Arxiu de la categoria: economia

El Malson Americà ( i el nostre)

andreu barnils   andreu.barnils@partal.cat   publica a vilaweb.cat aquest article en dues setmanes durant maig i juny de 2013.

explica com hem arribat a on som

 

Hi ha moltes maneres de definir el somni americà. La millor manera que he trobat jo és aquesta: des de 1820 el salari real dels treballadors als EUA no ha parat de créixer fins a finals dels anys setanta del segle XX. Durant un segle i mig els nord-americans han vist com el seu salari era millor que el de l’any passat, i pitjor que el del següent. Aquest cas espectacular (únic al món?) es va complir fins i tot durant la crisi de 1929. Per què si bé és cert que durant la crisi el sou dels treballadors va baixar, els preus de les coses (la roba, el menjar, les cases, etcètera) encara va baixar més amb la qual cosa el que en diem ‘salari real’ era millor. La definició de ‘salari real’ és aquesta: la quantitat de coses que pots comprar amb el sou. Doncs en aquest país durant un segle i mig la gent cada any podia comprar més coses: un segon cotxe, una casa més gran, estudis pels fills. Tenir millor salari any rere any els ha marcat el caràcter: l’esperit americà, l’optimisme americà, el somni americà, tot ve d’aquí. La cultura, evidentment, se’n ha vist impregnada i tots podríem anomenar pel·lícules, llibres, cançons i estereotips que marquen aquesta idea central dels EUA: guanyar.
I així estàvem a finals dels anys setanta quan de sobte, pam!, d’un any per l’altre, el sou s’estanca. Per primera vegada després de segle i mig, el sou real no puja. No hi ha millora. S’esfuma. Els nord-americans no s’ho podien ni creure perquè era una cosa mai vista, gairebé diríem que anti-americana. Suposo que hi ha moltes maneres de definir el malson americà. Una de les que impressiona més és aquesta: fa trenta anys que als EUA el salari real està estancat. Per increïble que sembli, el salari real del 2013 es troba al mateix nivell que a finals dels anys setanta.
És molt curiós de veure com van reaccionar els nord-americans davant un canvi tant extraordinari. Els americans, gent de recursos, van trobar una primera solució: si no cobrem més, treballarem més. I sí sí, es van posar a treballar més hores. Caps de setmana? Caps de setmana. No tenir vacances? No tenir vacances. Una segona feina? Una segona feina. Porten trenta anys així i quan jo he arribat aquí, tres dècades després, la veritat és que me’ls he trobat esllomats. Literalment esllomats. Una de les imatges que trasbalsa més de Nova York és entrar a vagons del metro de Brooklyn on el 90% de la gent dorm, rebentada després d’una llarga jornada laboral. No són ni les nou del vespre i cauen esllomats. Hi ha d’altres senyals dins el vagó que indiquen la mateixa idea: el programa de ràdio dels matins, “El matí dels EUA” diguem, aquí engega a les 4.30 am. Una mica massa aviat per començar a treballar, no creieu animals?! En fi, segur que ho heu llegit abans en alguna banda: els americans treballen tant que no tenen temps ni per parar a dinar. Per això als EUA triomfa el fastfood.
Els americans, gent de recursos, van trobar una segona solució. Si el salari del pare no millorava, doncs que també treballi la mare. A finals dels anys setanta el 40% de les dones als EUA treballaven. Avui són el 80%. I no només la dona es va posar a treballar per ajudar la família. Resulta que els vells també s’han posat a ajudar. A mi veure gent de 80 anys fent de cambrer als EUA primer em va xocar. És ara que ho entenc. Si amb el sou de cap de família no n’hi ha prou, que la resta de membres de la família també treballin !
Per últim, els americans van trobar una tercera solució al problema de tenir el sou estancat. Demanar diners al banc. Cotxe nou? A crèdit, que amb el sou no hi arribo. Estudis pels fills? A crèdit, que ni amb el sou d’ella podem pagar la matrícula de la nena. I no és casualitat que fos als anys setanta que s’inventessin les targetes de crèdit: és justament aleshores quan el sou es va estancar i el fenomen de viure a crèdit es va convertir en massiu i necessari. Trenta anys després tots coneixem persones que tenen quatre, cinc, sis targetes de crèdit.
Com diu l’economista nord-americà Richard Wolff, font d’aquest article juntament amb Donald Barlett i James Steele, autors del contundent llibre ‘The Betrayal of the American dream’ hi ha signes que ens mostren aquest canvi cultural que estem vivint des de fa dècades. Per exemple, l’èxit televisiu de les sèries sobre zombis. Wolff diu que això no és cap casualitat. Avui el futur es veu molt negre, no s’entén res del que passa i sembla com si hi hagués forces obscures que ens barren el pas i no ens permeten millorar. Tot és confús i la por que portem dins des de fa trenta anys la traiem a través de la cultura de masses. Tant de zombi amunt i avall és una manera d’expressar por i confusió. Leonard Cohen ja va avisar l’any 1988 de l’estancament amb la cançó Everybody Knows (‘The poor stay poor, the rich get rich, that’s how it goes, everybody knows’). I a dia d’avui sèries de TV com Breaking Bad i Weeds són exemples de ficcions on el protagonista, de classe mitjana, fa de camell, ven droga, perquè amb el sou no n’hi ha prou. Tenen audiències milionàries i molta gent s’hi veu reflectida.
La pregunta, és clar, és la següent: perquè es van estancar els sous a finals dels anys setanta als EUA? La resposta, sabuda fa anys, la detallarem la setmana vinent, en la segona part d’aquest article sobre el malson americà. Però jo ja avanço que no diré res de nou. Tot és sabut. De fet, la resposta la tens davant del nas i és molt probable que l’estiguis tocant amb els dits: parlo de l’ordinador.

 

Alguna gent aquí als EUA es queixa dels sous multimilionaris dels directius i banquers, comparats amb el sou de la resta de la gent. Tenen raó, la veritat, però aquesta crítica arriba 30 anys tard. La gran diferència d’ingressos va començar fa tres dècades i lamentablement tot just ara despertem. Hi ha moltes maneres de veure aquesta enorme disparat d’ingressos entre uns i altres. Una manera és aquesta: l’any 1980 l’executiu mitjà d’una empresa dels EUA guanyava 42 vegades el sou del treballador mitjà. A la dècada dels anys noranta guanyava 100 vegades. A dia d’avui l’executiu guanya, preparats?, 350 vegades el sou del treballador segons el llibre ‘The Betrayal of the American Dream’. En trenta anys els rics s’han fet mega rics. Segons publicava recentment el diari New York Times l’executiu més ben pagat als Estats Units l’any 2012 va ser Lawrence J. Ellison, d’Oracle. Va guanyar 96 milions de dòlars en un any. Això són, exactament, 263.000 dòlars … al dia.
Per entendre perquè els rics s’han fet tant rics només cal entendre el concepte de productivitat. La productivitat és la quantitat de productes que un treballador pot fer en una hora. No descobreixo res si dic que fa trenta anys, gràcies als ordinadors, la productivitat dels treballadors es va disparar exponencialment. Les fàbriques de cotxes van passar de fabricar, és un dir, 10 cotxes al dia a fabricar-ne més de 30. Les màquines, rapidíssimes, ho van permetre. De fet, pocs anys després, és un dir, ja fabricaven 50 cotxes al dia. I després, 100 cotxes al dia! La primera conseqüència de l’entrada dels ordinadors als anys setanta, doncs, és que els amos es van fer molt rics. Molt. Tu mateix: imagina’t, per un moment, que pots passar de vendre 10 cotxes al dia, a poder-ne vendre 100.
La segona cosa que es va veure és que no calien tants treballadors. La feina ja la feien les màquines i molta gent va anar al carrer. Als anys setanta es va viure l’inici d’aquesta paradoxa: gràcies als ordinadors els treballadors produïen més que mai, treballaven millor que mai, generaven més beneficis que mai i, al mateix temps, a molts d’ells els feien fora. No feien falta. A més a més, els afortunats que van mantenir la feina van perdre l’augment de sou. ‘Augment de sou dius? Ha ha ha! Que no veus que tots els treballadors que vaig fer fora estant disposats a treballar cobrant el mateix? Jo no et milloro el sou ni borratxo’. I sí, sí, des de l’aparició dels ordinadors a escena el sou real als Estats Units està estancat. Porten trenta anys així.
Els ordinadors ens han convertit en prescindibles, molt tecnològics, i mal pagats. Va passar amb els treballadors de fàbrica fa trenta anys i recentment hem vist el cas de periodistes, fotògrafs i traductors: ara nosaltres també som pocs, molt tecnològics, i mal pagats. I darrera nostre vindran metges, professors universitaris i militars. Els robots dins els quiròfans, les classes universitàries online i els avions autotripulats faran que molta gent perdi la feina. Els que quedin, seran pocs, molt tecnològics, i mal pagats. Això sí, més productius que mai.
Una tercera cosa que va passar als anys setanta és que els amos de les empreses, els banquers que hi havien invertit, els accionistes, els executius, tots aquests van cometre un error molt humà: van creure que la productivitat es disparava gràcies a ells. Ells, que no havien vist un ordinador en sa vida, al fer-se rics es van creure genis. ‘We are the masters of the Universe!’. I darrera seu, i la seva propaganda, vam anar nosaltres. Oh, sí, que llestos són! En fi, no vam voler veure com precisament ells enfonsaven les empreses d’Internet els anys noranta, les immobiliàries els anys 2000, i hem hagut d’esperar a que enfonsessin bancs sencers a partir de l’any 2008 perquè, timídament, la seva aureola comenci a degradar-se. Genis dius? Bancs enfonsats.
Realment han estat tres dècades impressionants i s’han vist coses increïbles. Imagineu, per un moment, un d’aquests rics que els diners li han sortit per les orelles. Tants, n’ha fet, però taaants, que l’home decideix fundar un banc amb uns amics. Ell, que abans només fabricava cotxes, ara també és banquer. Imagineu-vos ara que un dels treballadors de la fàbrica de cotxes se’n va cap al banc. Clar, pobre home, com que no li pugen el sou, ara els diners els ha de demanar prestats. L’home entra i demana un crèdit. Aquest és un moment que l’amo de la fàbrica, ara també banquer, recordarà tota la vida. És un moment màgic, un autèntic punt d’inflexió. Aquí es troba davant un treballador a qui no fa pas gaires anys havia de donar un augment de sou anualment. Doncs ara, en canvi, li dóna un préstec. Què us sembla aquesta filigrana? Ara resulta que en comptes de ser l’amo que paga al treballador, cada any, una mica més d’augment de sou, doncs ara és el treballador que paga, cada any, els interessos del crèdit a l’amo. Realment, en aquests trenta anys, s’han marcat uns gols espectaculars.
Per últim, la quarta ‘meravella’ que ha passat durant aquestes tres dècades és que els rics han capgirat la política nord-americana com un mitjó. Als anys setanta el primer que van fer va ser inventar la paraula ‘lobby’ per tal d’eliminar la paraula ‘suborn’, que de fet és el que és. Immediatament després, els rics van envoltar la Casa Blanca. Que voleu deslocalitzar? Aquí teniu una llei. Resultat? El 60% dels productes que arriben als EUA provinent de la Xina són, de fet, productes d’empreses nord-americanes deslocalitzades. Els rics han fet el que han volgut amb els legisladors. L’últim cas, sabut tot just fa uns dies, és espectacular. Es veu que als Estats Units s’ha aprovat una llei bancària que consta de 85 línies escrites. Doncs n’hi ha setanta que les va escriure Citibank. Així doncs, després de trenta anys, hem arribat a un punt que els rics ja ni perden el temps subornant els escribes del Congrés. Ara, les lleis, es veu que les escriuen directament ells.
Hi ha americans que diuen que als anys vuitanta el capitalisme va guanyar al comunisme i que ara, trenta anys després, el capitalisme s’està menjant la democràcia. Venen a dir que la història d’amor entre la democràcia i el capitalisme s’ha acabat. Qui ho hauria dit, oi, anys enrera? Doncs es veu que els pares estant en procés de divorci. La majoria dels fills, pel què jo veig, no els agrada aquest divorcis i els molesta terriblement haver de decidir un detall tan simple com aquest: tu maco, amb qui vols viure, amb el pare o amb la mare?

