Los lodos tóxicos del pantano de Flix aportan insecticidas al Ebro

El CSIC alerta del peligro del DDT, vetado en los 70 por sus efectos dañinos

ARCHIVO / JOAN PUIG
Los técnicos toman muestras del fondo del pantano de Flix, frente  a la fábrica de Erkimia, en el 2005. Foto: ARCHIVO / JOAN PUIG
SÍLVIA BERBÍS
FLIX

Coincidiendo con las crecidas notables del caudal, los residuos tóxicos acumulados en el pantano de Flix emiten DDT (dicloro-difenil-tricloroetano) aguas abajo y contaminan el último tramo del río Ebro. Así lo han confirmado estudios recientes realizados por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) sobre los vertidos de la empresa Ercros, antes Erkimia.
El DDT es un insecticida prohibido desde mediados de la década de los 70 y vinculado a una grave pérdida de biodiversidad y a diversos tipos de cáncer. Los técnicos sostienen que, aunque la fábrica Ercros dejó de producirlo desde 1945, la bolsa de residuos embalsada ha conservado el compuesto, que se dispersa con los movimientos de los lodos.

El MEJILLÓN CEBRA El investigador del CSIC Joan Grimalt explicó que el DDT, en el medioambiente o cuando es asimilado por algún ser vivo, se transforma en DDE (dicloro-difenil-dicloroetano), menos tóxico que el anterior pero más estable.
En el caso de Flix, se han analizado ejemplares de mejillón cebra cerca de la desembocadura del Ebro y se ha detectado que su organismo contiene niveles superiores de DDT que de DDE, lo que demuestra aportaciones “directas recientes” del primer insecticida, según afirma el técnico en el diario El Punt. Además, los científicos han constatado que “a medida que se movilizan parte de los fangos río abajo, también se movilizan el DDT y otros compuestos orgánicos”.
Aunque los niveles detectados en el agua son bajos, este tóxico entra en la cadena trófica y se acumula y persiste en los organismos vivos.
Hace algunos años, científicos del Instituto Municipal de Investigaciones Médicas (IMIM) estudiaron los efectos del DDE sobre un grupo de 100 niños del área de Flix que revelaron que aquellos que recibieron mayores dosis presentaban un menor desarrollo psicomotor.

OTRO FOCO EN EL CINCA
Sara Del Río, responsable de tóxicos de Greenpeace, recordó ayer que existe otro foco de contaminación por DDT en un afluente del Ebro, el Cinca. “Al menos hasta hace unos meses la empresa Montecinca, en Monzón, ha seguido produciendo dicofol, un pesticida que necesita DDT para su fabricación”, afirmó la activista.

Publicat a El peridodica 14 agost 2007

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s