleo de Rusia, lo refinamos, ¿por qué no habríamos de crear sociedades anónimas con el origen de ese petróleo, con Rusia? Sería lo correcto. Pero no podemos hacerlo en las condiciones en que nos lo proponen. Supongamos. “Gasprom” está interesado en la compra del 50% de “Bieltransgas”. Nuestra compañía está valorada en 5 mil millones de dólares…Si “Gasprom” está de acuerdo, nosotros también. Tuvimos conversaciones, estábamos listos para cerrar los acuerdos con la Federación de Rusia. Miller estuvo aquí y confirmó nuestro interés en el precio del gas, del tránsito etc. Bueno, yo les vendo la tubería, ¿Pero acaso ustedes no van a enviar por ella gas a Occidente? ¿Van a hacerlo por el “Nord Stream”? Por eso le dijimos a “Gasprom”: nosotros les vendemos esa tubería pero con la condición de que se le vaya a dar uso, de que no la van a cortar ni cerrar. Estos son también nuestros ingresos, es nuestra gente, cerca de 10 mil personas, los que trabajan allí. “Bieltransgas” es una compañía enorme y es lógico que deba preocuparme del normal funcionamiento de la compañía ¿no? Durante bastante tiempo Gasprom no estuvo de acuerdo. Entonces le dijimos que no íbamos a vender, les dijimos que queríamos que esta empresa se quedase en Bielorrusia y siguiese trabajando. Finalmente llegamos a un acuerdo. Llegó Millar y dijo: “estamos de acuerdo”.

Yo le dije: “entonces nosotros también estamos de acuerdo”. Y en cuanto estampemos las firmas en los contratos, el 50% de “Bieltrangas” es suyo, no hay problema”.

Sobre “Bielaruskalii” hay infinidad de rumores, que si hemos vendido, que si no. Nade ha vendido “Bielaruskalii”. Y si no aceptan el precio, no tenemos prisa. Es una empresa que ofrece una rentabilidad del 100% y que está funcionando bien. ¿Qué prisa tenemos? Necesitamos una determinada cantidad de dinero, para depositarlo en nuestras reservas. Venderemos el 25-30% de “Bielaruskalii”, pero nunca renunciaremos a su control.

Tenemos unas exigencias de protección social muy serias para todo aquel que aspire a privatizar. Nos critican por no haber permitido que se privatice nada del sector estatal y demás. Nunca nos hemos cerrado en banda. Pero las condiciones son las que son: igual que funciona esta empresa estatal, deberá seguir funcionando si la compran. Pero si lo que buscan es venir aquí, pagar sueldos de miseria a nuestros trabajadores y llevarse el beneficio fuera, entonces no necesitamos esa clase de inversores. Incluso si se trata de una empresa del sector de las nuevas tecnologías. No estaría trabajando para nosotros. Y echarán gente a la calle ¿y donde los pongo luego?

Por eso nosotros mismos nos encargamos de modernizar nuestra producción. Y si alguien está de acuerdo con esta política, será bien recibido.

Sobre la situación geopolítica del país

Ya saben lo que respondo cuando me toca oír que para los rusos Bielorrusia no es importante. Me van a perdonar que me exprese así, pero saben, yo creo que para Rusia, seguramente perder un trozo de la propia Rusia sería menos doloroso que perder Bielorrusia. Y no me estoy refiriendo solo desde el punto de vista estratégico, político-militar etc. Todo eso es comprensible. También importa el aspecto emocional: el ruso estaría perdiendo algo propio, así al menos lo percibo yo. Lo mismo nos ocurre a nosotros. Cuando comienzan a hablar en Occidente o en algún lugar de Rusia me dicen: Mira, Lukashenko está jugando con Occidente, traicionando los intereses de Rusia y tal. Cuantas veces he tenido que decir que nunca he estado jugando con ellos, ni con nadie. Porque el juego se puede terminar: a unos les dices una cosa, a los otros otra, y al final te acabas liando. Por eso hay que ir con la verdad, para no enredarte. Soy partidario de decir la verdad. O si no, mejor callarse.

En cualquier conversación que he tenido, con todas las personas con las que me he visto, antes y ahora, siempre digo: “No esperen que vaya a cooperar con ustedes, para perjudicar a Rusia”. En general eso no beneficiaría ni a Occidente, ni a Rusia. Queremos ser un eslabón fiable de unión entre Rusia y la Unión Europea. Es nuestro destino, toda la vida nos ha tocado desempeñar ese papel. Por eso debemos llevar a cabo la política que nos corresponde. Debemos ser buenos y allí y aquí, de lo contrario acabarían martirizándonos.

Sobre la responsabilidad

¿Saben en qué se diferencian los bielorrusos de otros? Es un pueblo instruido. Y el que haya surgido un problema, eso no significa que van a salir y decir: “Lukashenko es malo”. Eso es una estupidez. Me van a perdonar, se lo ruego, por la inmodestia, pero los bielorrusos deben aferrase a Lukashenko incluso en la más crítica de las situaciones, como uno que se está ahogando se aferra a una paja, porque Lukashenko nunca ha traicionado, ni va a traicionar. Nunca. Y no solo a los bielorrusos, tampoco a los rusos. Eso no me es propio. Si han surgido problemas, siempre los voy a explicar a la gente de un modo abierto y honrado y me van a comprender. ¿Saben por qué? Porque nadie puede lanzarme una piedra y decir: “ladrón, se hizo con el poder, para enriquecerse, lo tiene todo y nosotros nada”. Nunca. Es una frontera que no voy a cruzar. Y no voy a dar esa oportunidad a mis enemigos. Es algo que entiendo perfectamente.

Y si yo supiera que el 80% de los bielorrusos o más, odian a Lukashenko, recogería mis bártulos, los pondría sobre la mesa y diría: Gracias, hermanos bielorrusos” Me puedo ganar el pan en otro lado. Yo no me aferro a este sillón, como escriben a veces en Rusia, por el poder, por la riqueza o el dinero”. No. Soy el primer presidente del país. Y debo dejar el país de modo que el que venga después, sienta vergüenza de hacerlo peor. Ese es el país que debo dejar en herencia a los bielorrusos. Nuestra gente sabe eso.

Fuente: http://www.sovross.ru/modules.php?name=News&file=article&sid=589203

publicat a http://www.larepublica.es