The capitalist network that runs the world

el  NewScientist http://www.newscientist.com/ publica com poques companyies ho controlen quasi tot

 

AS PROTESTS against financial power sweep the world this week, science may have confirmed the protesters’ worst fears. An analysis of the relationships between 43,000 transnational corporations has identified a relatively small group of companies, mainly banks, with disproportionate power over the global economy.

The study’s assumptions have attracted some criticism, but complex systems analysts contacted by New Scientist say it is a unique effort to untangle control in the global economy. Pushing the analysis further, they say, could help to identify ways of making global capitalism more stable.

The idea that a few bankers control a large chunk of the global economy might not seem like news to New York’s Occupy Wall Street movement and protesters elsewhere (see photo). But the study, by a trio of complex systems theorists at the Swiss Federal Institute of Technology in Zurich, is the first to go beyond ideology to empirically identify such a network of power. It combines the mathematics long used to model natural systems with comprehensive corporate data to map ownership among the world’s transnational corporations (TNCs).

“Reality is so complex, we must move away from dogma, whether it’s conspiracy theories or free-market,” says James Glattfelder. “Our analysis is reality-based.”

Previous studies have found that a few TNCs own large chunks of the world’s economy, but they included only a limited number of companies and omitted indirect ownerships, so could not say how this affected the global economy – whether it made it more or less stable, for instance.

The Zurich team can. From Orbis 2007, a database listing 37 million companies and investors worldwide, they pulled out all 43,060 TNCs and the share ownerships linking them. Then they constructed a model of which companies controlled others through shareholding networks, coupled with each company’s operating revenues, to map the structure of economic power.

The work, to be published in PLoS One, revealed a core of 1318 companies with interlocking ownerships (see image). Each of the 1318 had ties to two or more other companies, and on average they were connected to 20. What’s more, although they represented 20 per cent of global operating revenues, the 1318 appeared to collectively own through their shares the majority of the world’s large blue chip and manufacturing firms – the “real” economy – representing a further 60 per cent of global revenues.

When the team further untangled the web of ownership, it found much of it tracked back to a “super-entity” of 147 even more tightly knit companies – all of their ownership was held by other members of the super-entity – that controlled 40 per cent of the total wealth in the network. “In effect, less than 1 per cent of the companies were able to control 40 per cent of the entire network,” says Glattfelder. Most were financial institutions. The top 20 included Barclays Bank, JPMorgan Chase & Co, and The Goldman Sachs Group.

John Driffill of the University of London, a macroeconomics expert, says the value of the analysis is not just to see if a small number of people controls the global economy, but rather its insights into economic stability.

Concentration of power is not good or bad in itself, says the Zurich team, but the core’s tight interconnections could be. As the world learned in 2008, such networks are unstable. “If one [company] suffers distress,” says Glattfelder, “this propagates.”

“It’s disconcerting to see how connected things really are,” agrees George Sugihara of the Scripps Institution of Oceanography in La Jolla, California, a complex systems expert who has advised Deutsche Bank.

Yaneer Bar-Yam, head of the New England Complex Systems Institute (NECSI), warns that the analysis assumes ownership equates to control, which is not always true. Most company shares are held by fund managers who may or may not control what the companies they part-own actually do. The impact of this on the system’s behaviour, he says, requires more analysis.

Crucially, by identifying the architecture of global economic power, the analysis could help make it more stable. By finding the vulnerable aspects of the system, economists can suggest measures to prevent future collapses spreading through the entire economy. Glattfelder says we may need global anti-trust rules, which now exist only at national level, to limit over-connection among TNCs. Sugihara says the analysis suggests one possible solution: firms should be taxed for excess interconnectivity to discourage this risk.

One thing won’t chime with some of the protesters’ claims: the super-entity is unlikely to be the intentional result of a conspiracy to rule the world. “Such structures are common in nature,” says Sugihara.

Newcomers to any network connect preferentially to highly connected members. TNCs buy shares in each other for business reasons, not for world domination. If connectedness clusters, so does wealth, says Dan Braha of NECSI: in similar models, money flows towards the most highly connected members. The Zurich study, says Sugihara, “is strong evidence that simple rules governing TNCs give rise spontaneously to highly connected groups”. Or as Braha puts it: “The Occupy Wall Street claim that 1 per cent of people have most of the wealth reflects a logical phase of the self-organising economy.”

So, the super-entity may not result from conspiracy. The real question, says the Zurich team, is whether it can exert concerted political power. Driffill feels 147 is too many to sustain collusion. Braha suspects they will compete in the market but act together on common interests. Resisting changes to the network structure may be one such common interest.

When this article was first posted, the comment in the final sentence of the paragraph beginning “Crucially, by identifying the architecture of global economic power…” was misattributed.

The top 50 of the 147 superconnected companies

1. Barclays plc
2. Capital Group Companies Inc
3. FMR Corporation
4. AXA
5. State Street Corporation
6. JP Morgan Chase & Co
7. Legal & General Group plc
8. Vanguard Group Inc
9. UBS AG
10. Merrill Lynch & Co Inc
11. Wellington Management Co LLP
12. Deutsche Bank AG
13. Franklin Resources Inc
14. Credit Suisse Group
15. Walton Enterprises LLC
16. Bank of New York Mellon Corp
17. Natixis
18. Goldman Sachs Group Inc
19. T Rowe Price Group Inc
20. Legg Mason Inc
21. Morgan Stanley
22. Mitsubishi UFJ Financial Group Inc
23. Northern Trust Corporation
24. Société Générale
25. Bank of America Corporation
26. Lloyds TSB Group plc
27. Invesco plc
28. Allianz SE 29. TIAA
30. Old Mutual Public Limited Company
31. Aviva plc
32. Schroders plc
33. Dodge & Cox
34. Lehman Brothers Holdings Inc*
35. Sun Life Financial Inc
36. Standard Life plc
37. CNCE
38. Nomura Holdings Inc
39. The Depository Trust Company
40. Massachusetts Mutual Life Insurance
41. ING Groep NV
42. Brandes Investment Partners LP
43. Unicredito Italiano SPA
44. Deposit Insurance Corporation of Japan
45. Vereniging Aegon
46. BNP Paribas
47. Affiliated Managers Group Inc
48. Resona Holdings Inc
49. Capital Group International Inc
50. China Petrochemical Group Company

* Lehman still existed in the 2007 dataset used

Ecologia i Economia. De com funcionen les xarxes i la necessitat de col·laborar

la vanguardia del 6 de febrer del 2012 publica aquesta entrevista.

Jordi Bascompte empezó a anotar sus observaciones de la naturaleza en un cuaderno de campo cuando, con 13 años, iba a observar aves al delta del Llobregat o a los Aiguamolls de l’Empordà. A los 16 leyó las Perspectivas en teoría ecológica de Ramon Margalef, del que, dice, “entendí poco pero me impresionó mucho”. Más adelante conoció en persona al gran Margalef, pionero de la ecología de España, que le enseñó “que hay unas leyes que explican cómo funciona la naturaleza”. En su último trabajo, un equipo científico internacional dirigido por Bascompte ha descubierto una nueva ley que explica la naturaleza y ha demostrado que la misma ley se aplica también a la economía. Sus resultados son relevantes de cara a proteger la biodiversidad, la estabilidad de la economía o la fiabilidad de internet.

