Arxiu de la categoria: medecina

12 consells d’en Paco Mora per mantindre el cervell salubable

al programa redes de tve2 del novembre de 2011 han descrit aquests 12 punts fàcils de posar en practica

1. COMER MENOS. Comer más de lo que necesitamos aumenta el estrés oxidativo del organismo, que agrede a las proteínas, a los lípidos, al ADN y al cerebro. Menos comida potencia la producción de nuevas neuronas en el hipocampo, la región encargada del aprendizaje y la memoria, aumenta la sinapsis y favorece los mecanismos de reparación neuronal.

2. DEPORTE DE FORMA REGULAR. Men sana in corpore sano. Al practicar deporte aeróbico de forma habitual y continuada segregamos unas sustancias que repercuten en una mayor plasticidad del cerebro. Se potencian las sinapsis entre neuronas, la clave del aprendizaje y la memoria.

3. EJERCICIO MENTAL. Hacer ejercicio mental todos los días. Jubilarse no implica sentarse en el sofá de casa a ver la tele, hacer crucigramas o leer. Debemos estimular la mente con retos; por ejemplo: aprender un idioma nuevo. Es una tarea fascinante, que requiere esfuerzo, pero que produce mucho placer, porque es útil y porque provoca la admiración de los demás.

4. VIAJAR MUCHO. Viajar requiere, en esencia, aprender y memorizar, adquirir percepciones y memorias nuevas. La rutina es nefasta para el cerebro. Además, viajar genera un cúmulo de emociones, que es realmente lo que mueve a nuestras neuronas.

5. VIVIR ACOMPAÑADO. Una buena salud mental pasa por tener relaciones buenas y constantes con los demás. La transferencia emocional tiene muchas ventajas sociales. Quienes viven en pareja y tienen amigos se adaptan mejor a los cambios.

6. ADAPTARSE A LOS CAMBIOS. Adaptarse quiere decir también asumir los tiempo que corren. Si nos aislamos, si decimos “yo ya soy muy mayor para esto”, lo único que conseguimos es estresarnos emocionalmente.

7. EVITAR EL ESTRÉS CRÓNICO. El estrés crónico tiene muchas consecuencias dañinas sobre el organismo y el cerebro, libera de forma constante hormonas glucocorticoides que afectan directamente al cerebro. Lo mejor para contrarrestarlo es practicar deporte.

8. NO FUMAR. Este hábito puede producir pequeños infartos cerebrales y declinar las funciones mentales. La nicotina produce una reducción de la memoria y la atrofia y la muerte de las neuronas. Además, aumenta el estrés oxidativo en el cerebro.

9. DORMIR BIEN. Necesitamos entre siete y ocho horas de sueño reparador cada noche para que nuestro cerebro pueda borrar aquella información innecesaria y reforzar los conocimientos aprendidos. También para reparar tejidos dañados.

10. EVITAR EL APAGÓN EMOCIONAL. La motivación, la ilusión, la emoción, es lo que nos empuja a tener ganas de vivir. Ése es el motor que llevamos dentro y que nos mueve a querer seguir estando vivos.

11. AGRADECIMIENTO. Agradecer es uno de los gestos humanos más bellos, que une a quien agradece y a quien recibe el agradecimiento. La vejez es un tiempo sano de agradecer, de dar, de crear nuevos lazos y dejar atrás antiguos lastres que eran causas de tensiones, angustias y pesadumbres.

12. LAS PEQUEÑAS COSAS. Ser mayor, de mente clara y sano es un privilegio. Disfrutemos de las pequeñas cosas, sin crearnos necesidades por las que tengamos que luchar para conseguirlas.

Rafael Maldonado. Les drogues modifiquen el llindar del plaer.

publicat a El Temps. Febrer de 2009

Rafael Maldonado ha dirigit una exposició sobre les drogues organitzada per la Fundació “la Caixa” i el Departament de Salut i adreçada sobretot a joves, famílies i educadors. Al Principat, segons dades del Llibre blanc de la prevenció a Catalunya, el 62% dels joves que tenen entre 14 anys i 18 han consumit alcohol, el 25% han consumit cànnabis i més del 2,5% havien pres cocaïna alguna vegada el darrer mes.

—Quin és el mecanisme cerebral pel qual ens enganxem a la droga?

—La droga actua sobre uns mecanismes que són summament poderosos perquè són els mateixos que fan de mitjancers amb els efectes reforçants dels estímuls naturals.

