la fertilitat per més endavant..

entrevista a Bonaventura Coroleu, publicada a el periodico el 8 de setembre de 2009

–Cada vez hay más personas infértiles, con dificultad para tener hijos.
–Sí. Un 20% de la población española de 20 a 40 años, hombres y mujeres, tienen problemas de fertilidad, por motivos distintos en uno y otro sexo. Cuatro veces más que hace 25 años.F072D155LH01

–¿Por qué se ha empeorado tanto?
–En el caso de los hombres, por la pérdida de calidad del esperma, que se atribuye a la contaminación ambiental que respiramos. Esto no solo afecta a la vida sexual de los adultos, sino también a su etapa fetal.

–¿Se inicia en la gestación?
–Sus madres, durante el embarazo, estuvieron en contacto con tóxicos que afectaron al desarrollo de los testículos del feto y alteraron su futura producción espermática. En las zonas más industrializadas de España los hombres tienen peor semen.

–¿Las mujeres que pasan su embarazo en una zona rural tienen hijos con mejor calidad de esperma?
–Así es. Un reciente estudio demostró que los hombres nacidos en Catalunya tienen menos cantidad de espermatozoides, y de peor calidad, que los de Galicia o León. Y la única explicación que se dio a esto es la distinta concentración de tóxicos ambientales de ambas zonas.

–¿Cuánto peor era ese esperma?
–La OMS considera normal u óptimo el semen que contiene, como mínimo, 20 millones de espermatozoides por mililitro de líquido espermático. Los catalanes con problemas de fertilidad tienen menos de ocho millones. Y, además, se mueven mal.

–¿Cómo deberían moverse?
–En línea recta y a gran velocidad, para atravesar sin titubeos la membrana del óvulo y fecundarlo.

–¿Y la infertilidad de las mujeres?
–Aquí, el problema es el retraso de la edad en que deciden ser madres. Hace 40 años, la media de edad de las embarazadas era a los 23 años. Ahora, la mayoría lo intenta pasados los 35, cuando fisiológicamente se han reducido de forma radical las posibilidades de lograr una gestación.

–Es mucho más difícil.
–Hay que tener presente que el ser humano, espontáneamente, no tiene una fertilidad muy elevada. Una mujer de 21 a 25 años, sin ningún problema de esterilidad y con una pareja de su edad dotada de esperma óptimo, tiene cada mes un 17% de posibilidades de quedar embarazada. Esa es la fertilidad máxima. Si esa mujer tiene 40 años, las probabilidades de embarazo no pasan del 6%

–Cada vez tiene usted más trabajo.
–Claro. Nosotros, y las 170 clínicas de reproducción humana que hay en España. En el 2003, entre todas, hicimos unos 20.000 ciclos o intentos de embarazo. El año pasado fueron más de 80.000.

–¿Porqué ellas se deciden tarde?
–Muchísimas mujeres empiezan su carrera profesional en la edad óptima para ser madres, y no piensan en este tema hasta 10 años después.

–La estructura empresarial va en contra de la fisiología reproductiva.
–Totalmente. La Administración debería ser consciente de que las mujeres necesitan servicios que las ayuden en la época de máxima fertilidad: guarderías, horarios flexibles, excedencias subvencionadas… Es mejor actuar en los años adecuados para la maternidad que buscar soluciones científicas o técnicas cuando ya hay problemas de infertilidad.

–¿Conoce algún país que actúe así?
–Sí. Mi cuñada es austriaca y en estos momentos está embarazada. Después del parto, tendrá un periodo de maternidad magnífico, de más de nueve meses, y se podrá reincorporar al trabajo sin problemas. Hemos de conseguir ese tipo de ayudas.

–¿Cuántos de esos 80.000 ciclos hechos en el 2008 los solicitaron mujeres extranjeras?
–Un 20%. La mayoría vinieron de Italia, Alemania, Francia y Gran Bretaña, porque las leyes de reproducción humana de esos países son más restrictivas que la española. La ley alemana, por ejemplo, no permite hacer diagnóstico genético del embrión, para eliminarlo si tiene alteraciones. En Francia y Gran Bretaña la donación de óvulos y esperma es ilegal o está muy restringida.

–En España les resulta más fácil.
–Sí. Y además, se hacen las cosas bien. A mí no me gusta nada que se nos clasifique como un país de turismo reproductivo, porque no actuamos frívolamente. Ofrecemos un servicio a mujeres que no pueden obtenerlo en sus países por razones legales. De la misma forma que algunas españolas que han perdido el útero a causa de un cáncer han de ir a EEUU si quieren ser madres alquilando el cuerpo de otra mujer.

–¿Autorizaría aquí esa opción?
–Sí. En España debería ser legal el alquiler de útero. No es lógico que esté legalizada la donación de óvulos y esperma, pero no se permita que un embrión de la propia pareja se desarrolle en el útero de otra mujer. Tenemos estrategias legales capaces de asegurar que el contrato entre las dos partes sería riguroso y serio.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s