¿Qué tienen en común la ecología y la economía?
Tanto los ecosistemas como los sistemas económicos forman redes complejas en que múltiples actores interactúan unos con otros. Hay una larga tradición de estudios basados en la competencia, por ejemplo entre especies, entre empresas o entre países. Pero hay muy pocos estudios sobre la cooperación, que también tiene un papel muy importante en la ecología. Es lo que nosotros hemos estudiado.

¿Cómo lo han estudiado?
Hemos analizado veinte redes ecológicas formadas por plantas florales e insectos polinizadores. Las hemos analizado d esde la selva amazónica hasta Groenlandia. En estas redes, las plantas benefician a los insectos y los insectos a las plantas. Además, unas especies de insectos pueden beneficiar a otras si van a las mismas plantas. Y unas especies de plantas pueden beneficiar a otras si las polinizan los mismos insectos. Es lo que llamamos una red mutualista.

¿Y qué han descubierto?
Por un lado, que unos nodos ayudan más que otros en mantener esta red ecológica de la que todos se benefician. Y por otro, y esto es lo más sorprendente, que los que más ayudan son los más vulnerables a la extinción.

¿Qué tiene esto que ver con la economía?
Hemos analizado también la industria de la moda de Nueva York, que es una red mutualista formada por diseñadores y contratistas. Y ocurre exactamente lo mismo. Los nodos o empresas que más contribuyen a la robustez del sistema son los que tienen un riesgo más alto de tener que cerrar.

¿Por tanto, toma el dinero y corre?
O mejor aprendamos a valorar el papel esencial que tiene la cooperación. Si todo el mundo actúa de manera egoísta, la sociedad entera se colapsa. Por lo tanto, si queremos tener un sistema social estable, conviene crear incentivos y reconocimiento para quien contribuye al bien común. Hay que proteger a los que más ayudan porque son los más vulnerables a la extinción.

Las sociedades humanas están formadas por redes mutualistas. ¿Sus resultados se pueden extrapolar más allá de la industria de la moda?
Dado que hemos observado fenómenos idé nticos en redes mutualistas muy distintas, estos fenómenos no son exclusivos de la relación entre insectos y plantas o entre diseñadores y contratistas. Creemos que son una característica propia de las redes mutualistas y que los resultados son generalizables.

¿Por ejemplo?
Fíjese en la crisis económica en Europa. Poner el énfasis en la baja competitividad de los países del sur de Europa significa que seguimos sin ver la economía a n ivel sistémico, sino individual. Es como intentar proteger la biodiversidad fijándose en especies aisladas en lugar de fijarse en las relaciones entre especies.

¿Cuál sería la solución?
En economía, como en ecología, ha prevalecido una visión reduccionista qu e es adecuada para analizar una compañía o un país de manera aislada, pero es insuficiente para prever riesgos globales. Comprender cómo funcionan las redes nos da una visión global y nos indica qué hacer para que el sistema sea menos vulnerable a las crisis.

¿Alguna idea concreta?
El comercio es una red mutualista. Si se p rotege a quienes más contribuyen a la estabilidad de la red, podrá crecer una red más grande con más empresas y más puestos de trabajo.

Internet es otra red compleja.
Efectivamente. Identificar los nodos que más contribuyen a la robustez de la red y protegerlos ayudará a que la red sea menos vulnerable al error o al ataque de hackers.

Volviendo a la ecología, ¿cómo puede ayudar su investigación a proteger la biodiversidad?
La crisis de la biodiversidad es tan grave que no podremos salvarlo todo . Si centramos los recursos en proteger las redes ecológicas, salvaremos más especies que si nos empeñamos en proteger las especies una a una. Y además podremos preservar el funcionamiento de estas redes y los servicios que proporciona la biodiversidad.

Mites Economics que no funcionen

Publicat a Elpublico.es el 7 de gener 2012

Myron Scholes y Robert C. Merton obtuvieron en 1997 el Premio Nobel de Economía por elaborar un nuevo método para determinar el valor de los productos financieros derivados: la base científica que aseguraba el éxito millonario de los hedge funds (fondos especulativos de alto riesgo). Descubierta la piedra filosofal, ellos mismos se pusieron manos a la obra a través de Long Term Capital Management. Los resultados fueron ciertamente espectaculares, pero no en el sentido previsto: en 1998, el fondo perdió 4.600 millones de dólares y tuvo que ser rescatado por el Gobierno. En 2000, estaba cerrado.

Las opiniones, en economía, aparecen a menudo disfrazadas de verdad, sobre todo si cuentan detrás con un potente altavoz mediático, académico o empresarial, pero la realidad es bastante más compleja. Tanto, que acabamos de entrar en 2012 y el sistema público de pensiones sigue lejísimos de quebrar en España, pese a que desde mediados de la década de 1990 estudios muy solventes –patrocinados a menudos por entidades financieras– auguraban la quiebra segura e inminente, ya con el cambio de milenio.

Muchos de los planteamientos económicos que se han convertido en hegemónicos “no se sostienen ni en sus propios términos”, afirma Miren Etxezarreta, catedrática emérita de la Universitat Autònoma de Barcelona. En su opinión, se trata en realidad de “mitos” que pueden ser “válidos dentro de su propio paradigma concreto”.

2011 ha sido un año devastador para algunos de los “mitos” económicos más extendidos que, sin embargo, siguen gozando en 2012 de muy buena salud. Público ha seleccionado 11:

1 Que suba la Bolsa siempre es bueno
La tendencia a equiparar el comportamiento de la Bolsa con la economía real suele llevar a una ecuación simple: si sube la Bolsa, es bueno para todos. Pero no es necesariamente así y, en 2011, ha vuelto a quedar claro: algunos de los programas de reducción de costes empresariales más agresivos del año, centrados sobre todo en despidos masivos, fueron aplaudidos por alzas inmediatas en el parqué.

Uno de los más duros fue el presentado en agosto por el gigante financiero HSBC: el mismo día en que divulgó una mejora del 3% en los beneficios semestrales, anunció 25.000 despidos, el 10% de la plantilla mundial. Ese día, las acciones subieron el 3,4%.

Hay muchos otros ejemplos, como Cisco: tras caer el 24% en Bolsa desde que empezó 2011, la mera filtración de un plan de 10.000 despidos le hizo repuntar de golpe el 3%. En España, los expertos coinciden: el paro puede incluso empeorar en 2012, pero la bolsa subirá entre un 6% y un 10%.

Existen incluso evidencias de que la correlación entre Bolsa y paro podría ser inversa, según explica Alejandro Inurrieta, del Instituto de Estudios Bursátiles, quien, sin embargo, considera que, en realidad, con el boom de la ingeniería especulativa over the counter, “la Bolsa ya no es termómetro de nada”. En 2011, el único país donde la bolsa creció de verdad fue, paradójicamente, Venezuela: el 79%. La ortodoxia nunca subraya un dato así.

2 Si se abarata el despido, las empresas contratan
España es el país con más paro de toda la UE y la patronal y todos los centros de estudios ortodoxos señalan siempre la misma causa: el supuesto alto coste del despido. Y ello pese a que España es también el país donde más se despide. El principio lo asumió el Gobierno socialista, con riesgo de haraquiri: aprobó en 2010 una reforma laboral para abaratar el despido que le costó una huelga general.

Con el nuevo marco, la indemnización por despido improcedente bajó de 45 días a 33. Pero, sobre todo, ampliaba las “causas objetivas” para poder despedir con sólo 20 días de indemnización y además se introducía la posibilidad de una compensación con dinero público del 40%. “La gran singularidad de España es que el despido ya es en la práctica libre y con una indemnización para el empresario que fácilmente puede ser, en la práctica, de sólo 12 días”, recalca Albert Recio, economista de la Universitat de Barcelona.

El Gobierno del PSOE esperaba recoger en 2011 los frutos de su reforma, pero la hipótesis no tuvo base empírica. Al contrario: desde que se aprobó, se han perdido otros 404.000 puestos de trabajo. Pero 2012 empieza como siempre: con una enorme presión, azuzada por el Gobierno del PP en forma de ultimátum, en favor de una reforma laboral “urgente” que abarate el despido.

3 Los recortes calman a los mercados

Cuando, en mayo de 2010, los máximos responsables de la Unión Europea (UE) viraron hacia recortes drásticos y coordinados, lo explicó por la necesidad de calmar a los mercados. En cambio, se inició la espiral contraria: la gran mayoría de países que ha destacado en recortes ha empeorado su rating, las primas de riesgo se han disparado y los mercados parecen más inquietos que nunca, pese a la sucesión de los ajustes destinados teóricamente a calmarlos.

En España, Zapatero y Rajoy pactaron en verano elevar a rango constitucional la disciplina extrema y, en noviembre, en plena campaña electoral, la prima de riesgo escaló hasta el umbral que los expertos consideran próximo el rescate.

Los economistas keynesianos y críticos son unánimes: los recortes drásticos simultáneos golpean el crecimiento y, por tanto, multiplican la desconfianza. “Los mercados están lanzando mensajes claros, pero los políticos sacan conclusiones erróneas”, advirtió el prestigioso inversor y premio Pulitzer Liaquat Ahamed, quien cree que la calma no regresará sin un horizonte de crecimiento.

Incluso el Fondo Monetario Internacional (FMI), tradicional guardián de la ortodoxia, lo tiene claro. Su economista jefe, Olivier Blanchard, acaba de hacer balance de las enseñanzas de 2011.

Entre ellas: “Los inversores financieros son esquizofrénicos sobre la consolidación fiscal y el crecimiento. Reaccionan positivamente ante las noticias de consolidación fiscal, pero luego reaccionan negativamente cuando el ajuste lleva hacia un menor crecimiento, lo que sucede a menudo”. Su conclusión: los ajustes deben ser “como una maratón, no como un sprint”.

4 Para un país, nada es peor que no pagar
Todos los economistas consideran que, para un país, la opción de no pagar las deudas es muy mala. Pero la unanimidad se ha empezado a resquebrajar: algunos economistas –de la escuela crítica, pero avanzando ya entre los pos-keynesianos– consideran que el default es malo, sí, pero no necesariamente lo peor.