—Els estímuls naturals, quins són?

—El menjar, la cerca del plaer sexual i el reconeixement parental per a cobrir la necessitat de perpetuar l’espècie. Els estímuls naturals han d’actuar sobre aquests mecanismes per poder mantenir l’espècie, però quan les drogues actuen sobre aquests mecanismes i els modifiquen, ho fan de manera permanent, cosa que genera el procés addictiu. Les drogues actuen sobre aquests circuits i els modifiquen. Què passa al començament? La droga va a produir plaer. Aquest plaer serà clau perquè comenci el procés addictiu.

—Per què produeix plaer?

—La droga produeix uns canvis neuroquímics que, al començament, seran els mateixos que produeixen els estímuls naturals. Però un cop s’inicia el procés, amb l’actuació es produeix el canvi esmentat en els circuits. Modifiquen el llindar requerit perquè es produeixi plaer. De manera que, al començament, les drogues van produint aquest efecte plaent, però, poc a poc, a mesura que l’exposició a les drogues és crònica, aquest efecte va minvant. Quan el subjecte ha consolidat el procés addictiu, amb la droga ja no cercarà plaer sinó que tindrà l’objectiu de no trobar-se malament. El procés s’inicia cercant plaer i es consolida perquè el subjecte no vol trobar-se malament.

—Per què es troba malament?

—Es produeixen canvis adaptatius en els circuits del plaer. Diguem que el llindar hedònic d’un subjecte normal es troba en el nivell 0. Doncs el llindar hedònic d’un drogoaddicte està per sota de zero. El seu llindar hedònic és negatiu i, per tant, es troba sempre malament. Per aconseguir tornar al nivell zero, per no sentir-se malament, el subjecte addicte necessita consumir la droga.

—Totes les drogues tenen aquest mateix efecte en el cervell, tant se val que siguen excitants com depressores?

—Totes produeixen uns canvis en el cervell que són comuns. Totes entraran pel mateix circuit a la generació del procés addictiu. Totes les drogues produeixen alteracions comunes, que són l’alteració dels circuits de recompensa.

—Les drogues són dures o toves, segons el temps que els costa de modificar aquests circuits del plaer?

—No. Trenquem el mite que hi ha drogues dures i toves. Hi ha drogues i les drogues causen problemes. Hem d’evitar que causin aquests problemes, però oblidem el mite sobre drogues dures i toves.

—No hi ha una diferència de temps d’addicció entre unes i altres?

—Oblidem els mites i anem a les realitats. La realitat és que l’exposició a les drogues origina problemes i els problemes dependran: 1) de la droga; 2) de la vulnerabilitat de l’individu; 3) de l’ambient. La conjunció d’aquests tres factors accelerarà l’entrada en el procés addictiu. No tan sols un. Tots tres: la droga, la vulnerabilitat individual i l’ambient.

—El nivell de vulnerabilitat de cadascú és desconegut?

—Sí. És com una ruleta russa. No podem saber quina és la teva vulnerabilitat.

—Dèieu que la droga afecta la zona que està preparada per a sentir plaer amb els estímuls naturals, com el sexe i el menjar. La modificació del llindar del plaer en addictes també afecta aquests estímuls naturals?

—No. Quan es produeix aquest canvi, apareix una situació patològica, una alteració del cervell. L’alteració produeix una malaltia que anomenem addicció. Òbviament, un subjecte addicte és una persona que pateix una malaltia crònica. I hem d’aconseguir que aquest subjecte pugui tenir una vida normal.

—Per què és tan difícil de deixar de consumir?

—És que l’individu pateix una malaltia crònica, sí. I hem d’aconseguir que torni a trobar-se en una situació normal. Si fem un símil amb un subjecte que pateix asma, hipertensió o diabetis –totes tres són malalties cròniques–, veiem que podem aconseguir que el subjecte asmàtic, hipertens o diabètic dugui una vida normal. Per a això, s’ha d’adaptar a la situació. Una cosa semblant s’ha d’aconseguir amb el subjecte addicte. Per això hem d’evitar que s’exposi a determinades circumstàncies que el facin recaure. Un subjecte que pateixi una addicció ha d’evitar les situacions que l’hi facin tornar. Tots sabem que un subjecte addicte a l’alcohol no pot tornar mai més a la vida a consumir alcohol. Passa igual amb la majoria de les drogues: el tabac, la cocaïna…

—Per què tornar-hi és tan perillós?