“Hay algo peor que no pagar: lo que vemos en Grecia”, sostiene Eric Touissaint, economista del CADTM, centro belga especializado en deuda, quien añade: “El ajuste tiene un impacto social terrible, pero se implementa igualmente para no perjudicar a los bancos, incluso sabiendo que la deuda es tan elevada que no se podrá pagar”.

2011 ha sido un año importante para la erosión del mito, incluso para la escuela económica convencional, que ha aceptado una quita de la deuda griega –y, por tanto, un impago parcial en la eurozona– de hasta el 50%. Pero dos experiencias han ganado muchos enteros como contra-ejemplos, pese a sus singularidades: Argentina e Islandia.

Ahora se cumplen diez años de la espectacular suspensión de pagos argentina. La caída fue estruendosa –y centenares de miles de personas perdieron de un plumazo todos sus ahorros–, pero la economía mejoró muy pronto y, desde 2002, todos los ejercicios, salvo dos, han registrado crecimientos por encima del 8%, “el crecimiento económico más rápido en el hemisferio occidental durante los últimos nueve años y unas de las tasas de crecimiento más altas del mundo”, según un informe reciente del poskeynesiano CEPR, con sede en Washington.

Más cerca, en Islandia, sucedió algo parecido, aunque a menor escala: los islandeses han rechazado ya en dos ocasiones en referéndum –la última, el pasado abril– pagar los 5.000 millones de dólares que Reino Unido y Dinamarca avanzaron a sus ciudadanos atrapados en la quiebra de un banco islandés. Técnicamente, se trata de una deuda de Islandia que sus ciudadanos se niegan a pagar.

Pese a ello, Islandia creció el 2,5% en 2011 –la eurozona sólo el 1,6%– y la tasa de paro se ha reducido 1,5 puntos desde el referéndum de abril en que supuestamente el país se condenó por negarse a pagar.

5 Es imposible que el euro tenga marcha atrás
No parecía un mito, sino una realidad incluso para sus críticos: la supuesta solidez del euro hacía imposible imaginar que algún país pudiera dejarlo. Y mucho menos que existiera riesgo de colapso. Pero, de pronto, justo cuando se cumple el 10º aniversario de su nacimiento, la hipótesis de naufragio de la moneda única ha empezado a considerarse como una posibilidad, incluso entre los que creen que nunca sucederá.

En septiembre, dos grandes bancos de inversión (el suizo UBS y el japonés Nomura) sorprendieron con estudios sobre los efectos que tendría para Grecia abandonar el euro.

Fue el pistoletazo de salida para la demolición del mito, al menos en el plano teórico: algunos bancos centrales han comenzado a calcular los efectos que tendría recuperar las antiguas monedas y lo mismo han hecho varias multinacionales. También los centros académicos: uno de los papers más buscados ha sido el del economista francés Eric Dor Leaving the eurozone: a user’s guide.

Jean-Claude Trichet, durante ocho años al frente del Banco Central Europeo, siempre había considerado “absurda” la mera hipótesis. Pero en noviembre le reemplazó Mario Draghi, quien el 19 de diciembre fue portada del Financial Times advirtiendo él mismo de los efectos que tendría una ruptura del euro. “El presidente del BCE rompe un tabú”, subrayó la biblia de la City. Y eso que aún resonaban los ecos de la cumbre europea que supuestamente había salvado el euro.

6 La desigualdad propulsa la economía
Durante décadas fue un mantra de los economistas ortodoxos: la economía en su conjunto se beneficia de que los ricos ganen cada vez más, aunque aumente la desigualdad.

Pero, tras el crash, han aflorado los datos: varios economistas (David A. Moss, Robert Reich) han subrayado que los dos momentos de mayor desigualdad registrada en EEUU son 1928 y 2007, justo antes de los mayores batacazos económicos de la historia contemporánea. El paralelismo es máximo: en 1928, el 1% más rico sumaba el 23,9% de la riqueza estadounidense; en 2007, el 23,5%.

Reich ha escrito que, cuando las diferencias son tan agudas, se producen dos fenómenos simultáneos que acaban llevando a la crisis: el poder de compra de la clase media “sólo se mantiene mediante crédito, lo que genera una burbuja de deuda” y los más ricos no tienen capacidad de invertir todo en la economía productiva, sino que buscan mayores rentabilidades hacia fórmulas especulativas, que también engordan burbujas.

En 2011, se han divulgado dos importantes estudios que muestran hasta qué punto se disparó la desigualdad en Occidente. En Seguimos divididos. ¿Por qué la desigualdad sigue aumentando?, la OCDE demostró que la brecha entre ricos y pobres se encuentra en el nivel más alto en 30 años.

El Congreso de EEUU, por su parte, divulgó un macroestudio que revela que el 1% más rico ha visto aumentar su renta disponible tras impuestos el 275% en tres décadas, porcentaje que en la clase media se limitó al 40% y, entre el 5% más pobre, en apenas el 18%.

La preocupación por el aumento de la desigualdad se ha extendido al ámbito liberal: Martin Wolf, el economista de referencia del Financial Times, le dedicó una de sus últimas reflexiones de 2011: no sólo es “injusta”, sino también “ineficiente”, concluyó.

7 No es posible subir los impuestos a los ricos
Tras la II Guerra Mundial, el tipo máximo del impuesto sobre la renta en Reino Unido llegó a ser del 95% y, en 1979, aún se situaba en el 83%. Pero ganó Margaret Thatcher y Occidente inició un periodo de bajada sistemática de todos los impuestos progresivos con un argumento: si la tasa es elevada, los más adinerados encuentran la forma de no pagarla. Luego, la izquierda mayoritaria incluso lo teorizó en España: “Bajar los impuestos es de izquierdas”.

El mito ha durado tres décadas, pero en 2011 quedó claro que algo se puede hacer, aunque los vehículos utilizados por los muy ricos siguen quedando al margen. La gran mayoría de países de la UE –casi todos con gobiernos de derechas– ha vuelto a subir los tramos altos del IRPF y se han recuperado impuestos a las grandes fortunas (o al patrimonio).

La tendencia también ha llegado a España: el Gobierno socialista recuperó el Impuesto de Patrimonio justo antes de dejar el poder. Y el nuevo Ejecutivo del PP subirá hasta siete puntos de golpe el IRPF de los asalariados que superen los 300.000 euros brutos al año y hasta seis puntos las rentas de capital.

La paradoja es que el giro de 2011 lo imploraron sobre todo los propios ricos: En EEUU, Warren Buffet exigió que le subieran los impuestos, escandalizado de que sus empleados pagaran tasas superiores a la suya. Y en Europa, el multimillonario dueño de Publicis encabezó un manifiesto similar en Francia de millonarios exigiendo pagar más.

8 Los gurús siempre aciertan
2011 ha sido un año muy duro para algunos gurús cuya opinión solía elevarse a la categoría de verdad. El caso más emblemático es el de John Paulson, el inversor al que la crisis había colocado el aura de genio tras ganar en 2007 hasta 24.000 millones de dólares gracias al estallido de las hipotecas subprime.

En 2011, en cambio, sus dos fondos estrella perdían hasta el 30%. Y Man Group, el segundo hedge fund del mundo, sufría una salida neta de hasta 6.500 millones de fondos de clientes ante sus deficientes resultados.

También ha quedado tocada la reputación de Nouriel Roubini, convertido en economista estrella por haber previsto la crisis justo antes de que estallara. Roubini simboliza ahora el potencial conflicto de intereses de los gurús que supuestamente saben lo que hay que hacer mientras dirigen consultorías privadas. El Roubini académico ha insistido día sí y día también en el estallido de Grecia, mientras los analistas de su consultoría, RGE Market Strategy, recomendaban operaciones contra el país.

“Así que el profesor y el asesor forman una sociedad de gananciales; su mano académica aprieta para que suceda lo peor y su mano financiera recoge el beneficio cuando va sucediendo lo peor”, ha escrito de Roubini el periodista Xavier Vidal-Folch.

9 El que la hace, la paga
Desde que empezó la crisis, ha sido una constante ver cómo se pagaban bonus exorbitantes e indemnizaciones millonarias a algunos de los máximos responsables de la crisis, mientras Bernard Madoff se convertía en el único chivo expiatorio entre rejas.

Pero 2011 ha sido más rotundo si cabe, con símbolos muy poderosos. En EEUU, Paul Volcker, el asesor económico de Barack Obama más partidario de meter en cintura al sector financiero, se marchó a casa, al igual que el demócrata que libró la batalla en el Congreso, Barney Frank. En cambio, el presidente colocó al frente de su consejo económico a Gene Sperling, exasesor de Goldman Sachs, el banco más investigado por su papel en la crisis, y nombró jefe de Gabinete a William Daley, procedente de JP Morgan Chase, el banco que inventó los CDS, quizá el instrumento que más contribuyó a propagar el crash.

En Europa, la crisis se originó en buena medida en los artilugios financieros creados por Goldman Sachs para ayudar a ocultar la deuda griega y, justo de este mundo, emergieron en 2011 los supuestos salvadores: Mario Draghi, exvicepresidente de Goldman Sachs Internacional, ha asumido la presidencia del Banco Central Europeo; Mario Monti, exasesor del banco, es primer ministro de Italia sin elecciones; y Lukas Papadimos, el gobernador del Banco central griego cuando Grecia cocinaba sus cuentas, también dirige ahora el Ejecutivo heleno sin elecciones.

Con el 20-N, España se ha sumado a la tendencia: el nuevo ministro de Economía, Luis de Guindos, y su hombre en el Tesoro, Íñigo Fernández de Mesa, proceden de Lehman Brothers, el banco cuyo hundimiento se convirtió en el mejor símbolo de la crisis mundial y que, en España, coordinó la salida a Bolsa de las cuotas participativas de la Caja de Ahorros del Mediterráneo.

10 El futuro de las pensiones es privado
El peor año para el empleo ha generado en España un déficit de la Seguridad Social de 600 millones, equivalente a apenas el 0,4% del PIB. Y, pese a ello, la hucha de las pensiones permanecerá por encima de los 62.500 millones. En cambio, el patrimonio de las pensiones privadas en España ha perdido, a falta de contabilizar el último trimestre, 3.100 millones de euros (el 3,8% de su valor), con lo que el volumen de fondos privados cae al nivel de 2006.

Si las pensiones públicas están amenazadas con la crisis, las privadas aún más, según las cifras oficiales: tanto en Reino Unido como en EEUU, el agujero de las pensiones privadas –es decir, los recursos que faltan para poder satisfacer los compromisos contraídos—ha batido a final de 2011 sus respectivos récords.

En Reino Unido, según el informe del Banco de Inglaterra, el déficit global de los planes privados ascendía en noviembre a 266.000 millones de euros y afectaba a 5.390 de los 6.533 existentes. En EEUU, la consultora Mercer estima que el déficit de los planes de las empresas del índice S&P 1.500 suma 400.000 millones.

Los informes de la OCDE han puesto de manifiesto que, ante las crecientes dificultades financieras, los gestores invierten de forma creciente en los vehículos más especulativos para intentar aumentar la rentabilidad, con lo que ponen aún más en riesgo la bolsa de pensiones privada. Según The New York Times, el 50% de los ingresos de los fondos de capital riesgo (private equity) provienen ya de los fondos privados de pensiones, que entre 2000 y 2010 han pagado sólo en EEUU 17.000 millones de dólares en comisiones a los gestores de sus carteras.

11 Si se ayuda a los bancos, vuelve el crédito
Cada nueva medida de apoyo al sector financiero –rescate, inyecciones millonarias, avales con garantía estatal, etc.– se ha recubierto con la explicación de que son imprescindibles para que fluya el crédito y vuelva así la vida a la economía real.

Pero, tres años después de ayudas incesantes, el crédito está en niveles bajísimos. En España y en todo el mundo.

Una reciente investigación de Bloomberg ha demostrado que las ayudas públicas han sido muy superiores a las que se conocían, ya elevadísimas. Tras años de forcejeo judicial, la agencia ha logrado acceder a las tripas del programa de ayudas del Tesoro estadounidense en forma de créditos a muy bajo coste, del que se han beneficiado bancos de todo el mundo. El programa oficial de ayuda (TARP) supuso 700.000 millones de dólares, pero, entre 2008 y 2010, la factura real del rescate del sistema financiero mundial del programa de EEUU se elevó en realidad, según Bloomberg, a 7,7 billones de dólares, diez veces más que el conocido.

Según la investigación de la agencia, la lluvia de liquidez no se dirigió al crédito de la economía, sino a reforzar artificialmente los balances de las firmas –y, por tanto, a volver a disparar los bonus de los ejecutivos—y a tareas de lobby para evitar una mayor regulación del sector.

En Europa, 2011 acabó con otra muestra de que estamos ante un mito: mientras a Grecia y a los países rescatados se les pide condiciones draconianas a cambio de ayuda, el Banco Central Europeo ofreció al sector financiero créditos ilimitados a sólo el 1%, con tres años de vencimiento y sin apenas requisitos, para ayudar teóricamente a que el crédito fluya hacia la economía real. La subasta repartió medio billón de euros a la banca europea, pero allí se quedó: los bancos depositaron más del 80% de lo conseguido en el propio BCE, por si llegaran a necesitarlo.

El Cost de la crisi Financera. 25%del PIB….

això publica el Pais.

on son els diners?

Los recursos movilizados para hacer frente a la crisis financiera superan el 25% del PIB en los países desarrollados, según se desprende de los informes confidenciales elaborados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Europea. El trabajo del FMI ha sido encargado por el G-20 a la vista de los impresionantes recursos aportados o garantizados por los contribuyentes (superiores a los 9,6 billones de dólares) para salvar los bancos, aunque una parte de ellos no han sido utilizados. El G-20 tiene previsto discutir en su reunión en Toronto a finales de junio “cómo el sector financiero podría hacer una justa y sustancial contribución para reparar el sistema bancario”.
El empleo masivo de recursos públicos dispara la deuda de los países

El impacto para el sector público de la crisis bancaria se concentra prácticamente en los llamados países avanzados del G-20 (Australia, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Corea, Reino Unido y Estados Unidos) con más de 9,5 billones. En los países emergentes del grupo sólo han consumido dinero de los ciudadanos Brasil (1,3% del PIB) y Rusia (9,6%). El resto de miembros del club (Argentina, China, India, Indonesia, México, Arabia Saudí, África del Sur y Turquía) no han gastado ni un céntimo.

Las secuelas más graves de este empleo masivo de dinero de los contribuyentes se verán reflejadas en el preocupante aumento de la deuda pública, que en los países avanzados del G-20 será de 40 puntos porcentuales entre los años 2008 y 2015, lo que supondrá una grave hipoteca para generaciones futuras. Paralelamente, el impacto de la crisis financiera ha provocado hasta ahora una pérdida acumulada del PIB del 27% en estos países.

La derivada más preocupante de la crisis financiera ha sido sin duda la pérdida de millones de empleos. La tasa de paro ha alcanzado el 10% tanto en Europa como en Estados Unidos, aunque en este país ya ha empezado a remitir. En la UE de los 27 el número de desempleados aumentó en 7,2 millones desde marzo de 2008, lo que supone un crecimiento del 45%.

De momento, solo Estados Unidos ha acordado una medida para pagar los costes incurridos hasta ahora. Europa pasa página del pasado, e intenta encontrar un consenso ante futuras crisis, a pesar de que un reciente informe de la Comisión Europea cifra en 4,1 billones de euros los recursos públicos comprometidos entre octubre de 2008 y marzo de 2010, por 19 Estados europeos, lo que representa el 32,6% del PIB de la UE. El comisario de Mercado Interior y Servicios, Michel Barnier, ha iniciado una consulta con los demás Estados para crear un fondo de resolución para futuras crisis bancarias, cuya propuesta legislativa no estará lista hasta principios de 2011, pero que cuenta con la oposición del Banco Central Europeo.

Aunque los volúmenes de fondos públicos comprometidos han sido muy cuantiosos sólo se han utilizado finalmente una parte de ellos. En los países avanzados, si se excluyen las garantías (que representan el 11% del PIB), los fondos disponibles para ayudas directas del Gobierno ha representado el 6,2% del PIB. Debido a una mejora de la confianza del mercado sólo se han utilizado una cuantía equivalente al 3,5% del PIB. Este coste se ha visto reducido por los pagos y comisiones efectuados por los bancos, por lo que el coste neto para los Estados ha sido del 2,7% del PIB en los países avanzados, es decir, unos 862.000 millones de euros. Sin embargo, las intervenciones directas de los Estados no recuperadas han sido especialmente elevadas en Reino Unido (5,4% del PIB); Alemania (4,8%) y Estados Unidos (3,6%).

Para el comisario de Competencia, Joaquín Almunia, “el declive en el uso de garantías de los Estados constituye un alentador indicador de que el sector financiero ha empezado a volver a las condiciones normales de mercado”. Insistiendo en que “mientras la situación continúe frágil, es crucial para el conjunto de la economía que los bancos no sigan dependientes de los Estados por más tiempo del necesario y que se financien crecientemente en el mercado”. “Algunos han empezado”, añadió, “otros serán inducidos a ello y para algunos de estos incluirá pasar por una necesaria reestructuración”.

El debate para que la banca asuma el coste de los gastos públicos se perfilará en la próxima reunión del G-20 en Toronto y también en el marco de las instituciones europeas y los Estados más afectados. El Partido de los Socialistas Europeos propugna una tasa en las transacciones financieras del 0,05%, dirigida especialmente a las operaciones especulativas realizadas en microsegundos. Según sus estimaciones, teniendo en cuenta que el volumen de transacciones financieras mundial es de 3.000 billones de euros, se podrían obtener unos ingresos de 500.000 millones el año próximo, incluidos unos 200.000 millones en Europa, lo que permitiría crear entre dos y tres millones de empleos.

Això com ho pagarem ??

el pais del26 gener del 2010 publica ..

Ayer lo dejó claro Santos González, ex empleado del Santander y presidente de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), organización controlada por bancos y cajas…..

“Lamento no dar buenas noticias”, apuntó durante su participación en el XXVIII Coloquio Nacional de la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE) y criticó que “no se están poniendo los mimbres necesarios para solucionar el aturdimiento financiero del sector”, que “se está jugando su viabilidad”, cuestión que “pasa por algo más complejo que echarle las culpas al sistema financiero. La deuda financiera de los promotores asciende a 325.000 millones, un 11% más que hace dos años, lo que implica unos intereses de 15.000 millones, según González, que “no pueden pagar” los promotores. De esta cantidad, 160.000 millones corresponde a financiación de suelo. De la deuda total, 166.000 millones están prestados por las cajas, 134.000 millones por los bancos y 25.000 millones por las cooperativas.

Las patronales de bancos y cajas no coinciden con el diagnóstico de González. La Asociación Española de Banca (AEB) comentó: “Esas cifras globales representan un conjunto de riesgos, algunos con morosidad más baja. Además, la cobertura sobre la dudosidad es del 61%”.

La Confederación de Cajas de Ahorros (CECA) apunta que cuentan con 26.000 millones de provisiones para una morosidad de 48.000 millones. “Esta situación está supervisada y controlada por el Banco de España. En ninguna crisis se ha perdido tanto como para que con ese nivel de provisiones no se pueda hacer frente a los impagados”. El presidente de la AHE también hizo un llamamiento: “Tenemos que solucionar el stock” y señaló que una parte “muy importante” de los recursos que se van a destinar a la reestructuración del sistema financiero tendrán que aligerar “la presión del crédito inmobiliario”.