—Perquè tornar a consumir reactiva els circuits que li han fet patir l’addicció.

—I és difícil de convèncer.

—El subjecte addicte pateix uns canvis a llarg termini, que li provoquen una gran dificultat per a controlar la conducta. Aquests canvis en el control de la conducta fan que tingui dificultats per a prendre decisions. Al nostre cervell, l’estructura que ocupa el màxim ordre jeràrquic en el control de la conducta és l’escorça cerebral. És aquesta estructura cortical la que ens fa tenir un comportament racional i no prendre decisions indesitjables per a nosaltres mateixos. En un individu addicte es produeix una alteració en l’escorça cerebral que li impedeix de controlar la conducta. Per això, serà molt difícil per a un addicte de prendre una actitud racional sobre la seva addicció. Per això mateix serà molt difícil que el puguem convèncer de deixar la droga.

en Vasily Nesterenko ha mort

25 agost 2008
mail from @belrad..
Subject: Urgent Bad News

Dear my friends and our partners!
I have the most bad news during last time!
Today morning I had known that the Professor Vasilij Nesterenko has died.
I dont know if his family informed you. Tomorrow I will say him last hello and could take your kind words too.
We all grieve about him!!!
I suppose that we all could join efforts and continue our common good intention!
We are together.

Fragmento de Reportaje publicado en el suplemento de Historia del periódico Heraldo de Aragón el 18 de octubre de 2007.

Anna Zorina dice: “Cuando ocurrió el accidente de Chernóbil, trajeron a casa unas cartulinas con indicadores. Antes de comer nada, tenías que hacer la prueba. Si el indicador se ponía verde, no había problema. Pero si se ponía rojo, tenía radiactividad y había que tirarlo”. ¿Adónde se tira una manzana radiactiva? ¿Al cubo de la basura? Anna Zorina no lo sabe, era muy pequeña entonces. Vive en Minsk, la capital de Bielorrusia, y es amiga del escritor Alexander Kaletski. Hace unas semanas vino a España con su hermana Olga. Acompañaban a un grupo de niños contaminados de los alrededores de la central de Chernóbil.

“Una de las familias receptoras tenía asignada una niña de 12 años”, cuenta Olga Zorina. “Le habían comprado ropa de la que pensaron que sería su talla natural. Pero cuando se la probaron vieron que era demasiado grande. Así que volvieron a la tienda: la ropa que de verdad le valía era para niñas de 8 años. En dos meses de sol, mar, comida limpia y entorno saludable ha ganado tallas y ya se pone la ropa que le compraron al principio. La de una niña normal de 12 años.” Olga Zorina añade: “En Francia los acogen tres semanas y la radiación interna les baja un 25%. Pero en España, que es el país que más niños acoge, junto con Japón, y donde suelen estar dos meses, la radiación de los niños disminuye un 62%”. Durante el invierno la niña no se enfriará. Y se lo agradecerá por carta a la familia que la acogió un verano. Les mandará fotos de sus padres, en su casa de campo. Con su gato. Al final, les escribirá: “Aquí, en Mozyr, en Braguine, en Zhlobin, en Viatka, en Svetlogorsk, en Motnevichi, en Nisimkovichi o en Dubovy Log, que es el pueblo oficialmente más contaminado de Bielorrusia, todos quieren conoceros. Sois nuestros amigos. Podemos vernos en Minsk, así no tenéis que venir hasta estos campos podridos. Mis padres quieren daros las gracias. Quieren abrazaros”.

Al profesor Vasili Nesterenko lo llamaron a Chenóbil el 29 de abril de 1986, tres días después de que se produjera el accidente. Era el jefe de un proyecto militar soviético de naturaleza nuclear. El académico Valeri Legassov, que fue quien dio la versión oficial del accidente en Viena, cuatro meses más tarde, no sabía cómo apagar el incendio y los isótopos se escapaban al aire, formando una nube radiactiva que acabó recorriendo el planeta. “Profesor Nesterenko, necesitamos su ayuda”, le dijo Legassov. “Lo recogerán en un helicóptero, en tres horas y media estará con nosotros.” Y es que en el gorkom de Pripiat, la sede del partido, donde se instaló el gabinete de crisis, acababan de hacer un hallazgo espeluznante. Según los cálculos de los físicos, había entre un 5 y un 10% de probabilidades de que alrededor del 10 de mayo se produjera una explosión nuclear. Así lo declaró Vasili Nesterenko en el Centro Georges Pompidou de París.