En el mismo foro, el presidente de APCE, José Manuel Galindo, reconoció que se han cometido excesos inmobiliarios en el pasado. También pidió que no se permita la destrucción de un sector que tendrá que satisfacer una demanda de 350.000 viviendas al año.

Fem numeros al reves i parlem de la deuta de les inmobiliaries ( no de les families) :

- 15000 millones d’interesos any vol dir 1euro per habitantd’espanya i dia ( l’exercit espanyol es una mica més barat)

- 325000 millones pendents son 8000 euros per habitant que esta en deuta hipotecada per les inmobiliaries que cal sumar a la de les families….  ¿¿com ens carregaran el mort? ¿ qui ha deixat arribar a aquests nivells l’endeutament??

- ¿ on son els 16.000 milions de finançament dels sol ? qui se’ls ha gastat ? ¿ a on han anat a parar? ¿com es pot arribar a que cada habitant d’un pais es gasti ( se li financien ) 4000euros per sol edificable  …. ?

El déficit del Estado se multiplica por cinco y alcanza el 4,69% del PIB

La crisis y la menor recaudación han hecho que el déficit del Estado entre enero y julio fuera de 49.687 millones de euros, el 4,69% del Producto Interior Bruto, lo que supone cinco veces el saldo negativo registrado en el mismo periodo del año anterior, según los datos de Economía y Hacienda.

Por otro lado, la Seguridad Social tuvo un superávit de 8.611,84 millones de euros en el mismo periodo, lo que supone un 33% menos con respecto al mismo periodo de 2008, según ha informado este martes el Ministerio de Trabajo e Inmigración.

Este superávit fue resultado de unos ingresos de 73.060,77 millones de euros, que aumentaron el 0,03%, frente a unos gastos de 64.448,93 millones de euros, que aumentaron el 7,21%.

Del total del gasto de la Seguridad Social, el 90,05%, es decir, 58.034,2 millones, fueron prestaciones para familias e instituciones y, de ellas, la mayor partida, 55.881,98 millones, correspondió a pensiones y prestaciones contributivas, que aumentaron el 6,14% con respecto al mismo periodo de 2008.

publicat a el pais 1 set 2009. d’agencia efe

Quans robots treballen i a on

a http://spectrum.ieee.org/  han publicat

There are now 1 million industrial robots toiling around the world, and Japan is where they’re the thickest on the ground. It has 295 of these electromechanical marvels for every 10 000 manufacturing workers—a robot density almost 10 times the world average and nearly twice that of Singapore (169), South Korea (164), and Germany (163).

data02

Although the top three countries are in Asia, Europe gets the regional title as the epicenter of global automation; it has a robot density of 50, compared to 31 in the Americas and 27 in the Asia/Pacific region.

IEEE Spectrum computed the robot density for 67 nations in all, using data from the International Federation of Robotics and the International Labour Organization [see http://www.spectrum.ieee.org/dec08/robodata (to come) for the complete list].

data01

By 2011, the world’s industrial robot population is expected to rise to 1.2 million. Which countries these new robots will call home—and how the machine-to-human balance will change—remains to be seen.

data03

España, los EEUU y el universal paradigma económico de Ponzi

Publicat a sinpermiso.info per Michael Hudson

Es evidente que la semana pasada el Buen Dios descubrió que no había tanta gente que hubiera leído la clásica explicación de Hyman Minsky (1) sobre la manera en que los ciclos financieros terminan en un esquema Ponzi, la fase en la que los bancos mantienen el auge económico por la vía de tomar de sus clientes el dinero necesario para pagar los intereses y, así, evitar la bancarrota. De modo, pues, que el Señor envió a Bernie Madoff para que acaparara las noticias por una semana y diera a los medios de comunicación de masas la oportunidad de familiarizar a los lectores de periódicos y a los televidentes con el funcionamiento concreto de los esquemas Ponzi. Lo que el señor Madoff hizo fue, en substancia, lo que el conjunto de la economía ha venido haciendo bajo un heterónimo de camuflaje: “creación de riqueza”.

Que los medios de comunicación fueran capaces de esperar hasta el colapso financiero de la pasada semana, antes de proporcionar información útil sobre el funcionamiento de los esquemas Ponzi y su necesidad de crecimiento exponencial, obedece a una razón muy sencilla: es que en Norteamérica las malas noticias financieras no se consideran dignas de comunicación. Pero Europa ha tenido sus propios movimientos especulativos, encabezados por España, país que, no por azar, está experimentando ahora el más gigantesco estallido de burbuja inmobiliaria jamás registrado fuera de las economías postsoviéticas.

El caso más digno de estudio ocurrió hace dos años. El 9 de mayo de 2006, la policía española registró 21 sedes y oficinas de Afinsa Bienes Tangibles S.A., el mayor comerciante de sellos del mundo, y de su competidor, el Fórum Filatélico. Acusó a 11 hombres de haber levantado un esquema piramidal que comprendía a 340.000 inversores, casi el 1% de toda la población española. Representaba uno de los mayores fraudes de la historia de España.

Cuando los inversores se retiran de la formación de capital tangible y entran a comprar sellos postales u otros objetos coleccionables similares, es que la economía está en graves dificultades, o que ha perdido su sentido de las proporciones. A diferencia de la maquinaria y la tecnología, los sellos no producen bienes y servicios reales. Hace mucho que fueron impresos y vendidos por el Estado, y nunca volverán a ser usados para enviar cartas. Sin embargo, los sellos de correos se han mostrado como gran vehículo para la atracción de ahorradores convencidos de que su adquisición puede generar un crecimiento exponencial de ingresos, o más técnicamente, de “ganancias de capital” (si es que podemos estirar el léxico económico lo bastante como para llamar “capital” a una colección filatélica).

Si fuera verdad que el valor nace solamente de la escasez, entonces los sellos de correos, las monedas y las obras maestras de la pintura verían casi automáticamente acrecido el suyo con el transcurso del tiempo. Pero esos trofeos de la riqueza no promueven el incremento de la producción, del consumo o de los niveles de vida. Puesto que los sellos no ganan dinero empleando trabajo para producir bienes y servicios, las ganancias de precio con ellos obtenidas no son ni beneficio ni ganancias de capital, en la acepción clásica de esos términos. Son lo que los economistas llaman “ingreso inesperado”.

El esquema del negocio filatélico español parece haber surgido en 2003, el año en que el gobierno conservador español [de José María Aznar] desreguló la garantía pública y los controles gubernamentales sobre los fondos de inversiones no-financieros. El Grupo Afinsa se hizo con el control de dos tercios de una empresa filatélica y de subasta de colecciones de monedas de Nueva Jersey, la Greg Manning, y la fusionó con la empresa española de subastas Auctentia para crear una nueva empresa, Escala, la tercera mayor firma de subastas del mundo (tras Sotheby’s y Christie’s). Escala trasladó sus operaciones a Nueva York y colocó sus acciones en el mercado de valores Nasdaq. A pesar de la tendencia letárgica del mercado de valores, los ingresos de la empresa experimentaron un crecimiento tan acelerado, que en sólo tres años el precio de sus participaciones se disparó de menos de 5 dólares hasta 35 dólares, triplicando su valor sólo en el curso de 2005.

Las compras de Afinsa representaron el 70% de los beneficios de Escala, gracias en buena medida al hecho de que, en su calidad de ser el único suministrador de su casa matriz española, Escala cargaba sus sellos con un 1.150% adicional, desproporcionadamente por encima del habitual 25%. Así pues, Afinsa registraba en sus libros contables por valor de 723 millones de euros sellos que había pagado a 58 millones de euros, diez veces más que los valores de catálogo (que están ya, dicho sea de paso, ficticiamente sobredimensionados, dado que se hacen públicos, primordialmente, para beneficio de los comerciantes de sellos, a fin de dar a entender a sus clientes que están haciendo una buena compra). Pero, como explicó a un periodista del Financial Times el presidente de Fórum Filatélico, Francisco Briones, “era ‘normal’ cargar a los clientes esos precios inflados, porque los servicios ofrecidos… incluían la custodia y conservación de los sellos.”

Afinsa pagó su a sus inversores filatélicos unos intereses anuales de entre el 6 y el 10 por ciento, quitando de en medio al grueso de sus competidores, dado que la burbuja financiera global no dejaba de empujar los intereses a la baja. (La deuda pública española sólo rendía el 3,5%.) Para ganarse confianza, Afinsa dio a sus clientes cheques registrados pagaderos en el futuro por las ganancias prometidas. También prometió volver a comprar los sellos que vendía al precio original. Eso daba una apariencia de liquidez a un mercado filatélico normalmente ilíquido, como los mercados de bellas artes y otros objetos coleccionables, en los que comisiones de un 25% para las casas de subastas son la práctica habitual. Con estas artimañas se convenció a la mayoría para que se limitaran simplemente a invertir el dinero en ulteriores adquisiciones de sellos que la compañía custodiaba en sus oficinas con el manifiesto objetivo de su buena conservación.

El dinero fluyó a raudales, proporcionando a los inversores bursátiles en acciones de Escala rendimientos mucho mayores que los que estaban recibiendo normalmente los clientes que compraban sellos. Como observó un informe de la prensa, ¿por qué comprar sellos y monedas, si puedes invertir en empresas que comercian con ellos? Pero una semana después de las detenciones policiales, los valores bursátiles de Escala se habían desplomado a 4 dólares la acción.

La denuncia llegó poco después de que la empresa aseguradora Lloyd’s, de Londres, se echara para atrás en una póliza de 1,2 mil millones de euros para asegurar los sellos de Afinsa, luego de que uno de los expertos de la aseguradora londinense declarara que, si fuera verdad que se habían invertido realmente 6 mil millones de dólares, se habrían comprado varias veces las existencias de sellos de inversión en todo el mundo. El hecho de que los precios de los sellos no reflejara en modo alguno un monto tan extraordinario de compras significaba que se había obrado de buena fe en muy pocas de las transacciones filatélicas realizadas, y que había habido una enorme sobrefacturación.

Según acabó por descubrirse, el grueso de los sellos de Afinsa carecía de valor de inversión. Lo que explicaba la inexistencia de recibos de las transacciones realizadas con Escala. La policía halló 10 millones de euros en billetes de 500 euros al derribar una pared recientemente levantada en el domicilio madrileño del principal suministrador de Afinsa, Francisco Guijarro. Lo que no se pudo encontrar fue recibo alguno de los sellos pretendidamente adquiridos. Y a pesar de los notoriamente elevados sobrecargos en concepto de conservación y custodia de la colección filatélica, abundaban las falsificaciones, confirmando las sospechas de Lloyd’s. Infiriendo que las facturas enviadas por el señor Guijarro a Afinsa no eran sino una tapadera para una operación de lavado de dinero, la fiscalía procedió a acusar a los miembros de la familia y a los ejecutivos que controlaban Afinsa de malversación, lavado de dinero, evasión fiscal, quiebra fraudulenta, abuso de confianza y falsificación.

Las detenciones trajeron a la memoria un caso más famoso de fraude en los EEUU, un fraude, también relacionado con sellos, perpetrado hace 86 años, en 1920, por Charles Ponzi: el hombre que pasó a la historia por dar nombre a la forma Ponzi de los esquemas financieros piramidales. Se cuenta que llegó a Boston en 1903 con sólo dos dólares y medio en los bolsillos. Sin apenas hablar inglés, se empleó en penosas labores. Despedido como camarero por sisas en la devolución del cambio a los clientes, pasó a Montreal para convertirse en asistente de cajero en un banco para inmigrantes italianos. El banco creció rápidamente por la vía de ofrecer el doble del habitual 3% de intereses en los depósitos de ahorro, pero quebró cuando sus préstamos inmobiliarios empezaron a ir mal. Las tentativas del banco de causar una buena impresión en punto a solvencia parecen haber dado a Ponzi la idea de pagar intereses a partir de los flujos de nuevos depósitos, en vez de con ingresos reales. Mientras los clientes tuvieran la sensación de recibir regularmente los intereses, se mantendrían tranquilos respecto del balance del principal.

Ponzi fue enviado a una cárcel canadiense por falsificación, y luego fue encarcelado en Atlanta por tratar de contrabandear inmigrantes italianos a los EEUU. Tras su puesta en libertad, regresó a Boston y consiguió un puesto de trabajo como vendedor de catálogos de negocios. Un cliente español le envió a vuelta de correo un cupón que habilitaba a su tenedor para comprar sellos en países extranjeros por vía postal, sin necesidad de usar la moneda nacional para comprar un sello.

Los precios para esos cupones eran muy anticuados, habiendo sido fijados en 1907 por la Unión Postal Internacional. La I Guerra Mundial había alterado drásticamente las tasas de cambio de divisas, permitiendo a los compradores pagar una pequeña parte en Gran Bretaña –o aún menos en Alemania, con una divisa depreciada— y obtener unos rendimientos filatélicos que resultaban buenos en los EEUU. El sobrecargo para esas pequeñas órdenes de compra postal era considerable. Con un penique norteamericano podían comprarse sellos extranjeros que podían reconvertirse en 6 centavos de sellos estadounidenses, con un beneficio del 500%. El problema era que se necesitaba un camión de esas órdenes de compra postal para ganar dinero en serio. Una inversión de un millón de dólares implicaba centenares de millones de cupones de un penique, que luego habría que convertir en sellos para vender compitiendo con la Oficina Postal estadounidense, presumiblemente con descuento, sobre todo en los barrios de inmigrantes.

Centrándose en el principio de arbitraje y eludiendo tan procelosos caminos, Ponzi explicó a quien quiso escucharle que él era capaz de conseguir unas ganancias del 400% tras desembolsos. Prometió que los inversores podrían doblar su dinero en 90 días, cargando él mismo con los costes y asumiendo el tiempo de navegación entre Europa y América. Cuando su Compañía de Cambios y Garantías pagó a los primeros inversores los crecidos rendimientos que había prometido, dieron las oportunas voces, y rápidamente se difundió la buena nueva. Los flujos de fondos que iban a las arcas de Ponzi se dispararon de 5.000 dólares en febrero de 1920 a 30.000 dólares en marzo y a 54.000 dólares en mayo. En julio, se estima que ingresaba ya no menos de 250.000 dólares diarios, procedentes casi todos de pequeños inversores que tendían más a dejar en ulterior depósito las ganancias que a retirar su dinero. Algunos llegaron a poner en el plan los ahorros de toda su vida, e incluso préstamos tomados a bancos poniendo su propia vivienda como colateral.

Ponzi se gastó la mayor parte del dinero: se compró una mansión y se trajo de Italia a su madre. El periodista financiero Clarence Barron (editor del Barron’s) observó que si Ponzi hubiera realmente invertido el dinero tal y como aseguraba a sus inversores, tendría que haber comprado 160 millones de cupones postales. Pero la oficina de correos informó de que muy pocos de éstos habían ingresado a o salido de los EEUU, en dónde sólo circulaban unos 27.000.

Los agentes federales registraron las oficinas de Ponzi en agosto, y no hallaron el menor comprobante de cupones postales, exactamente igual que la policía española no halló el menor rastro de sellos de inversión en la reviviscencia madrileña del esquema en 2006. Ponzi volvió a ser condenado a prisión, pero salió con fianza y trató de hacer un poco de dinero rápido vendiendo bienes raíces en Florida. Pronto volvió a ser detenido, y fue deportado de regreso a Italia en 1934.

Lo que Ponzi vendía era esperanza, fiado al irrealista deseo de tanta gente necesitada de creer en el descubrimiento de un nuevo método de realizar ganancias fáciles y de indefinida perdurabilidad, capaces de rebasar por mucho la tasa de crecimiento de la economía. Con esta vara se puede medir lo difícil que resulta conseguir rendimientos en el mundo de hoy (y lo fácil que resulta excitar esperanzas): mientras Ponzi prometió doblar el dinero de sus inversores cada tres meses, el esquema filatélico español daba sólo rendimientos de entre un 6 y un 10 por ciento anual. Ninguno de los dos fraudes realizaba ganancias o beneficios comerciales, sino que se limitaba a pagar a los inversores con el dinero procedente de los jugadores recién llegados. Los nuevos flujos se consideraban ingresos. Así funcionan los esquemas piramidales.

Es casi como si los operadores españoles hubieran leído alguna de las biografías de Ponzi que comenzaron a aparecer en los últimos tiempos, cuando los observadores de la vida económica se percataron de los comunes denominadores entre la burbuja financiera de los 90 y las burbujas anteriores. Esas burbujas ofrecen un contraste clásico entre la riqueza real de las naciones y lo que el periodismo económico actual llama “creación de riqueza”, que simplemente cobra la forma de un incremento de los precios de los activos: “ganancias de capital”, el grueso de las cuales son ganancias derivadas de precios inmobiliarios.

Sin duda, si tal hubiera realmente ocurrido, los coleccionistas filatélicos habrían visto la puja al alza por los precios de los sellos como creación de riqueza. Pero todo lo que se habría conseguido por esa vía es hinchar el precio de los sellos antiguos, análogamente al proceso desencadenado por un número creciente de milmillonarios en todo el mundo, que pujan al alza por los precios de obras maestras del arte plástico moderno, de objetos de diseño y de casas en primera línea de costa. Si todos los ahorros de la economía fueran a parar a los Rembrandts y a los Picassos, su precio, huelga decirlo, se dispararía; análogamente, colocar 6 mil millones de dólares en el mundo de la filatelia habría disparado el nivel de base de los precios de los sellos.

La afluencia de fondos hacia cualquier categoría de activos empuja al alza los precios de éstos. Esa es una verdad que vale, sobre todo, para la tierra y el suelo, una de las necesidades económicas más universales y, a la par, una de las medidas también más universales del consumo de ostentación. Pero ¿”crea” eso realmente “riqueza”? ¿Reflejan los precios de mercado los valores de uso, los niveles de vida y el progreso de la civilización?

El requisito necesario para esas ganancias de precios es, desde luego, la escasez, pero no una escasez dimanante de que un número de bienes insuficiente dificulte el que un gran volumen de compradores llegue a constituir un mercado. Si la clave es la utilidad psicológica, la “escasez” sólo tiene valor en tanto que acicate de una compra compulsiva: como adicción a la riqueza. Significa tener aquello de lo que otros carecen, con connotaciones de exclusión denegativa. El grueso del dinero en busca de mera escasez no va a parar los trofeos de los nuevos ricos, sino al recurso escaso más abundante, pero también más universal, del mundo: a la tierra. La naturaleza no está fabricando más suelo. Sin embargo, todos y cada uno de nosotros necesitamos suelo para vivir en él, lo que lo convierte en el objeto por excelencia del ahorro personal y empresarial. Incluso en las actuales economías postindustriales, las riquezas de la tierra y de su subsuelo representan el mayor componente de los balances contables de las naciones.

Pero, puesto que la tierra no puede manufacturarse, los ahorros no pueden incrementar el suministro de la misma mediante una inversión activa. Lo que plantea a los economistas un problema traumático. Las estadísticas del ingreso nacional computan todo dinero gastado no consumido como ahorro. Siguiendo a John Maynard Keynes, definen el ahorro como una magnitud igual a la inversión. Eso siembra las semillas de la confusión respecto de la naturaleza y las premisas del crecimiento económico. ¿Podemos hablar realmente de “creación de riqueza” cuando la sociedad procede a derivar sus ahorros meramente hacia la especulación, en vez de hacia la construcción de capacidades productivas o niveles de vida?