“Toda Europa se hubiera convertido en territorio inhabitable.” La explosión hubiera sido equivalente a 40 bombas atómicas como las de Hiroshima y Nagasaki juntas. Nesterenko evitó que eso ocurriera. Después dejó el ejército, el proyecto Pamir y todo lo demás. Desde hace dos años, la joven Olga Zorina es la asesora jurídica del BELRAD, instituto independiente para la protección radiológica que dirige el profesor Nesterenko. Y trabajan juntos, en despachos contiguos. Olga Zorina dice: “La misión de BELRAD, de Minsk, es informar a la gente de lo que puede comer, de cómo debe cocinar los alimentos, de cómo vivir con la radiactividad. Enseñamos a los maestros a que propaguen hábitos saludables. Las hortalizas deben ponerse en agua con sal durante un día. No deben comer setas. Les decimos de dónde pueden beber agua. Medimos las radiaciones humanas con un espectómetros y les damos Vitapect, un complejo vitamínico a base de la pectina de la manzana. Eso es lo que hacemos, prevención y trabajo científico”. Olga Zorina insiste: “Científico”. Los resultados, en este ejemplo: durante diciembre de 2005 y enero de 2006, se tomaron mediciones a 51 niños y 15 adultos en la ciudad de Belyayevka y se observó que con la pectina la radiactividad interna se redujo un 26,4%. Y así en cada pueblo al que van. Que son muchos. Los informes trimestrales del BELRAD son concluyentes y demuestran que la pectina es eficaz. Pero las autoridades no quieren reconocer el problema, porque entonces tienen que ocuparse de solucionarlo. “Vuelvan, vuelvan a sus casas”, decían, “todo está limpio, no hagan caso a Nesterenko, que solo quiere asustarlos.”

“No pasa nada”

Y algunos vuelven. Se preguntan por qué iban a engañarles. “No pasa nada”, les decían aquellos días de abril de 1986 a los habitantes de Pripiat, la ciudad donde vivían los empleados, cuando veían salir humo de la central. El cielo estaba lleno de helicópteros, los militares andaban con máscaras por las calles. “No pasa nada, sigan con sus asuntos, disfruten de la primavera”. Y luego tardaron tres días en evacuarlos, durante los que la población estuvo respirando cantidades ingentes de partículas radiactivas. Ocurrió un fin de semana de finales de abril, hacía buen tiempo, la gente celebraba meriendas en el campo. “¿Por qué iban a engañarnos?”

A los que vuelven les llaman “Samosiol”, una palabra que nombra a aquellos que no tienen a dónde ir. Olga Zorina dice que también significa “eres burro”. Algo así como una frase hecha: no tienes nada. No tienes tierras. No tienes casa. No tienes quien te cuide. Solo tienes radiactividad. Dicen que, en según qué condiciones de luz, se puede ver un reflejo de color violeta sobre la hierba. Que a las ancianas se les llena el pecho de leche. Que desaparecen las abejas. Que a las gallinas se les pone la cresta negra de la raciación. Pero aun así vuelven.

El Gobierno rompe su compromiso con los ex trabajadores de Andújar afectados por uranio

El compromiso del Gobierno de reconocer todos los derechos sanitarios y económicos de los antiguos obreros de la Fábrica de Uranio de Andújar (FUA), en Jaén, se ha roto estos días con dos resoluciones de la Administración central en las que se dispone, por un lado, que sus reclamaciones han prescrito y, por otro, que no existe una “relación causa-efecto” entre sus enfermedades y la exposición al uranio.

En septiembre de 2005 se aprobó por unanimidad del Congreso de los Diputados una Moción consecuencia de Interpelación Urgente al Gobierno sobre la situación de los trabajadores de la fábrica, activa de 1959 a 1981, por cuya actividad 126 empleados y sus familias se vieron afectados por la exposición a radiaciones ionizantes por la extracción de uranio, produciéndose degeneraciones óseas, problemas pulmonares y de riñón y llegando a contabilizarse 55 fallecidos, a consecuencia de enfermedades relacionadas con el cáncer.