Los economistas clásicos vacilaron a la hora de tratar la tierra como un factor productivo o como un derecho legal de propiedad que permite extraer rentas de un emplazamiento dado y cargar un gravamen de acceso parecido a un impuesto de usuario. Un factor de producción contribuye a la producción y al ingreso, cuando se invierte más ingreso en él; una propiedad generadora de renta, en cambio, reduce el flujo de ingresos de la economía. En este último caso, el suelo es parte del sistema institucional de propiedad, no un sector productivo, tecnológicamente fundado, de la economía.

Lo que está fuera de disputa es que los bienes raíces constituyen un asunto de todo punto político a escala local. El desarrollo urbano tiende a quedar conformado por negociaciones internas y gasto en infraestructura –para aumentar los precios de la propiedad local—, y cabildeos destinados a lograr gravámenes fiscales más bajos. Es axiomático que, cuanto más poderosa económicamente se hace una fuente de riqueza, tanto mayor es su poder político para cabildear a favor de ventajas fiscales especiales. A escala nacional, el sector inmobiliario usa parte de sus rentas para sostener a políticos que le ofrezcan un más amplio margen de favoritismo fiscal.

En la esfera financiera, todas las burbujas han sido inducidas por los gobiernos. Las burbujas precisa de la oportuna orquestación por parte de los formadores de opinión, así como del aval de funcionarios públicos que les den una pátina de confianza. La “locura de las muchedumbres” es un eufemismo concebido para desviar culpas, de los gobiernos al común de las gentes. En los EEUU, Alan Greenspan desempeñó un papel de maestro público de burbujas similar al desempañado por Walpole en la Inglaterra de la burbuja de los Mares del Sur, o al desempeñado por John Law en la burbuja francesa del Misisipi hace cerca de tres siglos, en la segunda década del siglo XVIII.

Los actuales libros de balances contables confunden riqueza de burbuja con formación de capital real. Por “inversión” se entiende ahora cualquier cosa que los contables declaren tal. Lo mismo ocurre con los activos y con los valores de deuda, dada la actual tendencia a la ficción financiera. La actual práctica de referir los valores de los activos a mercados de futuro, más que a valores contablemente fijados [la práctica del marking to market; T.] permite a los contables la proyección de hipotéticas ganancias a tasas astronómicas de interés, o proceder con trivialización por la vía del descuento, aplicando funciones puramente matemáticas que han perdido ya de antemano cualquier conexión con tasas realistas de crecimiento. Resultado: el sector financiero ha terminado por desacoplarse de la economía “real”.

La tragedia de nuestra época es que el ahorro, hoy, se extravía por caminos completamente ajenos a la formación de capital real, caminos cuya única aportación a la economía son deudas y gastos de propiedad.

Supóngase que Ponzi hubiera llegado a comprar los pedidos postales internacionales y que las empresas filatélicas españolas hubieran invertido realmente 6 mil millones de dólares en sellos y monedas raros, inflando así su precio para crear ganancias de papel para los inversores. ¿A quién los venderían para poder realizar sus ganancias? (Se trata del proverbial problema “de encontrar constantemente a otro todavía más insensato” para colocarle el producto.) O más precisamente aún: ¿qué efectos positivos habría tenido el efecto económico general de tal inflación de precios de los activos?

Las recientes burbujas de los mercados de valores y del mercado inmobiliario se parecen mucho a esquemas piramidales, porque lo que empuja al alza los precios de las acciones y de la propiedad inmobiliaria es el ingreso de enormes flujos de dinero fresco procedente de los planes de pensiones, de los fondos mutuos (para participaciones) y del crédito bancario (para bienes raíces). Los jugadores con capital riesgo “sacan en efectivo”, a la par que los grandes ejecutivos de las corporaciones empresariales ejercen sus opciones de acciones.

Supóngase que las empresas dedicadas al empaquetamiento hipotecario fueran honradas en sus estimaciones de las actuales tendencias de precios. Aun así, la burbuja inmobiliaria no dejaría de ser especulativa y postindustrial. Se puede descubrir la analogía cuando los ejecutivos financieros hacen suyas las políticas de los gobiernos que estimulan la inflación de los precios de las acciones y obligaciones, sellos y monedas, Rembrandts y arte moderno, afirmando que eso crea riqueza y, así, por definición, empuja al alza los niveles de vida y eleva igualmente la cultura.

¿En qué anda errada esa opinión? Para principiantes: yerra porque no consigue definir el valor como algo diferente del precio, las ganancias inesperadas y las ganancias de capital como coas distintas del ingreso productivamente ganado. También pasa por alto el hecho de que los precios de mercado suben y bajan, pero las deudas siguen en su sitio. Y cuando las deudas no pueden ser satisfechas, se esfuman los ahorros.

El 9 de mayo de 2006, el precio de las participaciones de la empresa Escala cayó a la mitad, cuando se difundió la noticia de los registros policiales. El viernes, sus acciones habían perdido casi el 90% de su valor. El lunes se dispararon un 50%, de 4,34 dólares pasaron a acercarse el martes a los 9,45 dólares por acción. Los fondos hedge estaban ganando y perdiendo dinero a manos llenas, dejando cortas las ganancias y pérdidas del comercio filatélico. Lo que estaba en marcha era un verdadero mercado del crimen, del castigo y de la impunidad.

¿Qué tiene eso que ver con una genuina formación de capital? Los individuos se hacen ricos al tiempo que la economía se polariza entre acreedores y deudores, poseedores de propiedad y pagadores de rentas. La inversión improductiva se da, cuando cobra la forma de ganancias de “capital” inesperadas, y cuando entraña el endeudamiento para adquirir bienes raíces, acciones, obligaciones u objetos “de colección”. El crédito improductivo se da, cuando los bancos comerciales conceden préstamos que sirven meramente para financiar la adquisición de propiedades, empresas o títulos financieros ya existentes.

Hace dos siglos, los seguidores franceses del Conde Henry de Saint Simon esbozaron un sistema industrial que tenía que basarse primordialmente en la financiación de acciones y participaciones, no en la financiación de la deuda (obligaciones y préstamos bancarios). Su idea era hacer de la banca industrial una especie de fondo de mutualidades, de modo que los derechos de cobro (y por consiguiente, el valor de los ahorros) crecieran o disminuyeran reflejando la capacidad de ingreso de la economía. La banca industrial que se desarrolló vigorosamente en Alemania y en la Europa central difería mucho del cortoplacista estilo angloamericano de préstamo hipotecario y comercio crediticio basado en el colateral de la deuda. Pero desde la I Guerra Mundial las prácticas financieras han sido más extractivas que productivas.

Consecuencia de lo cual ha sido que las deudas que gravitan sobre el conjunto de la economía han crecido más rápidamente que la capacidad para satisfacerlas. En vez de reducir esos gastos de deuda labrándose un camino para salir de ésta, las economías lo que han tratado repetidamente es de inflar burbujas que les sacaran de la deuda por elevación. Sin embargo, este modo de inflación no es el consabido incremento de los precios de consumo, y mucho menos el de la inflación salarial. De lo que se trata es más bien de la inflación de precios de los activos, una inflación generada por mucho desde los EEUU. Desde que el patrón oro dio paso al patrón del dólar-papel en 1971, la norteamericana se convirtió en la sola economía capaz de crear crédito –y deuda externa— sin restricciones. Resultado: un crecimiento sin precedentes de la deuda en relación con el ingreso, la producción y los salarios. Una “polución de deuda” que puede perfectamente parangonarse con la polución medioambiental.

Hemos entrado en una era en la que los mercados financieros se parecen asombrosamente a los fondos filatélicos de compra de sellos. Los gobiernos han substituido el crecimiento industrial por una creación puramente financiera de riqueza en forma de burbujas inmobiliarias y bursátiles. Eso ha puesto cabeza abajo al universo económico: es, literalmente, la inversión de lo que los escritores clásicos esperaban como resultado del progreso tecnológico desencadenado por la Revolución Industrial y el paralelo de ésta en las revoluciones agrícola, comercial y financiera. La propiedad y el crédito se han convertido en costes, en vez de ser beneficios; son ahora formas institucionales del gasto en extracción de renta e interés, no insumos auxiliares.

Michael Hudson es ex economista de Wall Street especializado en balanza de pagos y bienes inmobiliarios en el Chase Manhattan Bank (ahora JPMorgan Chase & Co.), Arthur Anderson y después en el Hudson Institute. En 1990 colaboró en el establecimiento del primer fondo soberano de deuda del mundo para Scudder Stevens & Clark. El Dr. Hudson fue asesor económico en jefe de Dennis Kucinich en la reciente campaña primaria presidencial demócrata y ha asesorado a los gobiernos de los EEUU, Canadá, México y Letonia, así como al Instituto de Naciones Unidas para la Formación y la Investigación. Distinguido profesor investigador en la Universidad de Missouri de la ciudad de Kansas, es autor de numerosos libros, entre ellos Super Imperialism: The Economic Strategy of American Empire.

Hi ha problemes que no ho serien si sabessim més matematiques

El de la crisi inmobiliaria …

La culpa de la crisi al nostre país és de les matemàtiques. Més ben dit, del baix nivell de matemàtiques que té la gent en general: hipotecats, bancaris, constructors…

Si tots els que contractaven una hipoteca sabéssin que no és el mateix un interès variable del 3% TAE a 30 que un interès fix del 10% TAE a 10 anys (que es la que tenien els nostres pares); potser no s’haguéssin fet tantes hipoteques.

Si tots els constructors sabéssin que per una població de 13 milions de persones no es poden construir més de 13 milions de pisos, potser no s’hagués creat una bombolla.

Si tots els banquers sabéssin el significat del mot “variable” i la implicació que té mig punt a l’Euribor en una hipoteca que ocupa el 70% de la suma de dos sous; potser no tindrien tants impagats.

En resum, de la mateixa manera que tots els estudiants de batxillerat tenen llengua com a matèria obligatòria, queda clar que és necessari que l’assignatura de matemàtiques sigui obligatòria per a tothom.

publicat per Arnau Rius i Bellosta al seu bloc de vilaweb