La Asociación de ex trabajadores y viudas de la FUA solicitó una indiemnización de 12 millones de euros al Estado, reclamación que ha sido desestimada por el Ministerio de Ciencia e Innovación, por medio del Centro de Investigaciones Energéticas, Mediambientales y Tecnológicas (Ciemat) en una resolución firmada por Mercedes Cabrera, Ministra de Educación. Los 79 afectados han recibido del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) una resolución que sentencia que sus patologías “no tienen su origen en la contingencia de enfermedad profesional”.

El INSS es un organismo dependiente del Ministerio de Trabajo, cuyo titual durante la pasada legislatura, Jesús Caldera, se comprometió en 2005 a evitar cualquier “problema en reconocer la gravedad de los hechos y buscar una solución”.

Tras la firma del Protocolo General de Colaboración entre el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales y la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, los trabajadores se sometieron a un renocomiento médico que acreditase la relación causa efecto entre sus enfermedades y la exposición al uranio, del que se dedujo que de los 79 trabajadores, dicha relación existía sólo en el caso de José Rodrigo Expósito. Anteriormente, desde 1995, se habían sometido a tres reconocimientos similares. De haberse reconocido la relación causa-efecto, las pensiones de los afectados y viudas tendrían que haber aumentado considerablemente.

La Junta de Andalucía, mediante su Vicepresidente Primero y Consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías, ha asegurado que dichos informes, elaborados por el Servicio Andaluz de Salud (SAS) daban “margen para que la resolución definitiva no sea la que ha sido”. Caldera, por su parte, señaló a finales del año pasado en relación con los informes del SAS, que “Las decisiones no las toma el ministerio, sino los médicos”, aunque encargó al Ciemat y al Hospital Gregorio Marañón, de Madrid, elaborar nuevos informes, en cuyos resultados se han basado las resoluciones actuales.

publicat a LaRepublica.es 10 juny 2008

David Servan-Scheiber. Receptes contra el cancer

Marta Matute / MADRID (20-03-2008)

Esta historia tiene final feliz. Y eso, tratándose de cáncer, siempre es una ventana abierta a la esperanza. David Servan-Scheiber, hijo del famoso político y periodista francés, intentaba hacerse un lugar en el Olimpo de la neurobiología cuando la casualidad quiso que se topara con un tumor maligno en forma de nuez albergado en su cerebro. Tenía sólo 31 años y una novia rusa a la que apenas conocía. David Servan se sometió a un tratamiento convencional y el cáncer remitió, pero poco después tuvo una recaída. Entonces decidió aprender todo lo posible para ayudar a su cuerpo a defenderse él sólo.

Libre de la enfermedad desde hace siete años, su experiencia acaba de ser publicada en España por la editorial Espasa. El libro se titula Anti-Cáncer y narra los cambios que este facultativo ha ido introduciendo desde hace quince años en su manera de vivir y de pensar para frenar el avance de la enfermedad. Como buen médico, Servan-Scheiber -hoy profesor de Psiquiatría Clínica en la Universidad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos)- comienza su relato con una advertencia: ‘En este libro se describen métodos curativos naturales que contribuyen bien a prevenir el desarrollo del cáncer, bien a potenciar su tratamiento, y que se han de entender como un complemento de los métodos convencionales (cirugía, radioterapia y quimioterapia) y en ningún caso como sustitutos del diagnóstico del oncólogo’. Aviso para navegantes.

En opinión de este especialista, el cáncer está aumentando desde 1940 por tres factores que han alterado drásticamente el mundo que nos rodea y que, como bien señala, ‘no son cambios anecdóticos’. Habla de la adicción a grandes cantidades de azúcar sumamente refinado, los nuevos métodos agrícolas y ganaderos y la exposición a una gran cantidad de productos químicos.

Propone como primer paso para prevenir la enfermedad recuperar ‘la alimentación del pasado’. El doctor Servan describe con precisión de cirujano, y el apoyo de la literatura científica, cómo ciertos alimentos estimulan la proliferación celular. Cuando ingerimos azúcar o harinas blancas, es decir, sustancias con alto índice glucémico, los niveles de azúcar en sángre aumentan rápidamente. De inmediato el cuerpo libera la dosis de insulina necesaria para que la glucosa pueda penetrar en las células.

Esta secreción de insulina va acompañada de la emisión de otra molécula llamada IGF cuya misión es estimular el crecimiento celular. En resumen, el azúcar nutre los tejidos y hace que crezcan más deprisa. Pero además la insulina y el IGF tienen en común otro efecto: potenciar los factores de inflamación, que actúan como abono de los tumores. Así pues, se trata de reducir el consumo de azúcares y apostar por frutas, verduras, hierbas, setas, vino y chocolate. Todos ellos alimentos que potencian el sistema inmunológico o frenan la angiogénesis o proliferación de los vasos sanguíneos, la forma de extenderse de los tumores.

Su propuesta es que todos deberíamos crear una ‘biología anticáncer’ mediante una alimentación adecuada, ejercicio físico y bienestar psicológico. Ahora se sabe que el estrés activa los sistemas de emergencia del cuerpo y facilita también el crecimiento y el desarrollo de los tumores. Al mismo tiempo, ralentiza las funciones ‘que pueden esperar’, como la digestión, la reparación de los tejidos y el sistema inmunitario. Como otros investigadores, Servan defiende la necesidad de trabajar afanosamente por contruir una mente positiva y lidiar todos los días con el miedo.

Dieta alternativa. Lista de alimentos recomendados

Té verde. Rico en polifenoles, que reducen el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos, necesarios para el desarrollo del tumor y la metástasis. Es un potente antioxidante y desintoxicante.

Curry. La cúrcuma (el polvo amarillo que constituye uno de los ingredientes del curry) es el antiinflamatorio natural más potente. La raíz de jenjibre actúa también como potente antiinflamatorio y antioxidante, más eficaz que la vitamina E, por ejemplo.

Col, ajo y calabaza. Las coles contienen sulforafano e indo-3-carbinoles, dos poderosas moléculas anticáncer. Promueven el suicidio de las células cancerosas y bloquean la angiogénesis o proliferación de vasos sanguíneos, como ocurre con los cítricos, las fresas y otras frutas rojas. El ajo, la cebolla, el puerro, la chalota y la cebolleta también los frenan. Por su parte está comprobado que los enfermos que consumen alimentos ricos en carotenoides (zanahoria) viven más.

Setas y hierbas. Las setas contienen polisacáridos y lentinato, que estimulan la reproducción y la actividad de las células inmunes. Las hierbas empleadas en la cocina son muy ricas en aceites esenciales de la familia de los terpenos, a los que deben su fragancia y sus beneficios terapéuticos.

Omega 3 y selenio. Los ácidos grasos Omega 3 , presentes en los pescados grasos, reducen la inflamación y la metástasis. El selenio, presente en las verduras y cereales de agricultura ecológica y en pescados y mariscos, estimula las células inmunes. La vitamina D también es beneficiosa.

Chocolate negro. Contiene gran cantidad de antioxidantes, proantocianidinas y muchos polifenoles. Como el vino tinto, el chocolate negro limita la angiogénesis. Su índice glucémico es menor que el del pan blanco.

publicat a cinco dias. 2o març de 2008

A les àrees de Barcelona i València es consumeixen 105.000 dosis diàries de cocaïna

A la de Barcelona, se n’hi consumeixen més de 70.000, i a la de València 35.000

A tota l’àrea metropolitana de Barcelona, s’hi consumeixen cada dia més de 70.000 dosis de cocaïna i a l’àrea de València, la meitat. Són dades obtingudes a partir d’una anàlisi de les aigües residuals que arriben a les depuradores d’aquestes dues ciutats. L’estudi que les publica ha estat dirigit per Damià Barceló, responsable de l’Institut d’Investigacions Químiques Ambientals de Barcelona (IIQAB).

Doncs bé, segons l’estudi, a Barcelona (1,3 milions d’habitants) es consumeixen unes 20.000 dosis diàries de cocaïna i 40.000 els caps de setmana. Si els resultats s’extrapolen a tota l’àrea metropolitana (3,2 milions d’habitants), el consum mitjà resultant és d’unes 73.000 dosis diàries.

Com que la cocaïna consumida es metabolitza i s’expulsa per l’orina, l’anàlisi de les aigües residuals d’una àrea geogràfica permet de determinar si se n’ha consumit i quanta.

En aquest aspecte Barcelona supera Milà i tot (1 milió d’habitants), on ja es va observar fa anys que s’hi consumia un quilo de droga diari.

Publicat a Vilaweb.cat el 1 de febrer del 2008

?? Quans kilos/dia es consumeixen ??